Cultura y Sociedad, Patrimonio 


El genio de Salvador Dalí irrumpe en el Reina Sofía

Los bigotes elevados de Dalí fueron una de sus señas de identidas; con ellos quería homenajear al pintor Diego Velázquez.

Los bigotes elevados de Dalí fueron una de sus señas de identidas; con ellos quería homenajear al pintor Diego Velázquez.

Solamente decir su nombre invoca la esencia del Arte. Salvador Felipe Jacinto Dalí i Domènech, más conocido como Salvador Dalí, nació en 1904 en Figueras, en la comarca catalana del Ampurdá. Su alumbramiento era el de un genio que marcaría el arte del siglo XX y que acabaría considerándose uno de los mayores artistas españoles de todos los tiempos. Gran dibujante, ecléctico en sus influencias, prolífico en su labor, exponente del surrealismo; muchos adjetivos pueden definir a Dalí, si bien el más correcto siempre será el de genio único.

El próximo 27 de abril se inaugura en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid la exposición titulada ‘Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas’, organizada junto al Centre Pompidou de París. La muestra engloba un conjunto ingente de obras, entre las que encontramos pinturas (más de 200), cine surrealista, anuncios de televisión y un gran archivo de documentos. En París la exposición ha tenido una media de 7000 visitas diarias hasta su cierre el pasado 25 de marzo. En pocos días abrirá sus puertas en Madrid, para no cerrarse hasta el 2 de septiembre de este mismo año.

Al tratar personalidades tan interesantes, cabe preguntarse si el genio nace o se hace. Resultan esclarecedoras las palabras que pronunciara Pablo Picasso (el cual fue tremendamente admirado por Dalí): “La inspiración existe, pero ha de encontrarte trabajando”. El pintor malagueño reconocía así lo decisivo del talento propio, al que había que alimentar y espolear con la práctica.

Salvador Dalí tuvo sus primeros contactos con el arte con apenas doce años. Su familia, de clase media-alta, pudo ofrecerle una educación artística de calidad, culminando sus estudios en la madrileña Academia de Bellas Artes de San Fernando, de la cual fue expulsado al asegurar que “nadie estaba a la altura de juzgar sus creaciones”. Sin duda esta afirmación responde mucho al carácter que la historiografía ha otorgado a Dalí: una persona ególatra y narcisista. Lo cierto es que el genio nunca deja indiferente a nadie. Su tibieza a la hora de posicionarse políticamente dentro del grupo surrealista (mayoritariamente de izquierdas) hizo que fuese expulsado del mismo. Sus creaciones fueron amadas y criticadas a partes iguales; en ocasiones muchos denostaron su labor artística al ver cómo Dalí se involucraba en proyectos de publicidad, buscando solamente “lo económico”.

El pintor surrealista no pierde detalle de la interpretación de Harpo con su arpa mientras realiza un retrato.

El pintor surrealista no pierde detalle de la interpretación de Harpo con su arpa mientras realiza un retrato.

A lo largo de su vida, Salvador Dalí tuvo grandes y conocidas amistades. En Madrid conoció a Luis Buñuel, con quien colaboró en el guión de ‘Un perro andaluz’ (1929), un hito del cine surrealista. En 1936 se puso en contacto con Harpo Marx, el legendario mudo de los hermanos cinematográficos, para comunicarle el interés que tenía en hacer una película con ellos. Lamentablemente nunca se rodó, a pesar de escribir juntos el guión, que llevaba por título ‘Jirafas en ensalada a lomos de un caballo’. Surrealismo puro y duro. Con Walt Disney sí logró llevar un proyecto a término, y ése fue el cortometraje de animación ‘Destino’, iniciado en 1945 y que finalmente vio la luz en 2003, mucho tiempo después de la muerte de ambos. Dalí también colaboró con Alfred Hitchcok, realizando los decorados oníricos de la película ‘Rercuerda’, protagonizada por Ingrid Bergmann y Gregory Peck.

Dalí fallecería a la edad de 85 años, en enero de 1989, dejando atrás una de las biografías de artista más complejas a la par que interesantes que podamos encontrar en el siglo XX español. Sus creaciones ya forman parte de la Historia del Arte y del imaginario popular. La exposición que inaugura el Reina Sofía es una de las mejores ocasiones para conocer a este único e irrepetible creador.

Vía| El Mundo; Museo Reina Sofía

Más información| Cultura El País; Plumas de caballo

Imagen| Vruiz; Telegraph

En QAH| El mundo de los surrealistasSalvador Dalí, marca registrada

RELACIONADOS