Especial I Guerra Mundial, Historia 


El exterminio de una Nación: El genocidio armenio de 1915

 

En los conflictos bélicos que asolaron Europa durante el siglo XX, el elemento más débil solía ser la población civil, blanco de continuas matanzas y actos de genocidio, concepto creado en esta centuria para definir el exterminio sistemático de sectores completos de la población civil por razones políticas, religiosas, étnicas o ideológicas. La Primera Guerra Mundial, por desgracia, no fue una excepción. La prueba más ilustrativa de ello fue el exterminio de la nación armenia por parte del Imperio Otomano en 1915.

Pero lo que en Occidente se considera un acto aislado de genocidio, en realidad fue un proceso continuado en el tiempo, iniciado en el siglo XIX, teniendo su apogeo en 1915, e incluso extendiéndose en el tiempo hasta la década de los “felices años 20”. Para comprender mejor todo el proceso, haremos un pequeño resumen de los antecedentes que desembocaron en el extermino armenio de 1915.

Mapa del Imperio Otomano hacia 1900

Mapa del Imperio Otomano hacia 1900

Los primeros ataques contra la población armenia en el Imperio Otomano fueron orquestados desde el propio sultanato, en el último tercio de siglo XIX. En esta época se inicia el repliegue europeo de la antigua superpotencia turca, teniendo que abandonar parte de sus posesiones en los Balcanes, de hecho el sobrenombre que recibió el Imperio Otomano en estos años fue el de “el enfermo de Europa”.

Ante esta crisis interna, el Sultán y sus dirigentes intentan buscar “chivos expiatorios” en el interior para justificar el fracaso exterior. Se culpó a las minorías cristianas existentes en el Imperio, entre ellas la armenia, de ser las responsables de esta decadencia. El clima de crispación no hizo sino aumentar. Los turcos sospechaban que los armenios estaban en negociaciones con Rusia para preparar un alzamiento nacionalista en el extremo oriental del Imperio Otomano, por lo que la desconfianza mutua era más que manifiesta.

Sultán otomano  Abdul Hamid II

Sultán otomano Abdul Hamid II

En 1894 algunos nacionalistas armenios se alzaron contra el dominio turco, esta fue la excusa esgrimida por el Sultán Abdul Hamid II  para desatar una brutal y desproporcionada represión contra los armenios, ganándose el apelativo de “El Sultán Sangriento”. Dicha represión solo agravó la situación, estallando en pocos años varias revueltas armenias cada vez más numerosas y violentas, con sus correspondientes represiones por parte de los otomanos. Esta situación tan inestable se alargó en el tiempo hasta bien entrado el siglo XX, como muestra de esto se puede citar la masacre de Adana de 1909.

Esta situación tan inestable dentro del Imperio Otomano desembocó en el derrocamiento del Sultán por parte de los “Jóvenes Turcos”, grupo de intelectuales reformistas que buscaban modernizar el Imperio desde dentro. A pesar de este cambio de gobierno, la situación armenia siguió empeorando.

Mapa de la batalla de Sarikamish

Mapa de la batalla de Sarikamish

Con la entrada de Turquía en la Gran Guerra en octubre de 1914, Rusia inicia al mismo tiempo su campaña en el Cáucaso contra los turcos, por lo que esta cordillera montañosa sería el primer campo de batalla para el Imperio Otomano. A principios de 1915 los rusos derrotaron a las fuerzas otomanas en Sarikamish, iniciándose la retirada turca de la zona. Gracias a esta victoria, los rusos se internaron cada vez más en territorio turco, llegando al corazón de la región armenia, en el lago Van, lugar de continuos combates entre ambos contendientes durante toda la guerra.

Cuando las tropas rusas estaban a punto de llegar al lago Van, los armenios protagonizaron otra de sus rebeliones contra los turcos, el 20 de abril de 1915. La respuesta de los otomanos no se hizo esperar, teniendo la excusa perfecta para iniciar el genocidio.

Inmediatamente se desarmó a todos los armenios que servían en el ejército turco, siendo enviados a campos de trabajo. Por otro lado, se detuvo y eliminó a toda la elite armenia existente en Estambul. Por último, el gobierno de los “Jóvenes Turcos” decide la deportación de toda la población armenia a campos de refugiados al sur del Imperio. De este modo se inicia el genocidio armenio.

Cadaveres del genocidio armenio

Cadaveres del genocidio armenio

Los civiles armenios fueron conducidos hacia la actual Siria, atravesando centenares de kilómetros  de desierto, sin casi agua ni comida, sufriendo el continuo maltrato de sus “guardianes” otomanos, que en teoría debían protegerlos, pero que en realidad violaban y mataban a discreción. Como prueba de ello, están las numerosas fosas comunes que dejaron los turcos por el camino. No hay que olvidar que los turcos no hicieron ningún tipo de distinción por edad o sexo, formando parte de esta “caravana de la muerte” mujeres, niños y ancianos principalmente.

Pero esta precaria situación continuó agravándose cuando llegaron a su destino. La situación en los campos de refugiados era alarmante, sin agua ni comida, sufriendo el abuso continuado de los turcos, siendo este el campo de cultivo ideal para la propagación de epidemias, que asolaron a los refugiados. Con este trato las cifras de fallecidos armenios siguieron aumentando.

Actualmente todo lo relacionado con el exterminio armenio es un tema tabú para la actual Turquía. Numerosos organismos oficiales de este país se esfuerzan por mitigar todo lo relacionado con este hecho, evitando darle la categoría de “genocidio”, de hecho sigue siendo uno de los asuntos que evitan la incorporación de Turquía a la Unión Europea. Pero son numerosas las investigaciones que avalan este genocidio, basado en cuestiones religiosas, étnicas y políticas. Los últimos cálculos cifran el genocidio armenio entre uno y dos millones de muertos aproximadamente.

http://youtu.be/SK-WUP1iw_4

Vía| Con H de Historia

Más Información| Taringa; Genocidio Armenio

Imagen| Mapa Imperio Otomano; Sultán; Mapa batalla Sarikamish; Cadáveres

Vídeo| El Genocidio Armenio

En QAH| Especial Primera Guerra Mundial (1914-1918)

RELACIONADOS