Cultura y Sociedad, Patrimonio 


El hiperrealismo, imágenes que hablan

El hiperrealismo nace en Estados Unidos en la década de 1960 buscando alcanzar una fidelidad absoluta de la realidad plasmada en la obra.

Esta tendencia tiene su origen en el Arte Pop y entre sus precursores se encuentra Chuck Close y sus retratos.

Para conseguir este resultado, investigaron nuevas técnicas en un proceso largo y minuciosamente elaborado. No hay rastro de pincelada.

El modus operandi de Close comenzó con la utilización de una malla que disponía sobre la fotografía del retrato que quería representar e iba trasladando celda a celda cada uno de los detalles del rostro. Hizo una investigación ardua sobre la técnica y evolucionó hasta transformar las fotografías en mapas topográficos para dividir las regiones de color. Cuesta reconocer si su obra final es fotografía o pintura.

En el panorama español destaca el pintor Antonio López cuyas representaciones de las calles de Madrid le han dado un reconocimiento a nivel mundial.

 

Una obra nunca se acaba, sino que se llega al límite de las propias posibilidades. Antonio López

El hiperrealismo se caracteriza por la exactitud en los detalles, convertir cualquier objeto en motivo artístico y utilizar la manipulación de la fotografía como origen de la obra.

En el caso de la artista norteamericana Duane Hanson, esta exactitud se plasma en esculturas a tamaño natural de personajes de la clase media en su día a día. Representa escenas de supermercado, de paseo, en la construcción, en la playa… Y nos hace así retrato de los pequeños detalles de la vida contemporánea.

Otros artistas representativos de este movimiento son: John De Andrea, Robert Bechtle y Malcolm Morley.

 

Vía| arteselección, artelista

Imagen| Apalan, Helsinki

Vídeo| YouTube: Escultura hiperrealista de Ron Mueck

RELACIONADOS