Jurídico 


El IAI: la intervención de España en un acuerdo multilateral histórico

Conferencía en Berlín

Conferencía en Berlín

El pasado mes de octubre se ha firmado en Berlín un acuerdo multilateral histórico para el intercambio automático de información (IAI) sobre cuentas financieras en el que España ha desempeñado un papel fundamental.

Más concretamente, el nuevo estándar prevé el intercambio automático de información sobre cuentas financieras de no residentes con las autoridades fiscales del país de residencia. Las jurisdicciones y países participantes envían y reciben información cada año sin necesidad de realizar solicitudes. Asimismo, es importante señalar que si bien el acuerdo es multilateral, los intercambios reales son bilaterales.

En efecto, este nuevo estándar global es el resultado de un proyecto impulsado por España, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido (grupo de países conocido como el G-5) motivado por la Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Financieras (Foreign Account Tax Compliance Act).

FATCA es una Ley americana promulgada en 2010 que tiene como objeto principal controlar la evasión de impuestos de residentes americanos que tengan inversiones fuera de Estados Unidos. La misma establece un régimen de comunicación para las instituciones financieras extranjeras con el objeto de identificar y obtener información sobre los residentes norteamericanos que tienen dinero y otros activos fuera de Estados Unidos.

Para facilitar su implementación y reducir problemas legales y costes de transacción, Estados Unidos ha articulado junto al G-5 un mecanismo de Acuerdos Intergubernamentales. En el caso de España, el acuerdo se firmó en mayo de 2013 y desde su entrada en vigor ambos países intercambian información de forma recíproca.

Con motivo de esta iniciativa, el objetivo inicial del G-5 era ampliar el intercambio automático de información entre ellos (además de con Estados Unidos). Sin embardo, la OCDE fue más allá y ha aprobado el pasado mes de enero este modelo común y estandarizado para el intercambio de información a nivel global.

Por otro lado, el estándar se basa en el artículo 6 del Convenio del Consejo de Europa y la OCDE sobre asistencia administrativa mutua en el ámbito de la fiscalidad. Este convenio data de 1988 y se modificó en 2010 para permitir su adaptación al estándar internacional para el intercambio de información previa solicitud (International Standard on Exchange of Information on Request) y para abrirlo a todos los países.

Con motivo de los nuevos acontecimientos, es muy probable que el citado Convenio sea nuevamente modificado para permitir su adaptación al nuevo estándar global. En cualquier caso, los expertos afirman que el desarrollo de este nuevo estándar es compatible con el anterior, por lo que no queda obsoleto.

En definitiva, tanto FATCA como el Convenio han servido de base para el desarrollo de este nuevo estándar a nivel global. Hasta el momento, el acuerdo ha sido formado por un total de 50 países y jurisdicciones de todo el mundo. De ellos, 48 países y territorios lo harán desde 2017 y 2 más desde 2018. Otros seis países más se han comprometido con el citado acuerdo para 2017 (aunque no lo han firmado aún). En total, 54 países y territorios intercambiarán información de forma automática y estandarizada en 2017. Sin embargo, se espera que esta cifra aumente ya que un total de 120 jurisdicciones participan en FATCA en la actualidad.

Como decía, es un acuerdo multilateral histórico que contribuye a la mejora de los niveles de cumplimiento de las obligaciones fiscales y a la transparencia en el plano internacional. En este sentido, la implantación global de este sistema es fundamental en la lucha contra la evasión y elusión fiscal a nivel mundial y para asegurar la igualdad de condiciones para todos. Asimismo, es una muestra de la importancia que está adquiriendo el multilateralismo en materia fiscal en un entorno económico cada vez más interconectado y global.

Vía | La Moncloa

Más información | Gómez-Acebo & Pombo

Imagen | Conferencia Berlín

RELACIONADOS