Derecho Penal, Jurídico 


El delito de estafa procesal en el procedimiento de ejecución (I)

I. El delito de estafa procesal.

El artículo 250 del Código Penal, modificado por LO 5/2010, de 22 de junio, en su anterior redacción (cualificación segunda) hacía ya referencia claramente a la estafa procesal, incluyendo en nuestro Ordenamiento jurídico la figura de simulación de pleito. La nueva redacción del meritado artículo (circunstancia séptima) -siendo más extensa su redacción resulta empero más clara y explícita- establece que cometen este delito de fraude en un proceso judicial los que “…, en un proceso judicial de cualquier clase, manipularen las pruebas en que pretendieran fundar sus alegaciones o emplearen otro fraude procesal análogo, provocando error en el Juez o Tribunal y llevándole a dictar una resolución que perjudique los intereses económicos de la otra parte o de un tercero.”

Para nuestro Alto Tribunal el llamado fraude procesal es aquel engaño que se sirve del proceso como medio vehicular o que dentro de él trata de obtener un lucro con daño ajeno, a través de la resolución injusta que por error dicta el Juez, siendo necesario que las maniobras fraudulentas preparatorias del proceso y las que se realicen en su ámbito, posean un grado de verosimilitud suficiente para producir el error razonable del Juez (SSTS 3-3-1992; 457/2002, de 14-3; 1015/2009, de 28-10). La doctrina es unánime al afirmar el engaño en el juzgador como presupuesto esencial del delito. En este sentido, el insigne penalista MUÑOZ CONDE destaca que se utiliza en definitiva al Juez como instrumento de comisión del delito de estafa, en verdadera autoría mediata. Para el autor CERES MONTÉS la estafa procesal tiene lugar cuando en un proceso éste se utiliza como medio vehicular de engañar al juez, y éste, a consecuencia del error padecido por la conducta engañosa, dicta una resolución injusta, que perjudica a la otra parte o a un tercero y, por contra, ello proporciona un lucro a la otra parte.

De manera que la modalidad agravada de estafa conocida como estafa procesal tipificada en el art. 250.1.7º del Código Penal, se justifica en cuanto que con tales conductas se perjudica, no solo el patrimonio privado ajeno, sino también el buen funcionamiento de la Administración de Justicia, al utilizar como mecanismo de la estafa el engaño al Juez, que debe tener entidad suficiente para superar la profesionalidad del juzgador y las garantías del procedimiento.

Una vez que hemos fijado el concepto del delito de estafa procesal según la regulación vigente, en las dos entregas siguientes, estudiaremos esta infracción penal en el seno del procedimiento de ejecución.

 

Vía| Francisco Muñoz Conde, Derecho Penal Parte Especial, Decimosexta edición, Editorial tirant lo blanch, Valencia, 2007, Código Penal, 14ª Edición, Concordancias, comentarios y jurisprudencia, Editorial Colex, Madrid, 2014.

Imágen| Estafa

RELACIONADOS