Cultura y Sociedad, Historia 


El héroe de Trafalgar fue un cerdo

 

Dentro de la serie Animales que han hecho historia:

Pasado mañana se conmemoran 200 años de una batalla, la del Paso del Bidasoa, que viró el curso de la Guerra de la Independencia. El Ejército anglo-luso-español comandado por el duque de Wellington, penetró en Francia en persecución de su homólogo francés, país que, bajo las órdenes de Napoléon Bonaparte, había invadido España en 1808 con la pretensión de instaurar en el trono a su hermano José Bonaparte.

cerdo-wikipedia

Nuestro protagonista de hoy, un simpático cerdito.

Pero hay que remontarse tres años antes para reconocer la valía de un peculiar protagonista. A lo largo de la historia, con el devenir de los años, muchos han sido los héroes que han pasado por ella sin pena ni gloria y, lo que es peor todavía, sin ningún tipo de reconocimiento. Unos por anónimos, y otros, como es el caso que vamos a tratar en esta ventana, por ser un curioso animal del que se aprovechan hasta sus andares, como asevera el popular dicho.

En concreto, fue un puerco quien alcanzó la gloria después de salvar la vida de muchos marineros en el siglo XIX. Ocurrió en el año 1805, un 21 de octubre, en la bahía de Cádiz frente al cabo Trafalgar, uno de los lugares con historia de nuestro país. Aquí tuvo lugar la célebre batalla de mismo nombre, que en esta ocasión enfrentó a la armada inglesa, capitaneada por el almirante Nelson, con la franco-española, liberada por Villeneuve.

La mejor preparación de la flota inglesa, el ingenio de Nelson, la torpeza de Villeneuve y la nula conexión de la flota franco-española dieron la victoria a los ingleses. El Neptuno, dirigido por don Cayetano Valdés, era uno de los barcos españoles que participó en la batalla naval y que, tras recibir varias andanadas de la artillería inglesa, quedó a la deriva.

Sin rumbo, tras perder el mástil, el barco encalló. Desde tierra, se intentó rescatar a los supervivientes, pero el fuerte oleaje no permitió llegar a los botes a la orilla. La historiografía desconoce el motivo, pero en el Neptuno había un cerdo… y un marinero con mucho ingenio.

cuadro batalla trafalgar

Cuadro que representa la Batalla de Trafalgar.

A éste se le ocurrió atar con una maroma la pata del gorrino y arrojarlo a la mar para que llegase, consciente de que los cerdos saben nadar, hasta la orilla. El cochino, que parecía saber lo que hacía, pudo llegar a tierra firme y usaron la maroma para atar los botes de salvamento y llegar hasta el barco. La aventura acabó con final feliz. Todos fueron rescatados.

Poco más se sabe de este cerdo salvavidas, y lo que sí es cierto que no se le ha reconocido todavía el decisivo papel que jugó.

 

En colaboración con QAH| Lugares con historia

Vía| La historia más bella de los animales; Varios autores.

Más información| Los animales en la historia y en la cultura; Arturo Morgado García.

Imágenes | Simpático cerdito, Batalla de Trafalgar.

En QAH| Los conejos que derrotaron al todopoderoso Napoleón

RELACIONADOS