Derecho Mercantil, Jurídico 


El contrato de cobertura de swaps (I)

El tejido empresarial español se nutre fundamentalmente de entidades pequeñas y medianas, muchas de ellas de carácter familiar. Como es habitual en cualquier tipo de empresa de estas características, para el normal funcionamiento de la actividad, ha sido y es necesario acudir a la financiación ajena. Así, además de la apertura de las habituales cuentas corrientes, se procede al otorgamiento, por ejemplo, de pólizas de negociación de cheques, pagarés, documentos mercantiles y otras operaciones bancarias.

El contrato de cobertura de swaps (I)

Las relaciones entabladas entre esas empresas y las entidades financieras suelen desarrollarse un marco de confianza, habida cuenta de que aquéllas carecen del personal técnico especializado . En este escenario, estas últimas han estado ofreciendo una modalidad contractual presentándolo en frecuentes ocasiones como un contrato de cobertura ante posibles fluctuaciones del tipo interés de otras operaciones otorgadas, entendiendo por las empresas que en ningún momento ello conllevaría coste adicional alguno. A pesar de la complejidad de la operación, la confianza depositada durante tantos años en las entidades financieras han servido de base para la suscripción de un denominado contrato marco de operaciones financieras, acompañado de su concreción en la denominada, a su vez, confirmación de permuta financiera de tipo de interés (swap flotante bonificado), especialidad de que tratan estas líneas. Swap significa en inglés cambio, canje o cambalache, siendo significativa la definición que de tal contrato contiene el modelo de contrato marco de operaciones financieras que oferta en su página web la Asociación Españolade Banca Privada:
Aquella operación [léase contrato] por la que las partes acuerdan intercambiarse ente sí pagos de cantidades resultantes de aplicar un tipo fijo y un tipo variable sobre un importe nominal y durante un periodo de duración acordada.

En muchos casos, se entendió que dicho contrato marco y su confirmación no era un contrato autónomo, sino que siempre estaba unido a las operaciones ordinarias de financiación de la empresa y con el único objetivo de amortiguar la subida de los tipos de interés, ya que prácticamente todas las operaciones financieras se firmaban con tipo interés variable.

La aplicación de las operaciones financieras contenidas en el contrato de confirmación están pensadas para un escenario en que no exista oscilación importante del tipo interés de referencia, que en este caso es el euribor, de manera que cuando este parámetro baja en exceso, los resultados son extremadamente perjudiciales para el cliente.

Tales contratos empezaron a generalizarse entre particulares y pymes en el año 2007, en el que se empezó a intuir la crisis económica, existiendo un escenario en el que los tipos de interés estaban próximos a alcanzar niveles altos previos a la caída a partir del otoño 2008. La realidad es que las entidades financieras comercializaban estos productos como una especie de seguros frente a las subidas de tipos de interés, ofreciendo a los particulares y empresas que tenían su endeudamiento referenciado a tipos de interés variables. Pero el euríbor empezó a bajar a niveles cercanos al cero, en cuyo caso, las liquidaciones a favor de las entidades financieras suponían un coste financiero imposible de asumir.

A partir del ejercicio 2009, dado que la aplicación estricta de estos contratos ponían en peligro la misma continuación de las empresas, se ha producido una ingente cantidad de sentencias dictadas en procedimientos de nulidad de dichos contratos y, ciertamente, con resultado desigual para cada grupo de litigantes: en el momento de redactar este escrito y siguiendo los datos de la Asociación de Usuarios Afectados por Permutas y Derivados Financieros se han dictado 54 sentencias a favor de las entidades financieras y326 a favor de los clientes bancarios.

En la Parte II de esta entrega pondremos un ejemplo del funcionamiento de estos contratos.

En QAH| El contrato de cobertura de swaps (II), ¿Qué es el euribor?

Imagen| 20minutos, inversionario

RELACIONADOS