Economía y Empresa 


El Holding Médici

Los Medici fueron la familia más importante y poderosa de la Italia medieval, desde que se fundase la Banca Médici en el año 1.397 por Juan de Médici. Rigieron durante siglos el destino de Florencia, expandiendo su actividad y posesiones por Roma, Milán y la Toscana, y llegando finalmente a abarcar todo lo que hoy es Italia, además de otros territorios europeos.

medici1Los más importantes artistas del Renacimiento, como Miguel Ángel o Donatello, fueron patrocinados por esta poderosa familia. Y el famoso tratado político “El Príncipe” de Maquiavelo fue escrito contra ellos, como alegato de su tiranía en el gobierno. Cuatro de sus miembros ocuparon el cargo de Papa de la iglesia Cristiana (León X, Clemente VII, Pío IV y León XI) y su poderío llega hasta nuestros días, con magnificas posesiones en toda Italia (Galería Uffizi, el Palacio Pitti, los Jardines de Boboli, el Belvedere,  el Palacio Medici, la iglesia de San Lorenzo o Santa María de Fiore).  Desde 1.330 hasta 1.740 los miembros de la familia Médici ocuparon Ducados, gobiernos, el Papado, e incluso el título de Rey de Francia (María de Médici).

Sin embargo, el origen de la familia parece ser más bien modesto. Por la documentación que se tiene al respecto, se sabe que en sus orígenes la familia se dedicaba al comercio de lana y ovejas. La sede original del Banco Médici se encuentra en Via dell’Arte della Lana de Florencia, dónde distintos escudos en su fachada muestran cómo esta familia se dedicaba a dicho negocio. Salvestro Médici (1331 – 1388), lideró la denominada “Revuelta de los Ciompi”, protagonizada por los trabajadores humildes de la industria textil contra las grandes fortunas textiles de la época. Convirtiéndose tras la misma en dictador de Florencia, si bien fue depuesto del cargo años más tarde. Poco después, en 1.397 se funda el Banco Médici por Juan de Medici, que transformaría a los Médici en la más importante institución financiera e industrial del Renacimiento.

5841805640_2e3b050022_qLos negocios de la familia Médici abarcaron principalmente el cambio de monedas, el préstamo con intereses, la recaudación de impuestos para la Iglesia, los depósitos bancarios, el comercio de lana y la explotación de minas.

Existieron muchos cambistas, orfebres y banqueros en aquella época, un período en el que el préstamo con intereses estaba considerado como un pecado, y los prestamistas no lo tenían nada fácil (solo los judíos podían prestar con intereses a los cristianos, pues era pecado el préstamo entre cristianos). Lo que unido a las continuas expansiones monetarias sin reservas, junto con los préstamos no devueltos por Reyes y gobernantes, llevaron a continuas quiebras bancarias. Sin embargo, los  Médici no solo salieron adelante sino que se convirtieron, como hemos dicho, en la mayor institución financiera durante decenas de años.

¿Dónde residía el secreto de su éxito? En la invención del holding empresarial, es decir, la creación de una estructura diversificada de sociedades para la administración de sus negocios de manera diferenciada. Así, en vez de regentar con una única sociedad sus distintas actividades empresariales, constituían una sociedad “ad hoc” para cada negocio, participada a su vez parcialmente por otras sociedades, de manera que si un negocio salía mal solo respondían del mismo con el patrimonio de la sociedad de la que se tratase, salvaguardando los intereses del resto de sociedades, que no debían responder de dicha quiebra. Tenían un Banco en Florencia, que era la cabecera de la corporación, y que participaba en sociedades que a su vez eran propietarias de otros bancos locales, filiales de la matriz.

The equestrian statue of Cosimo de Medici in Florence, Italy

The equestrian statue of Cosimo de Medici in Florence, Italy

Cada Banco por tanto en cada ciudad era autónomo, tenía su propio gerente, y si quebraba lo hacía por sí mismo, sin arrastras al resto del grupo. Así, llegaron a tener delegaciones en todas las grandes ciudades europeas (Roma, Génova, Venecia, Milán, Brujas, London, Pisa, Avignon, Lyon, Pisa, o Londres). Estos bancos locales comerciaban entre sí, transportando oro y mercancías de una ciudad a otra, para luego venderlos a mejor precio que en origen. Concedían crédito a los mercaderes y nobles locales, y respondían independientemente ante sus acreedores, reportando a la matriz los beneficios.

Este es sin duda el gran avance en gestión societaria que debemos a la Banca Medici, y que les permitió mantener la primacía en la industria, el comercio y las finanzas: había delegaciones que iban a la quiebra, pero dichos fracasos no afectaban a las delegaciones que seguían siendo rentables.

No obstante, finalmente llegó la quiebra de la matriz, que arrastró a todas las filiales. La delegación de Londres o la de Brujas habían caído antes, víctimas del impago por parte de distintos Eduardo IV de Inglaterra, que tras haber perdido una guerra (War of Roses) no había podido devolver sus préstamos con esta entidad. Y durante la Guerra de Italia (1494-1498) por la presión de Carlos VIII de Francia acabó quebrando la matriz, junto con todas las filiales.

Vía | de Roover, Raymond Adrien (1948), The Medici Bank: its organization, management, and decline, New York; London: New York University Press; Oxford University Press

Más Información | wikipedia   Oro y Finanzas  Biografías

Imágenes | wikipedia   flickr  flickr

 

RELACIONADOS