Historia 


El Gran Capitán , el despertar del Guerrero: EL Libertador de Roma

´´no aves de fazer sino staros en Sicília en guarda de aquel reyno fasta que otra cosa vos embiemos a mandar´´

30 de marzo de 1495.

 

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/gran capitan tendillas2

Gran Capitán.Plaza de las Tendillas. Córdoba.

Habían sido años de acción bélica, de negociaciones y cambios en la vida de nuestro protagonista, por fin llegaba el “descanso del guerrero.”

Tras los acontecimientos vividos durante el transcurso de la guerra de Granada, Gonzalo se asienta en sus dominios de la Alpujarra y de la vega del Genil. Aquí solo, creyendo que ya había terminado su vida de acción y servicio a sus reyes.

Pensaba que pasaría el invierno del 1494, encerrado, solo, apartado del mundo. Gonzalo un soldado entre dos épocas la medieval y la moderna, caballero medieval, con los ideales caballerescos interiorizados. Testigo directo y protagonista de dichos cambios.

Quizás creyera que los años pasados, fueron un sueño. Pero Marte , el dios de la guerra, le tenia guardados nuevos desafíos, para que pudiera demostrar sus cualidades en el campo de la guerra y la diplomacia. Me puedo imaginar el rostro alegre de Gonzalo cuando recibió al mensajero de los Reyes Católicos con un despacho , en el cual se le ordena la marcha a Sicilia en ´´misión de Estado´´.

Hubo dudas por parte de los monarcas para elegir a Gonzalo, conspiraciones y envidias por parte de otros, quizás querían la gloria para ellos, pero no fue así y los reyes eligieron , acertaron sin lugar a dudas. El 28 de noviembre de 1494, una orden de los Reyes Católicos otorga a Gonzalo, regidor de Íllora el cargo de capitán de una compañía con destino a Sicilia.

Armadura del Gran Capitán

Armadura del Gran Capitán

¿Pero como lo consigue, así tan rápido y tan fácil? Pues para ello realiza pactos con las potencias vecinas, con Inglaterra ´´Tratado de Étaples´´ con Aragón ´´Tratado de Barcelona´´ y con los borgoñones ´´Tratado de Senlis´´.

En el Tratado de Barcelona , Fernando llega a un acuerdo con Francia, a cambio de recuperar el Rosellón y La Cerdeña, se comprometía a no intervenir en Nápoles, salvo que se atacara a la Santa Sede.

De esta forma los neutraliza y así se pasea con un gran ejercito moderno por la bota de Italia. Pero el poderoso rey francés se excede, quiere Nápoles, y entra en Roma para que el Papa le invista como monarca de dicho reino. Rompiendo así el Tratado de Barcelona.

Volvamos la atención a quien está dedicado este artículo, a nuestro héroe Gonzalo.

La situación política en el Regno de Nápoles cambia, debido a estos hechos, lo que obliga a acelerar los planes. Ferrante II Rey de Nápoles sobrino de Fernando el Católico , le pide ayuda por la invasión francesa de Italia. Fernando responde y manda a Gonzalo.

Desfile del ejército de Carlos VIII el 12 de mayo 1495 en Nápoles después de su derrota, miniatura del manuscrito “Cronaca della Napoli aragonesa”, c. 1498 (Nueva York, The Pierpont Morgan Library)

Desfile del ejército de Carlos VIII el 12 de mayo 1495 en Nápoles después de su derrota, miniatura del manuscrito “Cronaca della Napoli aragonesa”, c. 1498 (Nueva York, The Pierpont Morgan Library)

Así las cosas , en un momento tan convulso en Italia, nuestro héroe acata la orden y parte hacia Sicilia. En las ciudades de Lorca, Orihuela y Cartagena organiza una leva de quinientos peones, la orden era clara , tenían que ser buenos ballesteros, allí no iría cualquiera, irían los mejores, y además se les pagaría veinte maravedíes a cada uno.

Su misión era apoyar al Reino de Nápoles. Y Gonzalo llega a Mesina el 24 de mayo de 1495, para cumplir las órdenes, allí le espera la Casa Real napolitana en pleno, nada más llegar Gonzalo se dio cuenta del alcance de su misión, y se vio entre la espada y la pared, entre cumplir la orden de sus reyes, o desembarcar en Calabria, oportunidad de oro para el ascenso social. Pero supo esperar su momento

Gonzalo inquieto y deseoso de entrar en acción apoya al rey de Nápoles en el ataque de Seminara, donde son derrotados por las tropas francesas, conviertiéndose esta en la primera y única derrota de nuestro héroe en las guerras italianas.

 El Gran Capitán ante Alejandro VI, con Guerri, como preso.

El Gran Capitán ante Alejandro VI, con Guerri, como preso.

Después de esto, él sabe que no ha pasado por casualidad, Gonzalo reorganiza el ejército, ´´aumenta los arcabuceros, en detrimento de ballesteros, da prioridad a la infantería sobre la caballería y reunificó las compañías bajo el mando de un capitán en columnas al mando de un coronel´´
Nacieron así las coronerías, fomentó el trabajo en equipo, con estas reformas transforma el arte de la guerra. Convirtiendo al ejército español en el primer ejército moderno . ´´Aumentó la disciplina, potenció las emboscadas, los ataques sorpresa nocturnos, así como la guerra de movimientos y desgaste.´´
A partir de aquí cambia la cosa, Gonzalo se envalentona y deja salir al guerrero innovador que lleva dentro, ahora es él quien se pasea como si fuera Escipión. Guía su espada contra los enemigos causándoles una derrota tras otra.

El 19 de julio de 1496 recibe una carta del Papa Alejandro VI, donde le pide que acuda en ayuda del rey de Nápoles. Este acepta el reto, y a mitad de julio vence a Charles de Montpensier en Atella.

Puerto de Nápoles

Puerto de Nápoles

Nuestro héroe durante el asedio a Atella, se percata que a través de unos molinos los sitiados obtienen agua y harina, y ordena el ataque contra los defensores de esos molinos, los cuales huyen despavoridos, apoderándose las fuerzas españolas de dichas posiciones que mantenían la ciudad con vida, al poco tiempo la ciudad cae en manos de Gonzalo y sin apenas bajas. Por su acción es recompensado, como Virrey de Calabria.

Ostia cae en manos francesas, tras la derrota del ejercito del Papa con su hijo Juan de Borja a la cabeza. Una vez más es llamado por Alejandro VI para que ayudar en la reconquista de Ostia, puerto que abastecía a la ciudad de Roma. Gonzalo como Julio Cesar en las Galias, llegó, vio y venció, asedió la ciudad, estudió sus murallas, las bombardeó en el punto mas débil, mandó a sus hombres por la muralla caída, los defensores acudieron a defenderla, y Garcilaso de la Vega, padre del famoso escritor del Siglo de Oro español, con otra capitanía entra por el lado opuesto , rodeándolos y tomando la plaza.

Gonzalo entra en Roma de forma triunfal y es aclamado como su libertador, lleva consigo al cautivo corsario Guerri, ante los pies del Papa. Alejandro le concede la Rosa de Oro, máximo honor.

En colaboración con QAH| A través de Clio

Vía| Historia Moderna Universal. Editorial Ariel. Alfredo Floristan y otros.

El Gran Capitán.Editorial RBA. Autor Jose Enrique Ruiz Domenec.

Breve parte de las hazañas del excelente nombrado Gran Capitán, por Hernán Perez del Pulgar.

Imágenes| Estatua ecuestre del Gran Capitán; Armadura del Gran CapitánDesfile ejército Carlos VIII; El Gran Capitán ante Alejandro VI; Puerto de Nápoles

En QAH| El Gran Capitán y el fin de la Reconquista. El nacimiento de un mitoGonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán; Hacia la modernidad. El ejército de los Reyes Católicos, La rendición de Granada; La guerra de Granada 

RELACIONADOS