Cultura y Sociedad 


El fado o el alma de nuestros vecinos portugueses

Acaba de ser incorporado por la Unesco a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y aunque desconocido todavía para muchos, su cante, su poesía y sus guitarras suenan cercanas desde nuestra vecina Portugal.

El fado es el  género musical portugués por excelencia y la expresión más fiel del sentir del pueblo luso. El término proviene del latín fatum, que significa destino y es que el fado canta con nostalgia  y tristeza a todo lo que se fue y a todos los que se fueron, el imperio perdido, los navegantes, los descubridores, los hombres de mar que despedían a sus esposas en tierra… El fado nos cuenta la historia de una Lisboa triste, melancólica y llena de añoranzas.

Suele ser interpretado por un único solista, conocido como fadista, acompañado por la viola y la guitarra portuguesa y aunque no es fácil encontrar consenso sobre los verdaderos orígenes del mismo sí hay constancia que los primeros registros se remontan a mediados del siglo XIX ligado al folclore urbano de los barrios humildes de la ciudad lisboeta y forjado por la marginalidad y la vida bohemia de las tabernas.

Su máximo exponente y una de las mejores  intérpretes del género es sin duda  la fadista Amalia Rodriguez que da voz al conocido fado , Estranha forma de vida. Destacar también al maestro de la guitarra portuguesa, Carlos Paredes con sus preciosas interpretaciones del género. Y aunque el fado, al igual que otros géneros ligados al folclore de los pueblos, ha atravesado años de escasa producción creativa, ha sabido y ha logrado reinventarse en los últimos tiempos con la explosión artística y llena de elegancia de los Madredeus,  grandes exportadores del fado y la música portuguesa, así como  el rejuvenecimiento que aportaron al género la fadista Mariza y la joven cantante Ana Moura.

Aunque hay que diferenciar entre el Fado de Lisboa y el de Coimbra, variante del género atribuida a los estudiantes de esta ciudad, hoy el Fado es un verdadero reclamo turístico de la capital lusa. Las tradicionales casas de Fado de los barrios del centro de Lisboa como El Barrio Alto, Alfama y la Mouraria, ofrecen espectáculos que aún conservan todo el encanto de aquella Lisboa casi olvidada y que son un verdadero deleite para el alma y para los oídos.

Vía| ABC – El fado portugués patrimonio de la Humanidad

Más información| RTVE – Podcast Fado

En QAH| Portugal, un gallego y el Gallo de Barcelos

Imagen| Flickr- Amalia Rodríguez, arte en la calle

RELACIONADOS