Salud y Deporte 


El efecto estocástico

…ó por qué fumar produce cáncer pero tantos fumadores mueren de otra cosa

¿A cuánta gente le toca la lotería en España a lo largo de un año? Es difícil establecer un número, pero lo que sí está claro es que para que dichas personas puedan disfrutar su suerte se tienen que dar dos factores en un determinado periodo de tiempo: que cada una de ellas haya adquirido al menos un décimo y que el número determinado por los bombos del sorteo coincida con el del citado décimo.

Esto es un efecto estocástico: al exponernos a determinado factor (conseguir un décimo de lotería) adquirimos la probabilidad de disfrutar de un premio y, si nos toca, será el premio en su totalidad, independientemente de que poseyéramos un sólo número o muchos número distintos. Por esto, cuando hablamos de sustancias tóxicas, también se llama efecto probabilístico.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en el año 2015, 222.069 españoles vamos a tener la “suerte” de ser diagnosticados de algún tipo de cáncer. Esto también es un efecto estocástico. Por continuar con el símil, digamos que se podría considerar una “lotería nacional” con ciertas peculiaridades; de entrada, aunque la adjudicación de premios se realiza todos los años, las papeletas se van adquiriendo desde unos 15-20 años antes y los premios se consiguen, no por poseer una determinada papeleta, sino por haber sido capaz de reunir un número concreto de papeletas. Tomando uno de los tumores más significativos por su frecuencia, 28.206 premios van a ser de cáncer de pulmón porque serán 28.206 las personas españolas que desde 15-20 años atrás habrán sido capaces de reunir las papeletas necesarias. Y ¿cómo habrán conseguido esas papeletas? pues:

  • por ser quienes son (factor genético),
  • por vivir en ciudad con tráfico de vehículos importante,
  • por fumar  durante un tiempo,
  • por seguir fumando,
  • por fumador pasivo
  • por coger una infección vírica X
  • por coger una infección vírica Y
  • por exposición profesional al producto Z
  • por consumir alimentos con residuos de plaguicida W
  • por consumir alimentos modificados por agentes físicos,
  • por exposición a radiaciones naturales,
  • por exposición a radiaciones artificiales,

¿Por qué las sustancias que producen cáncer se comportan así?, para comprenderlo tendremos que asomarnos al complejo proceso conocido como Carcinogénesis. En el esquema están sintetizados los procesos que, a la luz del conocimiento actual, se sabe que tienen que darse para que se produzca un cáncer. Como la carcinogénesis no es el objeto de este artículo, no entro a explicar en profundidad el esquema, tarea que por lo demás iba a resultar excesiva, pero nos sirve para destacar dos ideas fundamentales para la comprensión del asunto que nos ocupa:

  1. El cáncer parte de una sóla célula alterada
  2. Para que esa célula sobreviva con su alteración y dicha alteración se exprese con éxito en forma de progresión tumoral maligna, es necesario que coincidan en ella toda una suma de acontecimientos simultáneos o no, a lo largo de un periodo de entre 10 y 20 años.
 
 
 
 
 
 
 

El elemento fundamental en el cáncer es una célula alterada, pero su peculiaridad viene de que esta célula no procede del exterior, es una célula propia y lo que viene del exterior es lo que produce y mantiene la alteración, además de favorecer la expresión de la misma. El problema es que este factor externo no es uno, ni dos, son muchos y además se tienen que estar dando de una u otra manera a lo largo de mucho tiempo.

Expuesto  lo anterior, es fácil comprender que cuando hablamos de una sustancia con toxicidad de tipo cancerígeno, por ejemplo el tabaco, no estamos hablando de que produzca cáncer indefectiblemente, por mucho que el lenguaje coloquial lo haya consagrado así, sino de que aumenta la probabilidad de que se produzca.

Volviendo a la exposición gráfica del principio y haciendo uso esta vez como ejemplo del factor nombrado en el título: fumar va a suponer la adquisición de un abultado número de papeletas para el cáncer de pulmón, el resultado de multiplicar por 20 el número de papeletas que haya comprado cualquier persona que no fume (si un español medio no fumador tiene 10 papeletas, el español medio fumador tendrá 200). Estas papeletas pasarán a engrosar nuestro stock en espera de que, con el paso de los años, lleguemos al número suficiente para conseguir un premio. Y, lamentablemente, esto es tan verdad como que el cáncer de pulmón era una enfermedad rara antes de la generalización de éste hábito y que 25.385 de los agraciados con el cáncer de pulmón en España en 2015 serán fumadores.

Vía| Bal de Kier Joffé E. Biología tumoral, claves celulares y moleculares del cáncer. Eudeba, 2009;  Domínguez Boada L. Principios generales de carcinogénesis: carcinogénesis química y hormonal. Biocancer, 1, 2004; IARC monographs-100E: Tobacco smoking; El cáncer en España.com. SEOM ; Samet JM. Los riesgos del tabaquismo activo y pasivo. Salud pública de México, vol 44, supp 1, 2002.

RELACIONADOS