Jurídico 


El indulto, una visión en cifras

codigo-penal-españolEl indulto, prerrogativa de gracia tan polémica como debatida, es tan antiguo como el delito. Se trata de una figura jurídica que se configura como una causa de extinción de la responsabilidad penal. Es decir, supone el perdón de la pena, eliminando la exigencia de su cumplimiento, aunque no del delito, por lo que el  mantiene la culpabilidad del indultado.

A la orden del día está el caso del reciente indulto a un Guardia Civil que se mofó y grabó con su teléfono móvil una agresión sexual el 11 de junio de 2011. Fue condenado por la Audiencia Provincial de Asturias a seis meses de inhabilitación especial para empleo o cargo público. No obstante, el indulto cambia esa pena por una multa de 500 euros que no implicaría la pérdida de la plaza de funcionario.

Este indulto tan sonado es el último de los 73 indultos concedidos por el Ejecutivo en la primera mitad de 2014, que contribuye a los casi 1200 del total de la legislatura de Mariano Rajoy, recabando una media de 1,2 indultos diarios. A este respecto, los mayores porcentajes del periodo 2011 – 2013 son para delitos contra la seguridad colectiva (destacando delitos contra la salud pública), seguido de delitos contra el patrimonio y orden socio-económico (destacando los delitos de robo y defraudaciones), lesiones y falsedades.

No obstante, según la información recogida en la web de reciente construcción, el Indultómetro, el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero indultó de 2004 a 2011 a más de 3.000 condenados, mientras que el gobierno de José María Aznar firmaba 6.000. Desde el inicio de la época democrática en España los diferentes ejecutivos han concedido una cifra de aproximadamente 17.900 indultos.

Para que no resulte una cifra vacía, en los ocho años de mandato de George W. Bush, fueron indultadas unas 200 personas (cifra que, aunque no contempla los indultos concedidos por los diferentes gobernadores de los Estados, resulta nimia teniendo en cuenta que la población estadounidense sextuplica la población española), y desde la proclamación de la presidencia de Obama en 2008, la cifra ronda las 40 personas. En este sentido, ¿la evolución jurídica española está siendo más lenta que la de otros países, o es la responsabilidad política de los diferentes ejecutivos en uno y otro caso lo que abre esta gran brecha numérica?

En torno a esta figura surgen numerosos interrogantes, ¿vulnera esta prerrogativa la separación de poderes que caracteriza un Estado de Derecho? ¿Constituye su arbitrariedad un arma en favor de la impunidad? Desde mi punto de vista, absolutamente. Lejos de ser un mecanismo de corrección de la justicia ciega, es precisamente la discrecionalidad con la que esta gracia puede ser concedida, con la única traba de la sanción real, lo que hace que de esta figura surja  una inseguridad jurídica que mantiene un dudoso respeto por los derechos de las víctimas.Indulto Guardia Civil

En este sentido,  ¿es necesario eliminar la figura del indulto o simplemente limitar su arbitrariedad? ¿son todos los delitos susceptibles de indulto? ¿cómo podría evitarse un mal uso del mismo como arma política? ¿es necesario un control jurisdiccional entorno previo a su concesión?

Vía|  El indultómetroUnivisión Noticias20 minutos

Más información | El indulto del día, El economista, El País, El indulto como acto de Gobierno: una perspectiva Constitucional (PDF)

Imágen | Másqderecho

En QAH | El indulto, necesidad o abuso de poder, La figura del indulto: ejemplos prácticos, El indulto ¿justicia o injusticia?

RELACIONADOS