Historia 


El hombre que revolucionó las armas para cazar patos

Alexander John Forsyth

Alexander John Forsyth

Estamos acostumbrados a que importantes inventos pasen por el mundo bélico y den lugar a formas de matar y de hacer la guerra más sofisticadas y a menudo terribles. Pero en ocasiones la cosa cambia y una mejora sustancial y básica en las armas tiene otro fin, en este caso, cazar patos.

Alexander John Forsyth era un reverendo escocés nacido en 1768 que disfrutaba enormemente cazando patos y urogallos. Las armas que solía utilizar, por ser las disponibles en aquel tiempo, eran mosquetes. El sistema de ignición y fuego que existía entonces tenía un problema para el cazador: pasaba demasiado tiempo desde que apretaba el gatillo hasta que la pólvora ardía y por lo tanto el disparo ocurría. Lógicamente ese tiempo precioso era una ventaja para los patos, que oían el disparo y hasta veían el fogonazo antes de que la bala saliera del cañón y tenían tiempo suficiente para echar a volar y escaparse, dejando al cazador con una bala menos y un palmo de narices.

Forsyth comenzó entonces a darle vueltas al problema y creó algo que revolucionó para siempre las armas de fuego. No lo olvidemos, él estaba pensando en matar patos y urogallos, no en acabar con sus semejantes. Tras unos cuantos experimentos creó el disparo por percusión. Diseñó una cápsula independiente para la pólvora que se prendía sin el fuerte destello en el exterior del arma y lo hacía mucho más rápido cuando el martillo del arma empujaba la aguja de percusión. Este fue el prototipo, en torno al año 1805, de lo que más tarde sería el proyectil autónomo, donde la carga de pólvora y la propia bala son una única cosa.

Como suele ocurrir en el mundo de los inventos, Forsyth hizo su mejora de manera casi simultánea a cuando lo hicieron otros, pero el mérito se le suele atribuir a este reverendo escocés. Es más, parece que Napoleón Bonaparte le ofreció una importante cantidad de dinero para que ayudara a su ejército a incorporar la mejora que había ideado para las armas al mismo y que Forsyth no aceptó la oferta. En cualquier caso, su diseño fue más o menos copiado e incorporado al ejército napoleónico, aún sin contar con su ayuda.

Y aunque no sea del todo cierto y es complicado hacer una valoración acertada de ello, vamos a pensar que Forsyth no trabajaba para mejorar el arma con un objetivo bélico, sino que buscaba mayor efectividad en la caza del pato.

En colaboración con QAH| Curistoria

Vía | Historia del mundo para dummies, de Peter Haugen.

Imagen| Guns & Ammo

RELACIONADOS