Coaching y Desarrollo Personal 


El enamoramiento

Cute-couples-_-love-18948426-500-350

 

Los motivos por los que nos sentimos atraídos por nuestras parejas siguen siendo misterios sin solución aparente. ¿Por qué elegimos a una persona determinada y no nos sentimos atraídos por ninguna otra, que en principio y objetivamente pueden tener más atractivos que la persona elegida?

Algunos autores consideran que elegimos por casualidad, por azar, pero leyendo a Carles Pérez Testor, de la Fundación Vidal y Barraquer de Barcelona, encontramos la reflexión siguiente; “cuando observamos la existencia de una cierta compulsión a la repetición en personas que han roto con su primera pareja y eligen a una segunda que presenta tantas características similares a la primera, entonces podemos sospechar que la elección no es azarosa, sino que debe seguir unas leyes todavía desconocidas pero sí intuidas”.

La expresión emocional que nos lleva a dicha elección es el enamoramiento o fuerza que nos impulsa hacia el otro realzándolo por encima de todos los demás.

Desde el punto de vista bioquímico, el enamoramiento se inicia en la corteza cerebral, pasando por el endocrino y segregando dopamina en el hipotálamo. El enamoramiento comprende una atracción física y una personal. Éste se dispara, cuando sospechamos que puede existir reciprocidad.

Algunas de las reacciones habituales que podemos experimentar cuando nos enamoramos son las siguientes; intenso deseo de intimidad con el individuo, deseo de reciprocidad, miedo al rechazo, pérdida de concentración, fuerte actividad fisiológica ante la persona e idealización.

Esto es, toda esa fuerza incontrolable tiene que ver con la idealización de la pareja escogida. Dicho mecanismo nos permite disociar la visión que tenemos de la persona y percibir sólo sus cualidades, negando todos aquellos aspectos que podrían resultar negativos. De esta manera, establecemos una relación parcial con el objeto de amor. Sólo vemos y magnificamos lo que nos gusta y a veces inventamos valores que nos gustaría ver en el otro y de los que prácticamente carece. Este momento de engrandecimiento del otro es necesario para querer conocerlo.

Podemos encontrarnos en la situación de que dicha idealización hubiese sido demasiado exagerada, entonces, la realidad acaba menguando a la pareja y haciendo que el otro se vuelva insoportable. Ahora bien, si la idealización puede ir cediendo y podemos integrar los aspectos negativos y positivos del otro, entonces el enamoramiento se transforma en amor.

El amor es un sentimiento integrador donde aceptamos al otro en su totalidad y deseamos una relación con dicha persona. Si el enamoramiento se constituía como una relación de objeto parcial, el amor es una relación de objeto total.

La elección de pareja no depende sólo del azar, sino que intervienen una suma de complejos mecanismos biológicos, psicológicos y sociales que interactúan entre sí y que influyen en nuestra decisión y sentimientos amorosos.

 

Vía|  ¿Por qué nos enamoramos? 

Vía| Psicoterapia psicoanalítica de pareja; teoría y práctica clínica

Imagen|  Couple in love

RELACIONADOS