Coaching Profesional 


El Derecho de Auditoría de la Deuda

Deuda

Los motivos por los cuales hay que auditar la deuda pública son claros: rendición de cuentas y transparencia, algo que por desgracia no ha ocurrido en nuestras democracias desarrolladas. Pero son muy pocos los que nos preguntamos sobre el Derecho de Auditoría y, a los que se lo preguntan y a los que no, les dedico esta breve reflexión.

De hecho, se trata de contesta a tres preguntas básicas: “¿Cuánto se debe?”, “A quién se debe?” y “¿Por qué se debe?” e incluso a veces: “¿Se debe realmente?”.

Es un derecho soberano y un deber de los poderes públicos.

Asimismo, los ciudadanos a través del derecho de petición pueden instar al gobierno a proceder a una auditoría para garantizar sus derechos civiles y políticos. Los movimientos ciudadanos, como víctimas directas del endeudamiento, tienen el derecho de cuestionar la validez de los supuestos créditos reconocidos, las reparaciones que correspondan en el caso de comprobarse los daños y los perjuicios provocados por actos gubernamentales.

El derecho a participar en los asuntos públicos de estado conlleva a exigir y realizar una auditoría, por tanto se convierte en un derecho fundamental.

El derecho a la información: un derecho humano. Efectivamente, el derecho a la información trae consigo un reto que las democracias globales deben afrontar: la transparencia en la gestión de los asuntos públicos y la obligación de rendición de cuentas y fomentar la verdadera participación de la sociedad civil.

El objetivo de este derecho es que los ciudadano tengan acceso a los documentos o a las informaciones que se encuentran en manos del poder público. El ejercicio de este derecho es indisociable de la democracia. la democracia está ligada al control democrático basado principalmente en dos aspectos:

1.-El derecho a saber lo que el gobierno decide en el plano económico y financiero.

2.-El derecho a participar activamente en este proceso, cada vez que los bienes del Estado, los recursos públicos, los recursos naturales, el bienestar de la población (presupuesto para la salud, la educación, etc.) son hipotecados a causa de las deudas privadas soberanizadas.

Podemos resumir que el derecho a la auditoría constituye el instrumento más adecuado para garantizar la transparencia y la regularidad de los actos de gobierno y mejorar la democracia y la rendición de cuentas. Por tanto, y por ello, la ciudadanía debe concienciarse de estos derechos y exigirlos a sus gobernantes, es lo único que hará que avancemos en el desarrollo no solo democrático, sino humano.

 

Vía| La Deuda o la Vida de Eric Toussant

Imagen| Forges

RELACIONADOS