Jurídico 


El derecho británico (II): barristers y solicitors

Continuando con el estudio realizado en El derecho británico (I): Estatutos del Parlamento, cabe ahora conocer la figura del representante judicial en este sistema. Aquí, encontramos dos tipos distintos de profesionales: barristers y solicitors. Tradicionalmente, cada uno de ellos se encarga de momentos distintos dentro de un mismo proceso. Los barristers son también llamados counsels, mientras que el término lawyer (abogado) es aplicado a ambos.

La teoría dice que la mayor diferencia entre ellos reside en que el solicitor trata directamente con el cliente, mientras que el barrister suele ser llamado por el primero para asistirle en algún área en concreto o para representar al cliente en juicio.

La profesión de barrister está regulada por la Bar Standars Board, una división de la General Council of the Bar. Dicho barrister debe ser miembro de una de las Inns of Court, las cuales llevan a cabo la preparación de estos profesionales. Tras un año de aprendizaje, los estudiantes consiguen el Bar Professional Training Course (BPTC) y pueden acceder a la profesión de barrister. Sin embargo, antes de poder ejercer como tal, deberán pasar un nuevo periodo de doce meses de ejercicio práctico. Los primeros seis meses, acompañando a barristers preparadores, tras lo cual comienzan a llevar algunos casos ante los tribunales por sí mismos. Tras ello, deben afiliarse a alguna Chamber, el equivalente al Colegio Profesional español.

A pesar de todo lo anterior, y aunque ambas figuras siguen existiendo de forma separada, las diferencias entre ellas se han visto notablemente reducidas en la práctica. Fue a partir de los años 90 cuando las distinciones fueron desapareciendo. Desde entonces, muchos clientes acuden directamente al barrister sin pasar por el solicitor de forma previa, mientras que este último puede comparecer ante los tribunales como único representante procesal, tras superar cierta preparación específica para ello. Los solicitors que abarcan esta nueva faceta son conocidos como solicitor advocates.

Advokat,_Engelsk_advokatdräkt,_Nordisk_familjebok[1]Por ello, aunque es común pensar que los barristers se encargan de la mayor parte del trabajo procesal, lo cierto es que casi la totalidad de los procedimientos penales son representados por solicitor advocates.

En el momento del juicio, ambas figuras son visiblemente diferenciables, ya que el barrister suele llevar una peluca blanca de pelo de caballo y un traje negro con collar y bandas blancas. Desde 2008 los solicitor advocates también llevan peluca blanca y traje negro con collar y bandas blancas, pero todos de diferente estilo. Curiosa resulta la tradición por la que los barristers, como signo de respeto mutuo, se llaman entre sí “my learned friend” y se refieren al solicitor contrario como “my friend”.

Viendo la tradicional separación entre barrister y solicitor, nos recuerda a la regente en nuestro sistema entre abogado y procurador. Si bien, mientras la diferencia entre estos dos últimos sigue manteniéndose en gran medida, los primeros se acercan cada vez más. Cabe preguntarse, pues, si será el futuro de nuestros procuradores el de atender directamente a los clientes y el de nuestros abogados actuar ante los tribunales sin la asistencia del procurador, y viceversa.

Via| Law for Journalists, Frances Quinn, Ed. Pearson Education.

En QAH| El derecho británico (I): Estatutos del Parlamento, Abogado y procurador.

Imágenes| Law, Barrister

RELACIONADOS