Economía y Empresa 


El emprendedor colaborativo

El libro verde del emprendedor colaborativoEstamos viviendo una etapa a nivel mundial en la que la innovación empresarial ha conseguido casi un espacio recurrente en las noticias de televisión, de prensa y, hasta, de Internet.
Tres son los factores que están removiendo el mercado internacional actual que son la internacionalización “de las cosas”, las nuevas tecnologías y la crisis mundial “reducción recursos financieros empresas y familias”.
Gracias a estos tres factores, se está produciendo una evolución cognitivo-empresarial en las personas que buscan salir del estancamiento, precariedad y del olvido al que se han visto avocadas y a través del emprendimiento de nuevas aventuras empresariales y que están consiguiendo cambiar nuestra vida y nuestro mundo.
Hoy día, y gracias a la internacionalización que ha supuesto Internet, tenemos acceso a las fuentes de información que están cambiándolo todo. Imaginemos por un momento cómo hubiese evolucionado el mundo a partir del Renacimiento si Da Vinci hubiese tenido un blog en el que transmitir sus conocimientos.

Ese conocimiento compartido, junto con las historias de éxito, han ido nutriendo el imaginario colectivo de una palabra que pronunciamos tan habitualmente que ha aligerado su significado semántico de oportunidades.
Oportunidades significa que mañana, un joven pueda sacar al mercado una aplicación para móviles que haga temblar los cimientos de cualquier banco mundial. Oportunidades significa que mañana, una persona sin recursos pero con una gran idea, pueda conseguir financiación a través de la “Economía Colaborativa” y revolucionar un sector y hasta un mercado.
La Economía Colaborativa es otro concepto que ha surgido gracias a esta situación de crisis y oportunidades en una evolución natural del pensamiento empresarial y tecnológico.
Seguro que todos hemos oído hablar de la Economía Colaborativa o Compartida dado que el concepto es bastante simple y por el protagonismo que está teniendo. Ahora, los consumidores son capaces de obtener lo que necesitan el uno del otro en vez de dirigirse a las grandes organizaciones. Esto incluye desde un espacio dónde pasar unas vacaciones hasta vestidos de novia, incluye servicios tales como trabajos de diseño web o compartir nuestro coche con otras personas en nuestros desplazamientos.
Es cierto, que los términos “Compartir” o “Economía Colaborativa” están siendo usados en exceso para abarcar prácticamente todas y cada de las cosas que estás pensando ahora mismo y que causa confusión. Por ejemplo, muchas de las cosas que hoy caen bajo la denominación de Economía de Intercambio son lo que solíamos llamar simplemente “alquileres”. Ahora parece que cualquier negocio en el que se da un intercambio, de alguna manera se le asigna la etiqueta de ser parte de la “Economía Compartida”.

Lo mejor es que la primera enciclopedia sobre “Conocimiento Compartido” nos aclare las ideas sobre lo que es la “Economía Colaborativa”: “El Consumo colaborativo o Economía colaborativa es un sistema económico en el que se comparten y se intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales. Se refiere a la manera tradicional de compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar, redefinida a través de las tecnologías de la información, la comunicación y las nuevas maneras de medir la reputación de las personas.
El movimiento del consumo colaborativo supone un cambio cultural y económico en los hábitos de consumo marcado por la migración de un escenario de consumismo individualizado hacia nuevos modelos potenciados por los medios sociales y las plataformas de tipo peer-to-peer (red-entre-pares o red-entre-iguales)”.

En mi opinión, este fenómeno se ha podido dar gracias a varios factores o acontecimientos:

  • El consumo colaborativo, la circulación fluida de los productos y servicios entre los individuos a través del intercambio, el comercio, alquiler, préstamo o de dar y fomentando el acceso sobre la propiedad.
  • El auge y establecimiento del Crowdfunding o banca de persona a persona, permitiendo la circulación de capitales entre los individuos para financiar proyectos creativos, sociales y empresariales.
  • El Conocimiento Abierto, permitiendo a cualquier persona utilizar libremente, reutilizar y redistribuir el conocimiento, tales como contenido, datos, código o diseños como el software libre, los bienes comunes creativos, ciencia abierta y la educación abierta.
  • Consecuencia de la anterior, la Democratización del proceso de diseño, producción y distribución de bienes físicos mediante la combinación de conocimiento abierto con infraestructuras distribuidas y alimentados por el movimiento creador y la cultura del Do-It-Yourself (Hazlo tu mismo).
  • El Gobierno Abierto y horizontal, transformando las organizaciones, los servicios públicos y la acción cívica.

Todos estos elementos son el origen y el impulso de la considerada Economía Colaborativa.

Vía| Artgerust

Más información| El libro verde del emprendedor colaborativo

Imagen| ArtGerust

En QAH| La idea del emprender (I): El emprendedor

 

RELACIONADOS