Jurídico 


El finiquito y sus aspectos generales

De acuerdo con el art. 49.2 del Estatuto de los Trabajadores, cuando la relación laboral llega a su fin, independientemente de la causa, el empresario debe “acompañar una propuesta del documento de liquidación de las cantidades adeudadas”.

Este documento es el finiquito, cuyo fin es extinguir el contrato de trabajo y liquidar las obligaciones pendientes que tiene la empresa con el trabajador. Se trata de una obligación que tiene el empresario y por lo tanto su incumplimiento es considerado como infracción grave en el ámbito social conforme al art. 7 del Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto, que aprueba el texto refundido de la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social.

De ese modo, a través del finiquito el trabajador pone de manifiesto que se encuentra satisfecho por la empresa en los derechos que pudieran corresponderle, es decir, reconoce que la empresa le ha pagado todo lo que le debe. Así, este documento debe incluir todo lo devengado y a lo que el trabajador tiene derecho, es decir, estos conceptos:

El finiquito liquida las obligaciones pendientes

El finiquito liquida las obligaciones pendientes

El salario aún no abonado: Salario que no ha cobrado el trabajador por los días trabajados en el mes en que se extingue la relación laboral
La parte de las vacaciones devengadas pero no disfrutadas: Calculadas a partir de 1 de enero del año en que se produce el cese, teniendo en cuenta que le corresponden 30 días, como mínimo, por lo tanto 2,5 por mes trabajado.
La parte proporcional de las pagas extraordinarias: Normalmente son dos, de verano y Navidad, pero puede haber más. Tendrá derecho a ella en su parte proporcional al tiempo trabajado.
La indemnización: Basada en días trabajados por año de antigüedad, que no procederá en el caso del despido disciplinario o baja voluntaria.
Otros conceptos pendientes de pago: Conceptos salariales que habitualmente se abonan con retraso como las horas extraordinarias o primas de productividad.

Es importante señalar que el trabajador no tiene la obligación de firmar el finiquito, pero en caso de negarse, no recibirá la cantidad que aparece en él reflejada. Si la cantidad es incorrecta pero el trabajador aun así quiere que ésta le sea abonada, puede expresar “recibí no conforme” al lado de su firma.

La firma del finiquito prueba que el trabajador ha recibido la cantidad señalada y que nada tiene que reclamar a la empresa, lo que no impide una reclamación futura de un finiquito firmado si probamos que lo hemos hecho bajo algún tipo de engaño o presión.

 

Vía| Noticias Jurídicas

Imagen| El finiquito

 

RELACIONADOS