Historia 


El héroe solitario

Hay en el Senado Americano un cuadro de un héroe español. Un malagueño que es considerado como uno de los artífices de la victoria americana en la Guerra de Independencia, y del que poco se aprende en España.

Cuadro de Bernardo Gálvez en el Senado Americano

Cuadro de Bernardo Gálvez en el Senado Americano

En 1779, tres años después de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, España decidió entrar en guerra con Inglaterra. Hasta entonces sólo había apoyado financieramente y con suministros a los ejércitos de las colonias. Tras la declaración, Bernardo de Gálvez, gobernador de Nueva Orleáns, previendo un ataque inglés a la provincia española de Luisiana, entra en acción, tomando una serie de fuertes fronterizos sin sufrir apenas bajas. De esta manera toma la iniciativa y obliga a los ingleses a trazar una estrategia defensiva.

El objetivo de Bernardo Gálvez era impedir el aprovisionamiento del ejército inglés a través de los puertos de Florida en el Caribe. Para ello era indispensable tomar Pensacola, una ciudad en una bahía de muy difícil acceso y protegida por varios fuertes.

Mapa de la bahía de Pensacola y de los fuertes a su entrada

Mapa de la bahía de Pensacola y de los fuertes a su entrada

De camino a Pensacola, el primer objetivo es conquistar Mobile, un formidable fuerte en otra bahía, para de esa manera evitar dejar una retaguardia vulnerable. El traslado de las tropas es por mar, y una tormenta destroza parte de la flota y convierte la operación de desembarco en un desastre. Por un momento Gálvez piensa en abandonar, pero desembarca artillería de los barcos encallados y construye escalas con maderos de la flota naufragada.  En un golpe maestro, consigue conquistar el fuerte en la cara de los refuerzos enviados desde Pensacola, despejando la ruta.

Para el asalto final a Pensacola se utilizó como base La Habana. Las dos primeras expediciones (en temporada de huracanes) son diseminadas por la costa, mientras en Pensacola aprovechan la coyuntura para reforzar las fortificaciones y los fuertes a la entrada de la bahía.

Finalmente, a finales de Febrero de 1781, zarpa una expedición desde La Habana al mando de José Calvo de Irizábal, a la que se une Bernardo Gálvez con su bergantín particular, Galveztown. La estrategia consistía en un ataque simultáneo por tierra desde el interior y por mar desde la bahía. Consiguen desembarcar a la infantería en la costa, pero el primer intento de penetrar en la bahía desde el mar, deja a un navío embarrancado a merced de los fuertes que protegían la entrada, por lo que Calvo se niega a continuar con la operación.

Bergantín con el que Gálvez entro solo en la bahía de Pensacola

Bergantín con el que Gálvez entro solo en la bahía de Pensacola

Tras intentar convencerle sin éxito, Bernardo Gálvez le envía el mensaje siguiente: “Una bala de a treinta y dos recogida en el campamento, que conduzco y presento, es de las que reparte el Fuerte de la entrada. El que tenga honor y valor que me siga. Yo voy por delante con el Galveztown para quitarle el miedo”.

El resto de los navíos, al ver como entraba él solo en la bahía, esquivando cañonazos, se lanzan avergonzados en su ayuda y logran conquistar Pensacola, mientras Calvo se vuelve a La Habana. Por esta acción de heroísmo, que significó la pérdida de la última base inglesa del Caribe (a excepción de Jamaica), Carlos III le permitió añadir a su escudo de armas un bergantín con la leyenda “Yo solo”, aunque quizás debiera haber añadido “y con dos cojones”.

 

Vía| Historynet 

Más información| Hermano Temblón

Imagen|Bernardo de Gálvez; Mapa Bahía de Pensacola; Bergantín

En QAH| El conflicto de las Trece Colonias

RELACIONADOS