Historia 


El contragolpe del 98 (I)

Dibujo satírico publicado en 1896 en el diario catalán La Campana de Gràcia, criticando la actitud de EE. UU. hacia Cuba.

Como vimos el mes pasado en el marco del Especial Crisis Económicas de la Historia, España perdió sus últimas posesiones ultramarinas en el llamado Desastre del 98 por una serie de circunstancias y decisiones que hoy en día pueden parecer más o menos acertadas, y que sumió a la nación española en una época de pesimismo e introspección cuyas consecuencias perduran hasta hoy en día.

Sin duda lo que más pesó en este amargo episodio fue la actitud abiertamente beligerante del gobierno de Estados Unidos, decidido a apoderarse de los restos del imperio hispano a toda costa y así ampliar su área de influencia.

Sin embargo, aunque pueda parecer que la Armada Española no se encontraba en su mejor momento para defender los intereses patrios, nada más lejos de la realidad. España, aunque con evidentes signos de decrepitud, seguía contando con una de la marinas de guerra más potentes del orbe, y en su conjunto más potente que su contra parte estadounidense. Tan sólo los cruceros Carlos V  y el acorazado Pelayo, uno de los mejores de su tiempo, superaban en potencia de fuego y tonelaje a toda la escuadra  del comodoro George Dewey.

Cómo vemos, las unidades comprometidas en Cuba y Filipinas eran una parte de la potente flota española, y el Estado Mayor no se iba a quedar de brazos cruzados ante una situación ciertamente alarmante.

El Acorazado Pelayo en la exposición de Génova de 1892

En los despachos del Ministerio de Marina se fraguó el denominado “contragolpe español”. El plan, aunque no exento de riesgos, y necesitado de una logística elaborada, en esencia era sencillo. Ambos estados mayores, español y estadounidense, sabían que esta guerra se iba a decidir en el mar, y este último, precavido y temeroso de una decadente pero todavía excelente y experimentada marina de guerra española,  para garantizarse la victoria en Cuba y Filipinas, había echado toda la carne en el asador, asignando a esta misión la práctica totalidad de su flota, lo mejor y lo peor: TODO.

En esta tesitura, el plan español en esencia consistía en hostigar la desguarnecida costa este de Estados Unidos y el tráfico marítimo, obligando a los norteamericanos a desviar valiosísimos recursos navales a este nuevo escenario, aliviando a su vez la presión sobre Cuba y Filipinas, permitiendo en todo caso una paridad en el caso de las negociaciones de paz. Una eficaz y clásica estratagema bien conocida por los amantes de la estrategia militar.

Crucero acorazado Carlos V en Puerto Said (Egipto) en 1898

A tal efecto, se efectuaron los preparativos para alistar tres divisiones navales bajo el mando del almirante D. Manuel de la Cámara y Livemoore, y cuya composición sería la siguiente:

  • 1ª División, al mando del propio almirante Cámara, y compuesta por el crucero Carlos V, los cruceros auxiliares Meteoro, Patriota y Rápido, y el aviso Giralda. La misión de esta agrupación, a pesar de la escasez de medios, era la de arrumbar hacia la costa de Halifax para posteriormente atacar la costa de Estados Unidos.
  • 2ª División, bajo el mando del capitán de navío D. José Ferrandiz, compuesta por los acorazados Pelayo y Vitoria, y los destructores Osado, Audaz y Proserpina. Esta potente formación debía navegar rumbo al Caribe, pero se trataba de una maniobra de distracción, con el objetivo de fijar unidades enemigos en su persecución, puesto que debía dirigirse en última instancia en demanda de las costas españolas y brindarles protección junto al crucero protegido Alfonso XIII.
  • 3ª División, al mando del capitán de navío D. José Barrasa, compuesta por los cruceros auxiliares Buenos Aires, Antonio López y Alfonso XII. Su misión consistiría en dirigirse hacia Cabo San Roque, en Brasil, para hostigar el tráfico mercante enemigo.

Continuará…

Vía| La escuadra del almirante Cervera, por Concas y Palau, Victor Maria, 1845-1916, La Guerra Del 98 por Pablo De Azcárate

En colaboración con QAH| Rumbo a la Historia

Imágenes| WikimediaWikimedia, Wikimedia

En QAH| El Desastre del 98Especial Crisis Económicas de la Historia¿Pudieron los estadounidenses invadir las islas Canarias?¿Quiénes fueron los últimos de Filipinas? El sitio de Baler

RELACIONADOS