Jurídico 


El Derecho al Trabajo

El derecho al trabajo que reconoce el artículo 35.1 de la Constitución Española de 1978 se concreta, en su vertiente individual, en el “derecho a la continuidad o estabilidad en el empleo”, es decir, en el derecho a no ser despedido sin justa causa, lo que no significa que no hayan de tenerse en cuenta, a la hora de determinar su alcance, los derechos constitucionales de la libertad de empresa y de la defensa de la productividad (art. 38 CE).

En cualquier caso, debe atenderse a la necesaria concordancia entre los artículos 35.1 y 38 CE y, sobre todo, el principio de Estado social y democrático de Derecho. Esta circunstancia invita a acogese a interpretaciones no extensivas en la aplicación del derecho empresarial a la amortización de puestos de trabajo por causas objetivas, en tanto que más favorables a la deseable continuidad en el empleo.

Por otra parte debemos tener en cuenta lo dispuesto en el Convenio nº 158 de 1982 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la terminación de la relación laboral, así como en la Recomendación nº 166, también sobre esta misma materia. El artículo 4 del Convenio dispone que “No se pondrá término a la relación de trabajo de un trabajador a menos que exista para ello una causa justificada relacionada con su capacidad o su conducta o basada en las necesidades de funcionamiento de la empresa, establecimiento o servicio”.

En su vertiente colectiva, el derecho al trabajo se traduce en un mandato del que son tributarios los poderes públicos cuando la Constitución les atribuye la realización de  “una política orientada al pleno empleo” (art. 40.1 CE).

En conclusión: mientras que la vertiente individual del derecho al trabajo trata de amparar a los trabajadores ocupados, garantizándoles una posición de continuidad y estabilidad en su empleo, la colectiva hace referencia a los trabajadores desocupados, haciendo recaer en los poderes públicos la responsabilidad  de proporcionarles una ocupación efectiva mediante las políticas a las que se refiere el artículo 40.1 CE.

Vía| Constitución Española

Imagen| puesto de trabajo.

RELACIONADOS