Cine y Series 


El discreto encanto del cine español

El año 2014 fue excepcional para el cine español. Según datos de la compañía internacional de medición de medios y de investigación de mercado Rentrack la crisis del sector en la última década ha supuesto una disminución de espectadores de cerca del 32% y una reducción de la recaudación de 18% habiendo subido el precio medio de las entradas un 20%. Sin embargo el año pasado el número de espectadores ha subido un 11% (hasta 87 millones de espectadores) y la recaudación un 3% (hasta 522 millones de euros). En gran parte este punto de inflexión se debe al éxito de público del cine español. Entre las diez películas más vistas en 2014 se encuentran tres españolas: Ocho apellidos vascos con una recaudación de 55 millones y 9,3 millones de espectadores, seguida en el segundo puesto a muy larga distancia por El Niño con 16 millones de recaudación y 2,7 millones de espectadores. En el octavo lugar se encuentra Torrente 5: Operación Eurovegas, con 10,8 millones de recaudación y 1,8 millones de espectadores. La primera producción americana en este ranking es El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos con 16 millones de recaudación y 2,2 de espectadores, aunque los datos no recogen los resultados de su explotación durante el año 2015.

La comedia de Emilio Martínez Lázaro se suma a una corta lista de títulos que han conseguido competir con el cine americano y los blockbusters que nos invaden todos los años. Recordamos como éxitos recientes de esta lista: Lo imposible (2012), El orfanato (2007), La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003) y Los otros (2001), que se encuentran entre las cinco películas más taquilleras del cine español.

Alejandro Amenábar en 2001 con Los otros fue el primer director español que consiguió romper con el record de espectadores (6,4 Millones) que detentaban hasta la fecha producciones españolas históricas como La muerte tenía un precio (1966) con 5,5 Millones o No desearas al vecino del quinto (1970) con 4,4 millones.

Especial consideración tiene la saga de Torrente. El personaje de Santiago Segura provoca tantas reacciones de rechazo como de entusiasmo. Las cifras sin embargo son elocuentes. Las cinco películas han generado cerca de 80 Millones de euros y han convocado en los cines a más de 16 millones de espectadores. Aunque la saga ha ido decayendo en las sucesivas entregas es un caso atípico en nuestro cine con un record en el año 2001 con Torrente 2: Misión Marbella cuyas cifras no se han visto superadas hasta la fecha (21,9 millones de recaudación y 5,3 de espectadores).

El meritorio éxito del cine español en 2014 no deja de ser un espejismo dentro del panorama nacional. No falta calidad, ni talento, en nuestros profesionales. Es significativo que dos de las distribuidoras y productoras más emblemáticas de nuestro cine Filmax y Alta Films se encuentran al borde de la quiebra. La escasez de ayudas directas e indirectas, la falta de incentivos fiscales y el mínimo apoyo institucional son parte de las carencias de nuestra industria.

Loreak

Loreak

La película más premiada en los Goya, La isla mínima aunque estrenada a finales de 2014, ha tenido hasta febrero de 2015 una recaudación de cerca de 7 Millones de euros. Cincuenta sombras de Grey en una semana ha recaudado 7,3 Millones. Las grandes distribuidoras americanas imponen paquetes de películas a los exhibidores con el atractivo de sus superproducciones penalizando el mantenimiento de las películas españolas. Algunas de las películas más interesantes nominadas o/ y premiadas en los Goya como Magical Girl, 10.000 Km y Loreak han pasado sin pena ni gloria por los circuitos de exhibición y prácticamente son desconocidas por el gran público.

Por fortuna cada vez son más normales las coproducciones internacionales y las participaciones de directores españoles en blockbusters globales como Jaume Collet-Serra, Rodrigo Cortés o los ya consagrados Alejandro Amenábar que prepara su próximo estreno con su producción internacional Regresión o Juan Antonio Bayona que rueda este año la superproducción Un monstruo viene a verme con Sigourney Weaver.

Por último la contribución de las cadenas de televisión privadas españolas y de RTVE abren nuevos horizontes a la producción de películas con mayores presupuestos. La apuesta de estas cadenas por las series de televisión también favorece la eclosión de una nueva generación de nuevos actores y puede abrir un nuevo modelo para la industria española.

Vía| Anuario 2015 Fotogramas

Imagen| La isla mágica, Loreak

Video| Regresion de Alejandro Amenábar

RELACIONADOS