Historia 


¿El fin de la Historia Militar?

Muchos son los que piensan que la Historia ya no tiene nada que ofrecernos, que ya está todo escrito y que el pasado es lo que es: de modo que nuestra capacidad de sorpresa ya está agotada.
Para los amantes de esta disciplina no hay nada más alejado de la realidad: sabemos que, bien sea por falta de fuentes o por una abrumadora y contradictoria cantidad de documentación, muchos hechos se nos mantienen ocultos. A esto debemos añadir que diferentes corrientes historiográficas, es decir, el modo como se escribe Historia, discriminan ciertos aspectos y resaltan otros, matizando así lo que nos llega.
De esta manera, la capacidad para sorprendernos o ilusionarnos permanece intacta, y la pasión nos domina cuando nos encontramos con un enigma o cuando un suceso que desconocíamos salta ante nuestros ojos. ¡Cuánto más cuando conseguimos hilvanar diferentes hechos gracias a una interpretación que les da sentido como conjunto!

Soldados del rgto. 442

Soldados norteamericanos de origen japones del Rgto. 442

Si nos atenemos a lo que Historia Militar se refiere, supondría buscar el destino de los 500 mosqueteros españoles que se escondían en un bosque en el flanco izquierdo del despliegue de D. Fco. De Melo, durante la batalla de Rocroi, sorprendernos cuando descubrimos que la unidad más condecorada del ejército norteamericano durante la SGM fue el Rgto. 442 que estaba compuesto principalmente por norteamericanos de origen japonés, que se presentaron voluntarios en los campos de concentración de la costa del Pacífico donde los internaron, o tener noticias de las campañas desarrolladas en 1941 por británicos, franceses libres y rusos para conquistar Irak, Líbano-Siria e Irán en el preciso momento en que Rommel avanzaba arrollador por el norte de África.
En este sentido, podríamos enumerar tantísimos hechos sorprendentes, ilusionantes, apasionantes… que no terminaríamos nunca: cuanto más escarbáramos, más saldrían a la luz.
¿Y qué decir cuando te encuentras con una teoría que, inferida de los datos que a todos nos son conocidos, consigue dar un sentido global a lo que antes parecía un puzle inconexo? Casi nos encontramos ante una revelación, ante la “teoría unificadora” que busca la física, y que al igual que la ésta, también está dando pasos de gigante en estos últimos años.
Precisamente esto conseguimos ante la explicación de que, centrándonos de nuevo en la Hª Militar, la guerra es una manifestación de la idiosincrasia de los pueblos, es decir, una expresión como cualquier otra de su cultura, y también que la Historia de la guerra, vista en su conjunto, es el triunfo del modo occidental de afrontar la misma, como si de una teleología, un dirigismo de los hechos hacia una finalidad concreta, se tratara. Añadamos a esto que, la culminación de esta forma de entender la guerra, es también el momento de su fracaso por el hecho de que su sublimación es la guerra nuclear y la destrucción mutua asegurada, y nos encontramos con que no sólo hemos encontrado una explicación útil hasta el momento presente, si no que se nos abre una puerta fascinante intelectualmente hacia el futuro.
Cada uno de los puntos que hemos tratado someramente en esta entrada, da para extensos y arduos debates. Vemos pues que la Historia no está agotada, que le queda mucha vida. Parafraseando la obra de Francis Fukuyama: ¡no estamos ante el fin de la Historia!

Vía| Claramunt Soto, Alex y San Clemente de Mingo, Tomás: Rocroi y la pérdida del Rosellón. Ocaso y Gloria de los Tercios. HRM Ediciones, Zaragoza 2014.

Más información| Keegan, John: Historia de la guerra. Turner, 2014.

Imagen| Wikipedia

RELACIONADOS