Especial Greco, Patrimonio 


El Greco: arte y oficio

“Tengo informe de que Dominico Greco es un artista de gran arte y oficio. Por esto elijo la industria de su persona para dar este encargo”. Don Luis de Castilla, 1577.

Cabeza de Cristo. Art Museum, San Antonio (Texas).

Cabeza de Cristo. Art Museum, San Antonio (Texas).

A lo largo de este 2014, Toledo se ha puesto sus mejores galas para conmemorar el IV centenario de la muerte de El Greco, basándose en una programación de gran calidad, en donde han estado presentes todos los ámbitos: eventos como conciertos, tertulias, publicaciones, proyectos gastronómicos, mercados, y las grandes protagonistas, las exposiciones, dispersas por todo el casco histórico, pero con su plato fuerte en el Museo de la Santa Cruz, como la exposición llevada a cabo en el segundo trimestre del año, “El Griego de Toledo”, que cerró sus puertas con más de un millón de visitantes, encantados de presenciar una muestra única e irrepetible.

Pero el año Greco no acaba ahí, este otoño, podemos disfrutar de otra exposición en la misma ubicación, comisariada por Leticia Ruiz y que bajo el título: “El Greco: arte y oficio”, nos sumerge en el propio taller del pintor, con 92 obras que nos ayudan a conocer el modus operandi del cretense, y por primera vez se podrían comparar las diferentes versiones de  El Expolio, Cristo abrazado a la Cruz, San Francisco o la Crucifixión, algunas procedentes de colecciones privadas de Estados Unidos, México o Reino Unido.

La muestra se divide en cuatro capítulos, bien diferenciados gracias a los cuatro brazos que nos ofrece la tipología arquitectónica del Hospital de la Santa Cruz. El primero de ellos, muestra la evolución de la técnica del pintor desde sus inicios cretenses hasta su etapa toledana. La segunda parte nos ofrece la capacidad de invención e interpretación del Greco, modelos creados por él y que fueron acogidos por sus clientes con gran éxito, como bien muestran las numerosas réplicas.

La tercera parte de la exposición se centra en los famosos “Apostolados y en la tradición toledana de rodear a Jesucristo con sus  12 discípulos, reuniendo por primera vez en Toledo, y frente a frente, los apostolados del Museo del Oviedo y el de Almadrones (Guadalajara), este último atomizado desde la Guerra Civil. El cuarto capítulo, titulada “El Greco después del Greco“, nos muestra diversas obras relacionadas con el pintor y de las cuales tenemos conocimiento gracias a los dos inventarios de bienes de la familia que se han conservado.

"Magdalena Penitente". Colección particular, Saint Louis, Missouri.

“Magdalena Penitente”. Colección particular, Saint Louis, Missouri.

En la zona de la intersección encontramos cuatro pantallas que proyectan audiovisuales, trabajo de Magoga Piñas, que nos trasladan a los escenarios del Greco, preparándonos para acercarse a la obra y al taller del artista y que ayudan a entender su forma de pintar, de como El Greco marca los trazos y el taller sigue sus órdenes, siempre, bajo supervisión del maestro.

La iluminación suave, las detalladas cartelas y el acertado sonido de fondo de “Rediscovering Spain, son detalles que nos acompañan durante toda la muestra y que nos invitan a reflexionar sobre como entendía el Greco su oficio y su taller, mostrando la intimidad y la personalidad del pintor.

Una exposición que es el perfecto broche de cierre a un año en el que El Greco ha sido el protagonista absoluto del panorama artístico nacional, colocando a Toledo como capital de la cultura europea y consiguiendo que el artista cretense fuese admirado y tuviese homenajes dignos de sus obras de arte.

 

Vía| El Greco 2014

Más Información| VV.AA., “El Greco: arte y oficio“, El Viso, 2014.

Imágenes| Cabeza de Cristo, Cena en casa de Simón, Magdalena Penitente.

En QAH| Especial 400 Aniversario El Greco

RELACIONADOS