Jurídico 


El Copago Sanitario (I)

Últimamente no paramos de oír hablar de copago, ya sea sanitario o, como ocurrió en estos últimos días, de justicia. El copago es un sistema ya implantado en muchos países, incluso en el nuestro, por ejemplo a la hora de ir a comprar las medicinas que nos receta el médico a la farmacia, puesto que el Gobierno nos abona la mayor parte, pero nosotros hemos de pagar otra parte.

Luego, ¿cómo podríamos definir el copago sanitario?. Si nos guiamos por la RAE, la expresión copago no existe, pero nosotros la definiremos como el pago compartido por recibir un servicio, ya que aunque paguemos, no llegamos a pagar el importe total del servicio que se presta. Pero este copago podría ser contrario a la declaración de Constitución de la OMS que dice: “El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”. El acceso a la sanidad pública dependería, pues, de la capacidad económica del individuo.

En cambio, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU declaró que el Derecho a la salud debía atender a cuatro objetivos básicos: Disponibilidad, Accesibilidad, Aceptabilidad y Calidad. Atendiendo al segundo de ellos indica que debería ser accesible económicamente, pero no gratuito, sino que debería ser asequible para todos los miembros de la sociedad.

A partir de este punto, ¿Cómo podríamos introducir este copago en el sistema sanitario? El sistema sanitario español actual se financia principalmente de la aportación directa de capital público (72%), de seguros privados (5,5%) y de aportaciones de los usuarios (22,4%); lo curioso de este último porcentaje es que el 95% del mismo proviene de tributos ordinarios, es decir, de impuestos.

Por tanto, que se crease un sistema de copago sanitario, conseguiría reducir la parte que corresponde al Estado, de forma que la asuman los usuarios. Se han oído muchos sistemas, desde el abono de 1€ hasta pagar por las radiografías. Pero los diversos métodos de copago ya los definiremos en la continuación de este artículo. Analicemos pues, las posibles causas por las que ahora se piensa en el copago sanitario. Aquí os exponemos otros datos interesantes fundamentados en un estudio de CCOO:

Los españoles somos los europeos que más visitamos al médico, realizamos un total de 8 visitas a nuestro doctor al cabo del año, mientras que la media de la Europa de los 15 es de 5. Pero este dato es totalmente opuesto al tiempo de estancias, ya que la media esta en 15 estancias, mientras que en España apenas llega a 10.

La OMS advirtió a España que el 30% de sus gasto sanitario se debía a la compra de nuevas tecnologías, que no tenían mucho sentido y que en algunos casos podían poner en riesgo al paciente de forma innecesaria. España esta a la cabeza de Europa en tecnología por habitante.

Y el último dato que salta a la vista según este estudio, es el elevado uso de ciertos medicamentos, que a priori no parecen tener efectos para el fin que son recetados, como es el caso de los antibióticos, donde España sólo es superada por China o Francia.

Estos puntos, de ser resueltos, harían del servicio sanitario un servicio mas eficiente y posiblemente, hasta viable, pero ya que se plantea seriamente la introducción del copago, no queda más que analizar cuáles pueden ser los sistemas que implantarán en el SNS. Analizaremos los diversos sistemas de copago existentes en Europa y su influencia sobre el Servicio Sanitario Español.

Vía| Copago Sanitario: ¿Eficacia, Eficiencia o Negocio?

Mas Información| El Derecho a la salud

Imagen| El copago Sanitario

RELACIONADOS