Cultura y Sociedad 


El efecto Nocebo

¿Puede el ordenador o las ondas de los teléfonos móviles provocarnos dolor de cabeza? El efecto nocebo nos afecta más de lo que pensamos, sin embargo, depende de nuestra sugestionabilidad y de la manera en la que interpretamos dicha información. Hablamos de  la cara menos amable del ya conocido efecto placebo, pero ¿la conocemos lo suficiente?

El efecto placebo es conocido, demostrado y replicado en muchos experimentos. Es el efecto positivo que tiene la sugestión en algunas enfermedades, ya que la mejora experimentada no se debe a ningún fármaco o tratamiento por sí mismos. Se trata de un fenómeno psicológico, o más bien psicofisiológico, en el que los síntomas de un paciente mejoran tras la administración de una sustancia placebo, es decir, una sustancia que per se no produce efectos ni positivos ni negativos en dicha enfermedad, siempre que el paciente crea firmemente que dicho placebo sí mejorará sus síntomas e incluso que le curará de la enfermedad que padece. La neuropsicología explica este hecho debido a la electroestimulación del núcleo Accumbens que se produce al percibir expectativas de mejora con un tratamiento con placebo.

Pues bien, el efecto nocebo sería lo contrario, ya que provoca el empeoramiento de los síntomas de las enfermedades por las expectativas de alergia

consecuencias negativas que tiene el paciente. Este efecto no se ve tan claro como el anterior, ya que a un paciente no se le administra un placebo para que empeore, ya que no tiene mucho sentido, sin embargo, sólo debemos enfocarlo desde otro punto de vista, más psicológico y no tan relacionado con los medicamentos para comprender mejor de qué se trata.

El psicólogo alemán Michael Witthöft ha publicado recientemente un estudio en la revista Psychosomatic Research, en el cual publica sus conclusiones sobre un estudio dedicado a este fenómeno, centrándose en los numerosos y recientes casos de hipersensibilidad a las ondas electromagnéticas. El psicólogo concluye que si un sujeto espera consecuencias negativas o dañinas de radiaciones de aparatos electrónicos, tales como las que desprende el wi-fi o los teléfonos móviles, dicho sujeto estará más pendiente de las reacciones de su cuerpo que atribuirá a dichas radiaciones.

Explicado de otra manera y en otro contexto, viene a decir que si un sujeto espera resultados negativos de un evento, tenderá a percibirlos en mayor medida. Por ejemplo, un sujeto que se está tomando unas pastillas y lee todo el prospecto con las contraindicaciones que en él vienen descritas, será más propenso a percibir dichos efectos negativos de las pastillas, ya que está como a la espera de que estos aparezcan. Cuando por ejemplo, vemos en televisión a un médico hablando sobre los efectos negativos que tiene cierta sustancia, debido a la reputación que tiene el médico como persona fiable sobre la temática de la que habla, puede influir también en ciertas personas negativamente.

Cabe señalar que no todas las personas sufren este efecto por igual, evidentemente la persona debe creer firmemente las informaciones que se dan para hacerlas ciertas en su persona. Además se ha demostrado que un factor importante para que se produzca este efecto son los altos niveles de estrés, ya que las personas con niveles altos de estrés son más propensas a sufrir este efecto nocebo. Cuesta creer que nuestra mente tenga tanto poder en la propia salud, tanto para mejorarla como para empeorarla.

 

Vía| BBC Mundo

Más Información| La Guía Psicología, Wikipedia

Imagen| Efecto Nocebo

Vídeo| Redes

RELACIONADOS