Historia 


El Holocausto Sefardí (IV): El Ángel de Budapest

 

El diplomático español Ángel Sanz Briz

El diplomático español Ángel Sanz Briz

Continuamos con la serie sobre el Holocausto Sefardí durante la Segunda Guerra Mundial, centrándonos en esta ocasión en el caso que tal vez es el más conocido por el gran público gracias al cine y a la televisión. Nos referimos al acontecimiento sucedido en el Budapest ocupado por los alemanes en 1944, teniendo como protagonista al aragonés y representante de negocios de la embajada española Ángel Sanz Brinz.

Antes que nada hay que mencionar que por estos años España no tenía un embajador en Hungría, siendo el encargado de negocios la máxima autoridad de la delegación española. Sanz Briz llegó a Hungría en 1943, siendo el ayudante del encargado de negocios de la embajada, Miguel Ángel de Muguiro, aunque al año siguiente sería promocionado por la destitución de su predecesor, ocupando su supuesto.

El Almirante Horthy, regente de Hungría por aquellos años

El Almirante Horthy, regente de Hungría por aquellos años

Mientras se daban estos cambios en la embajada española, en marzo de 1944 las tropas alemanas invadieron la Hungría del almirante Horthy, que en esos años dirigía el país bajo el título de regente. Esta violación de la soberanía de un país fiel al Eje por parte de Hitler, se dio porque las tropas soviéticas estaban avanzando a un ritmo frenético por el este de Europa, y los alemanes temían que el débil gobierno húngaro se viniera abajo por el empuje de los soviéticos, abriendo una profunda brecha al sur del III Reich.

Adolf Eichmann, el nazi que organizó el Holocausto en Hungría

Adolf Eichmann, el nazi que organizó el Holocausto en Hungría

Nada más que las tropas alemanas pusieron un pie en el país magiar, se puso en marcha la “Solución Final para la Cuestión Judía” contra los 850.000 judíos que aproximadamente vivían en Hungría, organizada por el archiconocido nazi Adolf Eichmann. La maquinaria de exterminio nazi  alcanzó en 1944 su pleno rendimiento, y como muestra de ello son los aproximadamente 500.000 judíos húngaros que fueron deportados entre mayo y junio de 1944, muriendo más de la mitad de ellos en las cámaras de gas de los campos de exterminio de Auschwitz y Birkenau. Otros tantos fallecerán a orillas del Danubio fusilados tanto por los alemanes como por las tropas filonazis de la Cruz Flechada, que era el partido fascista local.

Ante toda esta barbarie, nuestro protagonista decide no quedarse de brazos cruzados y aplica el famoso decreto del gobierno del dictador Miguel Primo de Rivera de 1921, el cual otorga la nacionalidad española a todos los judíos que acrediten su origen español.

El Nuncio Apostólico en Hungría Angelo Rotta

El Nuncio Apostólico en Hungría Angelo Rotta

Sanz Briz informa continuamente al Ministerio de Asuntos Exteriores de la situación de desamparo de los judíos húngaros sin recibir ninguna respuesta, ya que la actitud del gobierno franquista con todo el asunto del Holocausto en Europa fue totalmente pasiva. Debido a la falta de respuesta por parte de Madrid, Sanz Briz decide organizarse junto a otros diplomáticos de las naciones neutrales, como el Nuncio Apostólico Angelo Rotta o el cónsul suizo Carl Lutz. Deciden una estrategia común para intentar salvar a la mayor parte de los judíos, mediante la emisión de salvoconductos y visados.

La población judía de origen sefardí en Hungría era realmente escasa, apenas superaba las 100 personas, pero nuestro protagonista consigue del gobierno franquista 200 salvoconductos. San Briz logra multiplicar esta cifra inicial gracias a una serie de trucos, tales como crear un sistema de subnumeración alfabética, o expedir salvoconductos familiares, válidos para todos los miembros de una misma familia. Por otro lado emite cartas de protección a todo aquel judío que pudiera demostrar que tenía algún familiar en España, y si no lo tenía se lo inventaba sin ningún problema. De esta forma los 200 visados iniciales pasaron a ser miles.

Ejemplo de salvoconducto expedido por la delegación española en 1944

Ejemplo de salvoconducto expedido por la delegación española en 1944

Para alojar y proteger a todos los judíos que solicitanba ayuda a la embajada, San Briz alquila siete edificios en Budapest, colocándolos bajo la protección de la delegación hispana con la fórmula de “Edificio Anexo a la Embajada Española”. En estos edificios los judíos esperaban a que se les enviara a España. La financiación de este macroproyecto humanitario corrió a cargo del propio bolsillo de Sanz Briz.

Las autoridades alemanas, encabezadas por Eichmann, aceptaron estos salvoconductos, ya que España era un país neutral y afín al régimen alemán, de los pocos que quedaban a esas alturas. A pesar de esto, San Briz decide compensar económicamente a las autoridades nazis para que no pongan trabas al trabajo de la delegación española.

A finales de 1944, ante el imparable avance de las tropas soviéticas nuestro protagonista se ve obligado a abandonar el país. Antes de regresar a España hace parada en Suiza, donde pone por escrito toda la actividad que ha desarrollado. La labor realizada por Sanz Briz nunca fue reconocida de manera oficial. En 1991 obtuvo el título de “Justo entre las Naciones”.

El italiano Giorgio Perlasca

El italiano Giorgio Perlasca

Las cifras de los judíos salvados por Sanz Briz hablan por sí solas, 2.295 personas lograron escapar gracias a su ayuda. Los 200 visados salvaron a 352 personas, y el resto gracias a las cartas de protección emitidas. Nuestro protagonista salvó aproximadamente a unos 1.000 judíos más que el mundialmente conocido Oscar Schindler.

Como conclusión apuntar que la labor iniciada por San Briz tuvo una continuación en la persona del italiano Giorgio Perlasca, que se autoproclamó embajador español en Hungría sin contar con la autorización gubernamental. Si sumamos los judíos salvados por Perlasca, la cifra aumenta hasta 5.200 personas.

 

 

Vía| Detectives de la Historia, Fundación Raoul Wallemberg

Más Información| Visados para la Libertad

Imagen| Ángel Sanz Briz; Almirante Horthy; Adolf Eichmann; Monseñor Angelo Rotta; Salvoconducto, Giorgi Perlasca

Vídeo| El Ángel de Budapest

En QAH| El Holocausto Sefardí (I): El Héroe de Salónica; El Holocausto Sefardí (II): En el corazón del III Reich; El Holocausto Sefardí (III): Héroes en la Francia ocupada; España y los judíos en la 2º Guerra Mundial; Judíos sefardíes, de nuevo españoles

RELACIONADOS