Neurociencia 


El ictus es la nueva razón para vacunarse contra la gripe

Figura 1.

Este mes finaliza el periodo de vacunación contra la gripe y seguro que hay muchas personas mayores de 65 años -grupo de población donde especialmente se recomienda su uso- que han dudado si debían o no ponérsela. Para los que dudan de los beneficios de la vacuna, deben de conocer que la gripe no es solo una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias sino que hoy en día es un importante problema de salud, tanto por la mortalidad que puede provocar -directa o indirectamente- como por las complicaciones que puede ocasionar y los costes económicos y sociales que origina. La vacunación contra la gripe es el método más eficaz para prevenir la gripe y es por ello que debemos animar a aquellas personas que no tienen claro su beneficio.

Fig. 2Si a pesar de todo lo anteriormente expuesto alguien sigue dudando de su beneficio un reciente estudio publicado en el Reino Unido ha relacionado el uso de la vacuna contra la gripe con la reducción del riesgo de sufrir un ictus. Según una revisión sistemática sobre los factores potencialmente desencadenantes para sufrir un accidente cerebrovascular isquémico se observó que existía una asociación entre el ictus y el hecho haber sufrido una infección respiratoria el mes previo al evento isquémico. El mecanismo por el cual la gripe podría precipitar un accidente cerebrovascular no se conoce pero se ha postulado que podría afectar a la estabilidad de la placa carotídea o promover su ruptura.

En este estudio se incluyeron a más de 17000 pacientes que habían recibido la vacuna contra el virus de la gripe y observaron una reducción de la incidencia de accidente cerebrovascular en los primeros 59 días tras la vacunación. Existía una reducción del riesgo que variaba entre el 55% el 17% según el día postvacunación en que se encontraba el paciente, siendo los mejores resultados aquellos encontrados en los primeros días y los peores resultados los registrados entre los días 29-59 tras la vacunación. Otro dato importante que recoge este estudio es que la vacunación temprana -entre el 1 de Septiembre y el 15 de Noviembre- se asoció con una mayor reducción en el riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con la realizada de forma más tardía.

Todo esto nos debe a animar no sólo a recomendar la vacunación sino a que deberíamos realizarla de manera temprana ya que claramente existe un beneficio sobre su uso.

 

Vía|

Keller TT, van der Meer JJ, Teeling P, et al. Selective expansion of influenza A virus-specific T cells in symptomatic human carotid artery atherosclerotic plaques. Stroke 2008;39:174–9.

RELACIONADOS