Jurídico 


El Gobierno y los mecanismos de control político

Se puede definir el Gobierno como la denominación del Poder Ejecutivo del Estado, o del Ministerio o Gabinete que en él rige en un momento determinado.

Los poderes legislativo y judicial se han formado con las competencias que se han ido sustrayendo del antiguo Monarca, y las funciones del poder ejecutivo, por lo tanto, son las que restan. Es por este motivo que el Gobierno realiza funciones de tan diversa índole.

Ello explica que las constituciones monárquicas del siglo pasado no hablen de Gobierno como órgano constitucional distinto del poder legislativo y del judicial, porque éstas funciones se continuaban constitucion-nieto-644x362ejerciendo por el Monarca, a través del Consejo de Ministros.

Esto mismo sucede con las Constituciones españolas. Solo la Constitución republicana de 1931 contiene una regulación del Gobierno como algo diferente del Presidente de la República, atribuyéndose a éste la Jefatura del Estado  y al Gobierno el Poder Ejecutivo. Esta es la línea que ha seguido la Constitución vigente de 1978, delimitando la Corona y el Gobierno como órganos constitucionales diferentes.

El artículo 1.3 de la Constitución establece que “La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria”. La monarquía parlamentaria es la forma adoptada con unanimidad por las monarquías europeas contemporáneas. Aunque este término ha sido utilizado habitualmente por la doctrina, es la primera vez que se recoge en un texto constitucional.

Los tres puntos principales sobre los que se apoya esta forma política son: el Rey, que no actúa por sí mismo, sino a través de un Ministro responsable; un Gobierno, que responde ante la Cámara de sus actos y de su política, y ha de contar con su asenso; la facultad del Gobierno, apoyado por el Rey, para disolver las Cámaras.

El control político del Gobierno se ejerce por el Parlamento, puesto que el Gobierno solo puede permanecer mediante una relación de confianza con él.

Para realizar esta función hay varios mecanismos:

Control de la investidura del presidente del Gobierno. Tras convocar las elecciones generales, el Presidente debe obtener la confianza del Congreso de los Diputados (Artículo 99).

La Constitución atribuye la función de nombramiento y cese del Presidente del Gobierno al Rey, sin embargo, es una función meramente formal, debido a que el efectivo nombramiento se encuentra condicionado a la obtención de la confianza del Congreso.

La moción de censura. Ha de ser propuesta por la décima parte de los Diputados y habrá de incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno, se aprobará por mayoría absoluta. No podrá ser votada hasta que transcurran cinco días desde su presentación, además de poder presentarse mociones alternativas durante los dos primeros días. Si no fuere aprobada, no se podrá presentar otra durante el mismo período de sesiones. Si el Congreso adopta la moción, el Gobierno presenta su dimisión y el candidato incluido en la moción se entiende investido de la confianza del Congreso (Artículo 113).

La cuestión de confianza. En este caso es el Presidente del Gobierno, previa deliberación del Consejo de Ministros, el que plantea ante el Congreso de los Diputados una cuestión de confianza sobre su programa político o una declaración de política general (artículo 112).

A diferencia de la moción de censura se entiende otorgada cuando vote a favor la mayoría simple de los Diputados.

Interpelaciones y preguntas al Gobierno. El Gobierno y sus miembros están sometidos a las interpelaciones y preguntas que se formulen en las Cámaras. Los Reglamentos de las Cámaras establecen un tiempo mínimo semanal para esta clase de debate. Toda interpelación podrá dar lugar a una moción en la cámara manifieste su posición (artículo 111).

En este caso las mociones consisten en una toma de posesión respecto de una determinada cuestión, pero no tienen fuerza vinculante para el ejecutivo, no tienen carácter normativo.

Comparecencia de los miembros del Gobierno en las Cámaras y sus Comisiones. Las Cámaras pueden reclamar la presencia de los miembros del Gobierno. Además, los miembros del Gobierno tienen accesos a las sesiones de las Cámaras y la facultad de hacerse oír en ellas, y solicitar que informen ante los mismos funcionarios de sus Departamentos (artículo 110).

Petición de información al Gobierno. Las Cámaras y sus Comisiones pbandera-nacional-colon-644x362odrán recabar la ayuda que precisen del Gobierno y de sus Departamentos y de cualquiera de las autoridades del Estado y de las Comunidades Autónomas (artículo 109).

Supervisión de los estados de alarme, excepción y sitio. El Congreso de los Diputados autoriza al Gobierno para la prórroga del estado de alarma, sin la cual no podrá exceder de 15 días; autoriza al Gobierno para declarar el estado de excepción; o declara, a propuesta del Gobierno el estado de sitio (artículo 116).

Celebración de tratados internacionales. La intervención de las Cortes Generales tiene una intensidad decreciente según requiera la su promulgación la promulgación de una Ley Orgánica, autorización para la prestación del consentimiento y por último la mera exigencia de informar al Congreso y al Senado de su conclusión. (Regulado en los artículos 93 y 94).

Vía | Constitución de 1978, Título V.

Imagen | Bandera, Constitución

RELACIONADOS