Jurídico 


¿El fin de Europa esta misma década?

Ha pasado ya algún tiempo, desde que en los años 50 se consolidara la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero). Desde entonces esa semilla fue germinando y evolucionando jurídica, política y sobre todo económicamente hasta dar lugar a lo que es la Unión Europea (UE) tal y como la conocemos hoy día.

Dicho embrión, quizás aún mantenga un mínimo recuerdo acerca de un milagro nunca antes visto en los anales de la historia: el sueño común nacido del entendimiento y la cooperación conjunta entre franceses, alemanes.

Como ya sabemos, posteriormente se unirían otros muchos Estados y a través de una serie de Tratados (desde el Tratado de Bruselas, Luxemburgo, Maastricht, etc. hasta el de Lisboa) iría avanzando. Parecía un cuento de hadas con final feliz. Pero nada más lejos de la realidad al contemplar la dificilísima situación por la que atraviesa nuestro idealizada Europa en la actualidad. La delgada línea meridional que separaba los países del mediterráneo (e Irlanda) con los del norte de Europa ya es un profundo acantilado tendente a convertirse en un esperpéntico abismo “no way back”.

Europa se encuentra en el borde de la ruptura, y nadie se atreve a hablar sobre ello.

balkan europe“El progreso es el eterno retorno de la catástrofe”.

Hace tan solo unos meses, un grupo de analistas pertenecientes a dos de los “Think Tanks” más influyentes de la actualidad: la“Fundación Friedrich Ebert” (1925) y la “Fundación Alternativas” elaboraban un profundo estudio sobre los precedentes, la tendencia erosiva, el futuro y la esperanza europea titulado “El estado 
de la Unión Europea: “El fracaso de la austeridad” dentro del cual, los analistas Enrique Ayala, Klaus Busch y Björn Hacker daban la voz de alarma. En el documento se construían diferentes escenarios bastante apocalípticos previstos para la Europa del año 2020 y sucesivos (pags.39-78 del informe).

Dichos analistas, nos hacían meditar a través del método socrático, llevándonos a la conclusión de que la eurocrisis, no es una crisis de liquidez, ni de deuda soberana, no es monetaria y tampoco institucional, ni social, ni política en sí misma.

Se trata de una crisis que solapa todas las anteriores en una construcción compleja que ni los más altos dirigentes europeos se acercan a comprender.

Reconocían que se habían llevado a cabo bastantes mecanismos acertados y otros abogados al fracaso. Algunos experimentales y otros reinventados tales como: el Semestre Europeo, el Euro Plus, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) con el llamado “Six Pack” de 2011, el Pacto Presupuestario en vigor desde el 1 de enero de 2013, los paquetes de rescate, el primario establecimiento del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el posterior Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Alertaban también, de que la situación actual no viene dada directa y exclusivamente por un endeudamiento excesivo (causa de Grecia, pero no de España ni Irlanda por ejemplo) tal y como mantenían las políticas de austeridad, y creían que esas líneas de estrangulamiento económico sobre ciertos países del sur de Europa podía resultar hasta cierto punto peligroso desde una perspectiva social a nivel internacional.

Por otro lado advertían que si no se terminan de tomar una serie de impulsos necesarios en materia de integración política que consiga completar la unión monetaria actual con una auténtica unión bancaria (incluidos paquetes de rescate: eurobonos-euroletras y fondo de amortización de deuda) y fiscal tendente a corregir los principales problemas estructurales del Tratado de Maastricht inicial, pensar en una Europa tal y como la conocimos y la diseñamos en un principio, no será más que soñar despiertos, ya que se vaticina el comienzo de una reacción aversiva hacia la Europa del norte por parte de ciertos países que ha de preocuparnos.

A nivel europeo, la dimensión social y la legitimidad democrática en la toma decisiones se encuentran en profunda crisis.

Sus conclusiones desembarcan directamente en tres opciones para esta misma década:

  1. El colapso de la zona euro.
  2. Una ruptura del neoliberalismo.
  3. Lo que los analistas denominan la vía del “muddling through”.

La opción uno sería la más triste y desalentadora, teniendo en cuenta que se tiraría por la borda el gran esfuerzo llevado a cabo después de tantos años.

Crisis  institucional europea

La zona euro se fracturaría, y el euro no sería más que un club privado de unos pocos países del norte que darían la espalda al resto. Para entrar en dicho club, sería necesario cumplir con una serie de estrictos requisitos, y se abriría una profunda brecha de recelos y enemistades en ambos meridianos.

Dada la debilidad de la izquierda en Europa, la opción dos, (una ruptura con el paradigma neoliberal), se puede dar casi por excluida.

Lo más normal por tanto es que se mantengan las políticas conservadoras-liberales actualmente en curso, es decir, la vía del “muddling trhought” (apáñatelas como puedas). Se trata de evitar el colapso inmediato, sobre todo a través de intervenciones puntuales del Banco Central Europeo que tranquilizan a los mercados financieros.

Pero…¿hasta cuando aguantaremos esta situación? Parece ser que sus premoniciones se están cumpliendo sin pestañear.

Mientras la mitad del mundo contempla la intervención armada de EEUU en Siria, La Francia de Hollande se posiciona en pro del far west, UK & España discuten sobre la teoría del “deslinde / amojonamiento” marítimo internacional en Gibraltar y Alemania mantiene los tornillos de la olla exprés del sur cada vez más incandescentemente apretados, nadie en su sano juicio consigue darse cuenta de lo que los expertos llevan vaticinando durante meses, y dejan la estropeada locomotora europea descarrilar mientras se distraen discutiendo una y otra vez sobre decisiones a corto plazo. Decisiones parciales, tardías y sin visión conjunta alguna.

Si hoy agarramos el toro por los cuernos y tomamos decisiones que, de manera contundente y efectiva, transmitan fortaleza, solidaridad intracomunitaria y cooperación (tal y como firmaron en su día las “altas partes contratantes” sobre aquel sueño roto que comenzaba con un idealista y positivo artículo 1º del TUE : Tratado de la Unión Europea), seremos capaces de salir adelante más unidos y seguros que nunca. Y solo así, miraremos hacia atrás y recordaremos la actual coyuntura como una lección aprendida en forma de borrosa anécdota.

euro crisis

Art.1 TUE :  “(…)El presente Tratado constituye una nueva etapa en el proceso creador de una unión cada vez más estrecha entre los pueblos de Europa, en la cual las decisiones serán tomadas de la forma más abierta y próxima a los ciudadanos que sea posible (…).”

Vía| El país 

Más información| Fundación AlternativasFundación Friedrich Ebert, XLSemanal (C.M. Sánchez), El Economista.

Imagen| Euro_crisis, Crisis institucional europea, Guerra contra el euro, Crisis de la eurozona.

En QAH| Europa‚ al borde del abismo?, Política monetaria y los problemas de Europa (I)¿Europa puede forzar a la banca a dar crédito?, Los Órganos de la Unión Europea: El Parlamento Europeo (I)La zona euro podría repetir la década perdida de JapónLos Órganos de la Unión Europea: El Consejo de la Unión Europea.

RELACIONADOS