Actualidad Jurídica, Jurídico 


El Estado de Excepción en Francia, ¿en qué consiste en el derecho español?

Recientemente, Francia ha recurrido a un mecanismo jurídico de plena excepcionalidad recogido en los Estados de Derecho: el Estado de Excepción.

Dibujo Estado de Excepción¿Qué es el Estado de excepción? El jurista alemán, Carl Schmitt, definía el Estado de excepción como “aquel constituido como la situación extrema del Estado, en la cual el soberano ejerce su facultad de determinar al enemigo público, trascendiendo, si es necesario, el estado de sitio con el fin de proteger el bien público”. El Estado de excepción consiste en un mecanismo acuñado en la Constitución de un país en caso de que un territorio se encuentre en peligro de ruptura, se pongan en riesgo libertades fundamentales y principios tales como el de legalidad, la seguridad y el orden público.

Esta figura excepcional tiene una calificación en todo caso de emergencia y sus características se fundan en situaciones extraordinarias como son situaciones de peligro por catástrofes naturales o por comportamientos humanos inesperados.

El Estado de excepción es una forma de gobierno consecuencia de una patente crisis del ordenamiento jurídico y que su protección se consigue viéndose suspendidos de forma extraordinaria y excepcional los derechos fundamentales tanto individuales como colectivos.

¿Cuál es su fundamentación? En el ámbito de la Unión Europea, cada Estado Miembro tiene regulado este mecanismo de forma soberana e individual, no hay una posición unitaria, pues cada ordenamiento jurídico goza de plena autonomía. Tanto en Francia como España lo contemplan sus Constituciones, mientras que existen otros Estados Miembros que recurren a legislaciones de emergencia.

En Francia el art. 16 de la Constitución recoge el Estado de Excepción art. 16, siendo la Ley 55/385, del 3 de abril de 1955, quien regula el “état d’urgence” siendo estos los producidos en “casos de peligro inminente resultante de violaciones graves del orden público, o en caso de emergencia, por su naturaleza y gravedad, o de calamidad pública, dependiendo de la ponderación de los intereses en juego que se deja a la mera discrecionalidad de legislador”. El Presidente de la República acoge poderes plenos siendo finalmente garante de la Constitución.

Por su parte, España encuentra su fundamento en el art. 116 CE, siendo su aplicabilidad mediante la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio (en adelante, LO). El art. 13 de la LO dice así: “Cuando el libre ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos, el normal funcionamiento de las instituciones democráticas, el de los servicios públicos esenciales para la comunidad, o cualquier otro aspecto del orden público, resulten tan gravemente alterados que el ejercicio de las potestades ordinarias fuera insuficiente para restablecerlo y mantenerlo, el Gobierno, de acuerdo con el apartado 3 del art. 116 de la Constitución, podrá solicitar del Congreso de los Diputados autorización para declarar el estado de excepción”.

¿Existen límites y plazos a esta restricción excepcional de derechos fundamentales? Evidentemente, existen límites y plazos que vienen establecidos en las normas expuestas anteriormente, y estas, según cada ordenamiento, no deben extenderse en el tiempo en justificación de la amenaza al orden público, pues se vería suprimido en ese caso cualquier Estado de Derecho. En nuestro país, el 116.3 CE especifica los mismos diciendo que “no podrá exceder de treinta días, prorrogables por otro plazo igual, y deberá respetar los mismos requisitos previstos para el estado de alarma”.

¿Qué derechos fundamentales se ven restringidos en el Estado de Excepción en España? Durante el tiempo anteriormente expresado, el art. 55 de la LO especifica esta suspensión de derechos fundamentales y que aquí los detallamos: El Estado tiene potestad para suprimir de forma excepcional derechos como la libertad y el “habeas corpus”, puede, por tanto, producirse detenciones privativas de libertad sin ponerse a disposición de un juez por tiempo superior a 72 horas; la inviolabilidad de domicilio puede verse igualmente suprimida por razones de necesidad, así como el secreto de las comunicaciones, la difusión y comunicación libre de pensamientos o información a través de los medios de comunicación.mafalda

Es necesario recordar la excepcionalidad a la que recurre el ordenamiento y el motivo del mismo. La LO lo dice claramente, “cuando circunstancias extraordinarias hiciesen imposible el mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las autoridades competentes”.

No obstante, en el marco del derecho comparado y del derecho internacional es necesario sentarse a contestar cuestiones que se plantearon en 1945 y que sus respuestas son consecuencia de una progresiva construcción de lo que son ahora nuestros Estados de Derecho y Bienestar. El diálogo presente consiste en conservar esta pequeña parcela, los Estados Occidentales con las libertades que le son propias, y dar respuesta a esta puesta en riesgo priorizando entre conceptos como el de la seguridad frente a la libertad, derechos que son paralelos.

 “Aquellos que renunciarían a una libertad esencial para comprar un poco de seguridad momentánea, no merecen ni libertad ni seguridad”, (Benjamin Franklin).

Vía| Derecho Comparado, Noticias Jurídicas

Imágenes| Estado de Excepción, Mafalda

RELACIONADOS