Cultura y Sociedad 


El encuadre en la composición fotográfica

En fotografía y evidentemente en las diferentes artes bidimensionales conocidas existe un elemento que a menudo pasamos por alto: el formato de encuadre. A veces, incluso, elegimos inconscientemente uno u otro sin saber realmente por qué.

¿Qué es el formato?

Diferentes-formatos-2

Cuando observamos un lienzo en blanco el ojo humano se mueve en función de las proporciones y orientación del mismo.

El formato es la proporción entre la altura y la anchura de una obra. Resulta de vital importancia conocer el simple hecho de que delimitar nuestras imágenes dentro de una forma geométrica como el rectángulo o el cuadrado está condicionando desde el primer instante la lectura de nuestras fotografías: van a crear dirección, estabilidad, incomodidad, espacio o agobio antes incluso de escanear los detalles de la obra.

¿Sabías que incluso un lienzo en blanco posee lectura? Considero que éste es el punto clave para entender cuán importante es la elección entre los diferentes formatos disponibles.

¿Qué tipos de formato existen?

Algunos de los formatos comunes en fotografía:

Diferentes-formatos-4

  • 16:9 Panorámico: Aporta ambiente a ambos lados y obliga a fijarse en el fondo creando una dirección de lectura horizontal, de un lado a otro volviendo en todo momento al centro.
  • 4:3: Descentramos nuestro objeto aportando ambiente a la derecha. Crea un movimiento desde el protagonista al espacio negativo para volver a centrarnos en el objeto.
  • 1:1 :Formato 100% estable, lo que se refuerza al colocar el objeto al centro. Es difícil escapar de tanta estabilidad, lo que le otorga total y absoluto protagonismo percibiendo el fondo mediante visión periférica.
  • 2:3 Vertical: La forma de nuestro objeto se ajusta muy bien al formato vertical, perdemos ambiente para enfatizar la verticalidad.

Son cuatro los principales formatos que debemos conocer para encuadrar una fotografía: horizontal, vertical, panorámico y cuadrado.

HORIZONTAL

Este formato es el más natural. La anchura de la foto es más grande que la altura. Expresa mejor la forma habitual que tiene nuestra visión de ver el mundo: de un lado a otro. Este tipo de encuadre sugiere quietud, tranquilidad y suele usarse en fotografías de paisajes o motivos que estén en grandes espacios; ubicando al motivo en un un lugar y tiempo concreto.

Por ser el formato usualmente utilizado para fotografiar paisajes también se le conoce como formato apaisado.

El modo usual de agarrar nuestras cámaras hace que tengamos tendencia a usar el formato horizontal, ya que es la posición en la que se encuentra el sensor de la cámara digital o la película en caso de ser cámara analógica. Esto hace que si no lo tenemos en cuenta, abusaremos de esta orientación.

  • Comodidad: Razones ergonómicas nos empujan a utilizarlo debido a que la mayoría de fabricantes diseñan cámaras para la toma de imágenes horizontales.
  • Es natural: Nuestra forma de ver se ajusta en mejor medida a éstas proporciones.
  • Adaptación al horizonte: El horizonte acompaña una lectura horizontal.
  • Organización horizontal de los elementos: Las propias restricciones de altura nos obligan a organizar los elementos disponibles en secuencias de izquierda a derecha o viceversa, reforzando nuestra percepción natural.
© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

VERTICAL

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

El formato vertical, donde la altura es superior a la anchura, es más agresivo y contundente. Este tipo de encuadre sugiere fuerza, firmeza y es el más utilizado para retratos. Se obtiene girando la cámara 90º. Ofrece también una gran profundidad a la fotografía, por lo que también es muy recomendable cuando queremos captar diferentes planos.

Este formato acentúa las líneas verticales y diagonales, confiriendo más contundencia a la escena y aumentando la sensación de magnitud de la toma.

Muy usado en las publicaciones y revistas que siguen manteniendo un formato vertical.

  • La visión natural horizontal se resiste a una lectura de abajo arriba o viceversa.
  • Gravedad: Influye en una orientación del lienzo vertical, tendemos a considerar la zona inferior como una “base” y nos empuja a menudo a ubicar los elementos más pesados en la mitad inferior.
  • Existen objetos que debido a sus proporciones se ajustan adecuadamente a éste formato: Figura humana, edificios o árboles.
  • Exigencias profesionales: Publicaciones en libros o revistas pueden obligarnos a formular encuadres verticales.

CUADRADO

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

Este formato es el que presenta las mismas medidas tanto verticales como horizontales. Cada día es más conocido gracias a las populares aplicaciones para smartphone y la tan de moda Lomografía, que utiliza el formato 6×6. Aquí la relación de los elementos que componen la imagen es diferente,

Si con los formatos preestablecidos debemos tener especial cuidado a la hora de ubicar los elementos dentro del encuadre, a la hora de decidir qué objetos entran en escena y cuales no, en composiciones cuadradas aun resulta de mayor importancia: la forma en que se relacionan los elementos cambia, no existen verticales y horizontales predominantes, se tiende a la simetría y las líneas destacan más. La regla de los tercios queda en segundo plano, las formas geométricas potencian la composición de la escena y el sentido de equilibrio cobra especial protagonismo por la propia esencia del cuadrado, sólido y visualmente estable.

El formato cuadrado nos brinda cierto margen para innovar: es positivo, estable, sereno, tranquilo, expansivo, grande, activo.

Es un formato que funciona muy bien para retratar flores y plantas, por ser el tipo de formato que transmite la información de forma más aséptica y limpia.

  • Equilibrioel cuadrado es estable en sí mismo, el punto fuerte se desplaza al centro. Si haciendo uso de formatos rectangulares se aconseja huir del centrado, aquí las composiciones centradas resultan coherentes y el buscar simetrías puede funcionar muy bien.
  • Formas geométricas: Ayudan a potenciar la composición gracias a la simplicidad gráfica que ofrecen. Diagonales, triángulos o círculos crean atractivos espacios y conducen la lectura de la imagen.
  • El círculo: Dentro de las formas geométricas el círculo resulta de especial interés por la forma en que nos guía a través de las imágenes. La manera en que el espectador “escanea” la fotografía es diferente, en lugar de conducir la mirada de izquierda a derecha o de arriba hacia abajo, realiza un movimiento circular que enriquece su lectura, se aleja de lo habitual.
  • Espacio: Los formatos rectangulares nos ofrecen más espacio y esto en numerosas ocasiones se vuelve en nuestra contra. En formatos cuadrados tendremos la posibilidad de eliminar ciertas áreas, llenando el cuadro y concentrando la información.

PANORÁMICO

Este formato es el que se caracteriza por ser desproporcionadamente ancho respecto a la altura de la imagen. Ofrece una perspectiva amplia y por ello se suele usar para fotografía paisajística. Gracias a las cámaras digitales y a los programas de edición, podemos unir varias fotografías para conseguir imágenes en este formato.

  • Es necesario prever el resultado final en el momento de la toma.
  • Posee las características de los formatos horizontales.
  • Incrementa el recorrido visual y el interés por la exploración de sus detalles.
© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

© Tania D.Crespo

 

 

 

 

 

 

Vía | Tania D.Crespo, dzoom

Imágenes | Tania D.Crespo

RELACIONADOS