Cultura y Sociedad 


“El Gran Hermano te vigila…”

 

Probablemente más de uno de nosotros recordará está frase del increíble libro llamado “1984” de George Orwell. A pesar de que mucha gente cree que George Orwell se inspiró en la novela “Nosotros” de Yevgeni Zamyatin, es “1984” el libro que nos ayuda a conocer el género llamado Distopía.

Distopía

Distopía

Según el Diccionario inglés de Oxford el término fue acuñado a finales del siglo 19 por el filósofo británico John Stuart Mill. También se utiliza como sinónimo la palabra cacotopía; en la cual su prefijo “caco” significa “lo peor”. Ambas fueron creadas para contrastar con la palabra utopía; ésta utilizada para describir un lugar o sociedad ideal fue acuñada por Tomás Moro en 1516, con la publicación de su obra “Utopía”. Su origen etimológico deriva del griego “eu” (que significa bien o bueno), “ou” (que significa no), y de “topos” que significa lugar. Esta pronunciación casi idéntica de “utopía” y “eutopía” da pie a un doble significado. En el caso de distopía, esta combina el prefijo griego “dis”, que significa malo o negativo, con “topos” (lugar), señalando “lugar malo” o “mal lugar”. Sin embargo, como algunos escritores lo han destacado, la diferencia entre utopía y distopía a menudo se encuentra en la idea del visitante, pues, el cielo de una persona puede ser el infierno de otra.

Una distopía es una sociedad ficticia, generalmente retratada en el futuro, cuando las condiciones de vida sean muy malas debido a la privación, la opresión o el terror. La ciencia ficción, sobre todo post-apocalíptica y ciberpunk, muestran a menudo distopías. De hecho, en la ficción más distópica se muestra un gobierno corrupto que crea o mantiene la mala calidad de vida, a menudo condicionando a las masas a creer que la sociedad es justa y apropiada e incluso perfecta.

Aunque la mayoría de la ficción distópica tiene lugar en el futuro, continuamente se exponen a propósito las tendencias sociales contemporáneas llevadas al extremo. En efecto, las distopías son escritas frecuentemente como advertencia, o como sátiras, mostrando las tendencias actuales extrapoladas a una conclusión de pesadilla. Los críticos sociales, especialmente los postmodernos, usan también el término “distópica” para condenar las tendencias, que ven como negativas, en la sociedad post-industrial.

Algunas de las novelas más conocidas de este género son “Nosotros” – Yevgeny Zamyatin, “1984” – George Orwell, “Un mundo feliz” – Aldous Huxley, Fahrenheit 451 – Ray Bradbury, El Señor de las Moscas – William Golding, Rebelión en la granja – George Orwell y El Cuento de la Criada – Margaret Atwood. Algunas de ellas fueron posteriormente adaptadas al cine; pero ha sido sobre todo a raíz del desarrollo del cine cuando hemos tenido la oportunidad de ver cómo estas historias se convierten en guiones que revelan mundos oscuros, que sobrepasan las palabras de los libros y proyectan nuestra más pura imaginación. La primera película de género distópico fue Metrópolis dirigida por Fritz Land, en 1927; otras reconocidas películas distópicas son: Alphaville (1965), El Planeta de los Simios (1968), 2001: Odisea del espacio (1968), Thx 1138 (1971), La Naranja Mecánica (1971), Logan’s Run (1976), Mad Max (1979), Blade Runner (1982), Terminator (1984), Brazil (1985), Robocop (1987), 12 Monos (1995), La Ciudad de los Niños Perdidos (1995), Gattaca (1997), Dark City (1998), Matrix (1999), V de Vendeta (2005), Hijos del Hombre (2006).

Via|netcharles.com

Imagen| Galeri

 

RELACIONADOS