Cine y Series, Cultura y Sociedad 


El dúo Zemeckis-Silvestri

 

Un 26 de Marzo pero de 1950, nace en Nueva York, ciudad engendradora de artistas por excelencia,  Alan Anthony Silvestri, descendiente de italianos que habían emigrado a los Estados Unidos a principios del siglo XX.  Desde temprana edad Alan mostraba interés por la música, perteneció una pequeña orquesta tocando instrumentos de viento y guitarra, y en 1965 realizo estudios de Jazz en Berklee. Sin embargo,el prestigio de la conocida escuela de música no lo mantuvo allí retenido, a los dos años de haber iniciado se retiró para comenzar una gira como guitarrista y arreglista en la banda de blues Cochran and the C.C. Riders. Como se puede notar, el talento era nato y el joven Silvestri no tardo en demostrarlo. En los años siguientes Alan se vio fácilmente involucrado en proyectos de mayor envergadura y el cine no tardo en tocar su puerta, y sin ningún tipo de conocimiento en composición el Silvestri veinteañero ya había hecho trabajos musicales para varias películas de bajo presupuesto y para la televisión.

Alan Silvestri

Alan Silvestri

No fue hasta 1983 que Silvestri dio con el hecho que pronto lo haría formar parte de uno de los dúos más relevantes del 7mo arte, Robert Zemeckis buscaba alguien que musicalizara su cuarta película “Romancing the Stone”, y Alan sin perder el tiempo lo convenció con su habilidad, siendo esa la chispa que iniciaría una unión de mentes como pocas se han visto

Alan Silvestri y Robert Zemeckis

Alan Silvestri y Robert Zemeckis

Alan con sus profundas y conmovedoras composiciones y Robert con su destreza para plasmar sentimientos hacen una colaboración que ha dado luz a piezas del cine que no serán olvidadas jamás:  Back to The Future, Forrest Gump, Cast Away, ¿Who Framed Roger Rabbit?Contact o What Lies Beneath, entre otras.

Principalmente me gustaría destacar a dos de ellas,  la primera: “Forrest Gump”, en donde Silvestri concibió una de sus obras más elaboradas, siendo esta no solo un acompañamiento musical, si no, flujo de magia percibido por los oídos, haciendo así una fábrica de emociones que nace con la fusión de música e historias sublimes, que hizo imperecedera la historia de este joven de Greenbow, Alabama y su eterno amor: Jenny.

La segunda colaboración que quiero resaltar, y no por eso más o menos importante, es “Cast Away”, un trabajo legendario para ambos artistas. Es increíble como la soledad y el desespero que vimos en el semblante de ese náufrago fueron expresadas tan acertadamente con notas en un pentagrama, y es increíble también, la forma en que se adoptaron como propios sentimientos de anhelo y desesperanza, a través de la mezcla de esas imágenes y sonidos. Qué difícil es que los ojos no se hagan agua, por más tonto que parezca, el ver a este hombre derrumbarse en su soledad cuando su amigo imaginario, siendo este una pelota de Voleibol, se aleja flotando en el mar, a la deriva y sin retorno.

Es esto precisamente lo que hace a una película quedarse en el corazón de las personas, mezcla de sonidos e imágenes que, con la combinación correcta logran cosas fantásticas, y que mejor ejemplo de algo fantástico, que la relación de poco menos de 30 años entre Alan Silvestri y Robert Zemeckis, que ha dejado un legado cinematográfico gigantesco como regalo al mundo: la magia de la música y la imagen, fusionadas en un maravilloso destello de arte.

 

Vía| Alan Silvestri

Imágenes|Alan Silvestri , Alan y Robert 

Videos|BSO Forrest Gump,BSO Naufrago 

En QAH| Las Bandas Sonoras ¿También Protagonistas de las Películas?

 

 

RELACIONADOS