Historia 


El inicio de un Imperio: VI Centenario de la conquista de Ceuta

Escudo de Ceuta, donde se aprecian los emblemas de Castilla y Portugal

Escudo de Ceuta, donde se aprecian los emblemas de Castilla y Portugal

Durante este mes de agosto se conmemora el VI centenario de la conquista de Ceuta por parte del reino de Portugal, concretamente el 21 de agosto de 1415. Desde aquel año hasta la actualidad, esta ciudad del norte de África se ha mantenido en manos de las potencias peninsulares, primero dependiente de Portugal y desde 1640 como ciudad española. Para un lector que no esté familiarizado con la Historia de los países ibéricos puede sorprenderle que la dominación peninsular se haya extendido por la otra ribera del Mediterráneo y que incluso se mantenga en nuestros días. La finalidad del presente artículo es intentar explicar y comprender todo este proceso.

En primer lugar hay que destacar que Portugal en aquellos años se acababa de recuperar de una crisis muy importante, en la cual estuvo en juego su propia independencia, y que solo se superó tras el aplastante triunfo sobre las tropas castellanas en la batalla de Aljubarrota en 1385. Con esta victoria se consolidó en el trono Juan I de Portugal, primer monarca de la dinastía Avís. Aunque las hostilidades con la corona de Castilla se mantuvieron hasta la firma del tratado de Ayllón (Segovia) en 1411.

Con el afianzamiento de Portugal como reino independiente y con la reconquista peninsular contra los musulmanes finalizada años atrás, a los portugueses solo les quedaba lanzarse al mar para expandir sus dominios, cosa que no tardaron demasiado en hacer.

Azulejo sobre la conquista de Ceuta donde aparece Enrique el Navegante

Azulejo sobre la conquista de Ceuta donde aparece Enrique el Navegante

El 21 de agosto de 1415 desembarcó en las playas cercanas a Ceuta un ejército al mando del propio monarca y dirigido por los infantes Pedro, Juan y Enrique, a este último la historiografía le recuerda como Enrique el Navegante, principal impulsor de la expansión atlántica lusitana y fundador de la escuela de navegación de Sagres, epicentro científico de la navegación en aquellos años.

El ataque sorprendió a la guarnición musulmana, que desde el primer momento se vio superada por las armas lusas, sufriendo un número considerable de bajas ceutíes en comparación con las portuguesas que fueron muy escasas. La expedición volvió a Portugal el 2 de septiembre, quedando una guarnición de 2.000 hombres al mando de Pedro de Meneses, que tuvo que resistir con éxito los diversos contraataques de los merinidas y nazaríes en 1418 y 1419. A pesar de estos intentos, Ceuta permaneció bajo gobierno cristiano hasta la actualidad.

Se ha escrito mucho sobre las causas que llevaron al reino lusitano a emprender la creación de un imperio ultramarino mucho más extenso que sus dominios europeos. Principalmente hay tres teorías que se complementan entre sí.

La causa religiosa siempre se utiliza como pretexto para movilizar un sentimiento de cruzada que facilita la implicación de todos los sectores de la sociedad en la nueva empresa conquistadora. Además los ideales caballerescos propios de la Edad Media están todavía muy presentes en la mentalidad de la época. Por otro lado se quería conmemorar la victoria sobre los castellanos con un evento a la altura de la hazaña conseguida, y qué mejor forma de hacerlo que con la conquista de una plaza musulmana. Después de la conquista de la ciudad fueron armados caballeros los infantes de Portugal y algunos nobles, lo que en cierto modo da credibilidad a esta causa, aunque es poco probable que se aparejara una flota enorme y se realizara la conquista de una plaza importante solo para que esta ceremonia se realizara.

Otra razón fue la de acabar con la piratería, principalmente musulmana, que azotaba las costas peninsulares. Con la ocupación de Ceuta el control sobre el estrecho era una realidad, dominando las comunicaciones entre Occidente y Oriente, y del mismo modo debilitando al enemigo musulmán.

Portugal_Império_total

Mapa del imperio portugués

La última es la causa económica y comercial, ya que la conquista de Ceuta sirvió como prólogo a la posterior expansión marítima portuguesa, por la costa atlántica de África, hasta alcanzar la India a finales del siglo XV. Además, Ceuta era uno de los puertos donde finalizaba la famosa ruta del oro africano, que tenía como epicentros principales Sudán y la región de Tombuctú, y que era prácticamente la única fuente de este metal precioso para la Europa cristiana, que era deficitaria de él.

Por otro lado, a amplios sectores de la población portuguesa les interesaba la expansión económica, comercial e incluso militar de Portugal, desde la nobleza, que veía satisfechas sus ansias de gloria militar, como  las clases más humildes que consideraban los nuevos territorios adquiridos como lugares donde prosperar, pasando por el clero que siempre veía con buenos ojos el crecimiento de la Cristiandad. Otro sector muy importante que se favoreció de la expansión marítima fue la incipiente burguesía que se iba consolidando en las ciudades. La gran mayoría de esta burguesía eran banqueros judíos que vieron en esta expansión una oportunidad muy buena de hacer negocio con los productos de las nuevas tierras conquistadas.

Mapa del imperio de Felipe II, con Portugal y España unidas

Mapa del imperio de Felipe II, con Portugal y España unidas

Después de la explicación de las causas de la conquista portugués de Ceuta, al lector le puede asaltar una duda ¿cómo entonces pasó Ceuta a ser una ciudad española? Para responder a este interrogante hay que remontarse a 1580, cuando se produjo la anexión de Portugal por parte de la España de Felipe II. En 1578, precisamente en una campaña militar en el norte de África, desapareció en combate el último monarca de la casa de Avís, Sebastián I. A este le sucedió su tío Enrique I, que debido a su avanzada edad y a su condición de cardenal murió sin descendida, siendo el principal candidato a sucederle Felipe II. Inmediatamente se organizó una expedición militar al mando del duque de Alba, que invadió y conquistó Portugal para más gloria del Rey Prudente.

Con esta nueva situación los nexos de unión que existían entre Ceuta y las ciudades costeras españolas aumentaron, aunque estos nexos no comenzaron en esta época, la colaboración entre ambas orillas del estrecho de Gibraltar existían desde el mismo comienzo de la ocupación portuguesa de Ceuta, que encontraron en el litoral andaluz un lugar donde buscar auxilio en momentos de necesidad, como ayuda militar o abastecimiento de víveres.

La unión entre España y Portugal fue únicamente dinastía compartiendo el mismo rey, nunca se puede hablar de una unión política, ya que Portugal mantuvo sus leyes propias y la gestión de sus dominios ultramarinos. Esta unión dinástica comenzó a venirse a pique en 1640, cuando estalló en Portugal una revuelta que encumbró a la dinastía Braganza al trono en la persona de Juan II. Ante estos acontecimientos Ceuta se mostró leal al monarca español, ya que consideraba que tenía más en común con la monarquía española que con Portugal y de este modo Ceuta se incorporó a España. Este cambio de dominación se formalizó con la firma del tratado de Lisboa en 1668 entre el Portugal independiente y la monarquía hispánica, siendo Ceuta parte del país hasta la actualidad.

 

Vía| El Faro Digital; Blog de Ceuta

Más Información| Algunas consideraciones sobre la lealtad de Ceuta a la Corona Hispánica en 1640

Imágenes| Escudo de CeutaAzulejo de Enrique el Navegante; Mapa imperio portugués; Mapa imperio de Felipe II

En QAH| El Portugal coetáneo de los Reyes Católicos; ¿Qué barcos usaban en los descubrimientos de la Edad Moderna?; Expansión y contracción de los Imperios marítimos

RELACIONADOS