Uncategorized 


El consumo de recursos en el desarrollo sostenible

 

Lograr el desarrollo sostenible requiere mejorar los procesos de producción como de los cambios en los patrones de consumo, ya que son las causas que generan el deterioro continuo del medio ambiente. Esto debido a que se trata de conseguir un desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin poner en riesgo el acceso de generaciones futuras de solventar las suyas, tal y como lo establece en 1987 por el Informe Brundtland de la Comisión Mundial del Medio Ambiente y Desarrollo (CMMAD).

Los procesos de producción han mejorado en los últimos años. Ahora se puede acceder a tecnologías eficientes y eficaces que permiten reducir el uso de la energía y la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Por ejemplo, podemos generar nuestra propia electricidad a través del uso de energías renovables, utilizando vehículos que consumen menos combustible o son eléctricos o comprando bombillas y electrodomésticos que ahorran electricidad.

Huella mundial

El consumo de recursos en el desarrollo sustentable

No obstante el consumo, a pesar de tener una connotación de “responsable o sustentable” a partir de la Agenda 21 de la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro en 1992, no ha dejado de aumentar y provocar grandes externalidades negativas en el medio ambiente. Tan sólo la Red Global de la Huella Ecológica (GFN, por sus siglas en inglés) calcula que nuestra huella ecológica es equivalente a 1.4 planetas cada año. Esto significa que a la tierra le cuesta un año y cinco meses regenerar lo que usamos en un año.

Las externalidades del consumo siguen siendo generadas por la visión de cómo concebimos el desarrollo, pues todas las naciones avanzan hacia el crecimiento económico reflejado en el poder de consumo. Además, el crecimiento poblacional y la urbanización conllevan al aumento puesto que, las necesidades de los nuevos pobladores deben ser atendidas.

Igualmente, se piensa que el consumo responsable recae en adquirir productos biodegradables, reciclar o no usar tanto el automóvil, entre otros. Sin embargo, se trata de reducir el consumo, para después reutilizar y finalmente reciclar los recursos. Por lo tanto, no solo es consumir productos verdes o amigables con el medio ambiente sino bajar el consumo y reutilizar.

Sino atendemos a este problema no podremos garantizar la disponibilidad de recursos para las generaciones futuras, puesto que solo tendemos a cuidar el ambiente consumiendo productos “verdes” o “ecosustentables” sin reducir la cantidad consumida y sin dejar de sobreexplotar los recursos naturales.

Y tu, ¿qué te propones para ser un consumidor menos irresponsable?

Vía| Red Global de la Huella Ecológica, Agenda 21

Imagen| Huella Mundial, Portada

Más información| Ecodesarrollo, Consumo responsable, Informe BrundtlandConsumo responsable y desarrollo sostenible

En QAH| El impacto de una persona en el medio, Economía ecológica (II): la escala sostenible, Consumismo ‘versus’ consumo responsable

RELACIONADOS