Jurídico 


El derecho de asilo eclesiástico

La institución del Derecho de Asilo ha mantenido un carácter religioso a lo largo de la historia, basado en su arraigo al derecho canónico, cuyo fin era evitar las condenas externas de la jurisdicción civil frente a la jurisdicción eclesiástica.

El asilo proviene fundamentalmente de las prácticas de las civilizaciones más antiguas. Remontándonos a la época helena, este derecho se ejercía en los templos y monumentos de los dioses y su inviolabilidad era debía a la divinidad del lugar. Etimológicamente y derivación misma de la palabra latinaAsylum”, encontramos su origen en el término griego “Sylao”, que significa arrebatar, añadiendo el prefijo de negación “Asylao” vendría a significar no arrebatar, no tomar.

Gran cantidad de legislación romana fue recopilada por los canonistas medievales para consolidar el cuerpo jurídico de este derecho; y finalmente en numerosas constituciones pontificias encontramos su regulación.

Su fundamento lo encontramos en la inmunidad de jurisdicción para con los criminales en los lugares sacros. Se reservaba, de este modo, la Iglesia, el privilegio de imponer la condena al criminal que considerase oportuna, más correctamente diremos que la condena civil se transformaba en penitencia religiosa. Frente a posibles injusticias el presunto delincuente podía refugiarse en un lugar seguro ante la condena inflexible del brazo de hierro de la jurisdicción civil. El asilado no podía ser extraído de un lugar sagrado sin la autorización del juez eclesiástico competente.

En la Edad Media, podían constituirse como lugares sagrados susceptibles del derecho de asilo, las iglesias, monasterios, conventos, parroquias, catedrales, incluso los cementerios.

Por seguridad, y ante el abuso por parte de los delincuentes de este privilegio, que ya bajo el amparo de este derecho de refugio, se mofaban de las autoridades civiles, al no poder estas violar la institución eclesiástica y el lugar sacro, fueron reduciéndose los lugares de asilo, y se excluyeron iglesias rurales, caídas, campanarios distantes de ellas, etc.

Así pues, la iglesia poseía demasiada independencia jurisdiccional frente al brazo secular y esto llevó a que los monarcas hicieran la petición al Papado de que se limitara este derecho para poder ejecutar correctamente la justicia civil, ante la negativa papal algunos monarcas decidieron independientemente recortar e incluso en algunos casos abolir el derecho, como respuesta, se emitieron numerosas bulas papales para reafirmar la autoridad eclesiástica y la libertad de jurisdicción que poseían (Cum alias, de Gregorio XIV; Ex quo, de Benito III; In supremo, de Clemente XII).

Sin embargo, este derecho no era de gran ayuda y dificultaba enormemente el correcto desempeño de la justicia y jurisdicción, por lo que poco a poco fue entrando en declive y ha venido a transformarse en una institución mucho más amoldada a las necesidades sociales, y que de gran relevancia goza en su estudio del Derecho Internacional Público, nos referimos al derecho de asilo diplomático del que ya se ha hablado anteriormente en esta página.

 

Vía| Código Canónico

Más Información| Evolución de la Institución de asilo en el derecho Medieval, En torno al asilo

Imagen| 1st Art Gallery, PlanetaSapiens, Seattle Catholic

En QAH| ¿Qué es el asilo diplomático? El caso Assange

RELACIONADOS