Jurídico 


El fichaje de Neymar: ¿triunfo o desastre del FC Barcelona?

El fútbol más que un simple deporte, es un fenómeno social de gran magnitud que levanta pasiones allá por donde pasa, las discusiones más acaloradas que pueden escucharse en un bar, así como el grito de júbilo más sincero son con mucha frecuencia debidas al gran fenómeno que es el fútbol.

Pero sin duda alguna lo que el fútbol mueve y en grandes cantidades es dinero. Lo que empezó siendo un golpe de efecto del Futbol Club Barcelona, al hacerse con los servicios del jugador más deseado del momento por un precio que se antojaba razonable, se ha convertido en una auténtica pesadilla, pues el Juez Ruz apreció indicios de delito fiscal suficientes como para continuar con la instrucción del procedimiento iniciado por la querella interpuesta por un socio del FC Barcelona que consideraba que había fraude en el fichaje del astro brasileño.

El fichaje de NeymarTras conocerse que Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona, ha sido llamado a declarar como imputado el 22 de julio ante el Juez Ruz, también conocimos detalles del último Informe emitido por Hacienda en relación con el caso, en dicho informe se confirma que el Barcelona ha incurrido en un delito fiscal por la cantidad de 9,1 millones de euros, al no declarar debidamente la cantidad abonada a las sociedades vinculadas al jugador. En 2011, el Barcelona pagó 10 millones de euros a dichas sociedades y en 2013, realizó el pago de 27,92 millones de euros para asegurar el fichaje.

Los 9,1 millones de euros en cuestión se corresponden con el 24,75% de los 37,9 millones que el Barcelona pagó a las empresas del jugador. Pero, ¿por qué esos 9,1 millones de euros constituyen un delito fiscal? Según la Fiscalía, puesto que ese dinero no se destinó a pagar el traspaso de Neymar, sino al pago de las cantidades pactadas con las empresas del entorno del jugador, deben considerarse rendimientos del trabajo del brasileño. Neymar en 2013 era no residente, por ello, era el FC Barcelona, como pagador del salario del jugador, el obligado a retener dicha cantidad  sobre el ingreso íntegro de las retribuciones abonadas, en concreto del 24,75 % de los rendimientos del internacional brasileño.

Es aquí donde encaja el delito fiscal tipificado en el artículo 305.1 del Código Penal:

1. El que, por acción u omisión, defraude a la Hacienda Pública estatal, autonómica, foral o local, eludiendo el pago de tributos, cantidades retenidas o que se hubieran debido retener o ingresos a cuenta, obteniendo indebidamente devoluciones o disfrutando beneficios fiscales de la misma forma, siempre que la cuantía de la cuota defraudada, el importe no ingresado de las retenciones o ingresos a cuenta o de las devoluciones o beneficios fiscales indebidamente obtenidos o disfrutados exceda de ciento veinte mil euros será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de la citada cuantía, salvo que hubiere regularizado su situación tributaria en los términos del apartado 4 del presente artículo.

La mera presentación de declaraciones o autoliquidaciones no excluye la defraudación, cuando ésta se acredite por otros hechos.

Además de las penas señaladas, se impondrá al responsable la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de tres a seis años.”

Como podemos observar el FC Barcelona habría defraudado 9,1 millones de euros por las cantidades que debió retener y no retuvo por el pago del salario de Neymar, una cantidad muy superior al mínimo que fija el tipo penal previamente transcrito que es de 120.000 euros. A pesar de que el Barcelona haya presentado una declaración complementaria de 13.550.830,56 euros, según el propio club para subsanar las posibles interpretaciones que pudieran darse con determinados aspectos del fichaje de Neymar Jr., puesto que el proceso judicial ya se había iniciado, no puede entenderse regularizada la situación tributaria del club al amparo del número 4 del artículo 305 del Código Penal, en el que se requiere que la regularización se produzca a instancia del defraudador antes de que se inicie cualquier procedimiento dirigido contra el mismo a consecuencia de su defraudación.

El fraude fiscalDado el importe que se presume que el FC Barcelona ha defraudado, asciende a 9,1 millones de euros también sería de aplicación la agravación contemplada en el artículo 305 bis del Código Penal en el que se establece que si la cuantía de la cuota defraudada excede de 600.000 euros, podrán imponerse penas de prisión de 2 a 6 años y multa del doble al séxtuplo de la cuota defraudada, por lo que la sanción económica podría ascender hasta los 54 millones de euros, además de la imposición a los responsables de la perdida de la posibilidad de obtener  subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de cuatro a ocho años.

¿Es este el primer aviso de los abusos que se cometen en el mundo del fútbol? ¿Hay que ponerle tope a las cifras que se manejan? ¿Cuántos intereses entran en juego en el fichaje de un jugador? ¿Podría haber defraudación en otros fichajes? Son muchos los interrogantes que se plantean, lo que está claro es que es cada vez más necesaria una legislación específica en el ámbito del fútbol, con mayor transparencia y control, para de este modo evitar fraudes fiscales de este tipo.

 

Vía| lasexta.noticias, arts. 305 y 305 bis CP

Más información| arts. 305 y 305 bis CP

Imagen| elmundo.es, acyse.com

En QAH| ¿Está el legislador luchando contra los delitos de fraude fiscal en España? (I), ¿Está el legislador luchando contra los delitos de fraude fiscal en España? (II)

RELACIONADOS