Jurídico 


El Código Napoleónico

«Somos una nación con 300 códigos de leyes, pero sin leyes» Le dijo Napoleón al diplomático Talleyrand.

n1Francia había heredado un derecho de corte medieval, disperso y muy segmentado, del antiguo régimen. Convivían una maraña de leyes, fueros y legislaciones, distintos para cada estamento de la sociedad, distintos en cada región del país, y las más de las veces no recogidos por escrito, sino basados en tradiciones orales y normas consuetudinarias. Y esta fue la situación que se encontró Napoleón cuándo llegó al poder en noviembre de 1799 tras su golpe de Estado.

Si bien pronto advirtió que, si quería crear una nación fuerte y unida, tendría que articular un sistema jurídico sólido y unificado, que más tarde vería la luz bajo el llamado Código Napoleónico. Unas décadas antes, en 1756, había visto la luz el Código de Baviera (Codex Maximilianeus Bavaricus Civilis) con vocación de servir como cuerpo jurídico común de derecho privado. Y tan solo unos años antes, en 1792, se publicó el Código Prusiano, que agrupaba normas de derecho civil, derecho penal y derecho público. Ambos Códigos habían servido para unificar las regulaciones jurídicas de los Estados, idea que debió servir a Napoleón como referencia.Así que el General y futuro Emperador puso a trabajar una comisión de jurisconsultos con la misión de elaborar un Código de Derecho que ordenase el sistema jurídico francés en su totalidad.

Formaron dicha comisión dos magistrados de la Corte de Casación (el órgano judicial de más alto rango), Tronchet y Malleville, el jurista y político Cambacérés, y el también jurista, político y alto funcionario del Estado Portalis. En el plazo de unos meses redactaron un proyecto que posteriormente sería aprobado por las Cortes, tras pasar por la Corte Superior, la Corte de Casación y el Consejo de Estado, y que se publicó oficialmente el 21 de marzo de 1804 como Code Civil des Francais, aunque pasaría a la historia como Código Napoleónico.

n2El Código Civil napoleónico está basado en los ideales revolucionarios, y se inspira en los principios de libertad, igualdad y fraternidad, poniendo al ciudadano y su autonomía y libertad como centro del ordenamiento jurídico. Así, la libre voluntad de las partes y la soberanía del individuo rigen las relaciones jurídicas, basado en las instituciones del derecho romano y en la costumbre. Antes de la promulgación del Código Civil la tradición jurídica en el norte de Francia era el derecho visigodo y germano, mientras que en el sur primaba la tradición romanista del “ius civile”. Por cuanto el Código como decimos recogió las instituciones romanas, pero dando cabida también a algunas instituciones legales de tradición germana y a la costumbre como fuente del Derecho.

El Código Napoleónico sirvió como molde de los futuros códigos civiles de toda Europa, de Iberoamérica, de Afríca, Asia y Oceanía, y en general de todos los países que siguen una corriente jurídica iuscivilista. Y fue el catalizador del proceso codificador en el mundo moderno, en la línea del pensamiento racionalista y enciclopedista que dio lugar al estado moderno. En España, el Código Civil de 1889 que hoy sigue rigiendo nuestro Derecho privado, es de clara inspiración napoleónica.

Más Información | Estructura Código Napoleónico, Elhistoriador.es, Apuntes Jurídicos  

Imagenes | WikipediaWikipedia

RELACIONADOS