Economía y Empresa 


El círculo Deming en tu empresa y en tu vida diaria

Existe una herramienta muy útil en todo tipo de empresas, que incluso podemos aplicar en nuestra vida personal. Es un instrumento que nos va a permitir desarrollar de una manera más eficaz y eficiente nuestros proyectos. Muy aplicado en empresas industriales, el círculo PDCA (Plan-Do-Check-Act) o Deming (autor que le dio nombre, aunque hay controversia con esto) consiste en las cuatro fases a seguir para la implantación de (inserte aquí cualquier proceso que se le ocurra) y su posterior análisis. Para que entendamos mejor en qué consiste, lo acotaré al ámbito empresarial.

1- Plan: consiste en definir las actividades que se llevarán a cabo en nuestro proceso y lo que esperamos obtener de las mismas. Estas definiciones deben ser lo más precisas posibles para ganar en calidad del proceso de evaluación en los siguientes pasos. Aquí también se incluye la recogida de información e incluso las pruebas piloto.

2 – Do: Se centra en la ejecución de las diferentes actividades, tal y como se detalla en el plan estratégico. Es importante ceñirse al mismo, de lo contrario se estarían sesgando los resultados y no obtendríamos indicadores fiables.

3 – Check: En este hemisferio se cambia el chip y trabajamos sobre lo ocurrido, es decir, en la evaluación de resultados. Recopilamos y analizamos los datos aportados en la fase anterior y los comparamos con nuestros indicadores. Debemos ser precisos en la medición de los mismos. En esta fase están permitidos ajustes. Por último, se extraen unas conclusiones que nos ayudarán más adelante. Estas deben ser claras y concisas.

4 -Act: Una vez obtenido los resultados y analizados, evaluamos los mismos de tal manera que si estamos satisfechos con el resultado final podemos implantar el proyecto mientras que si no lo estamos deberemos decidir que características modificar en pro de alcanzar nuestro objetivo.

Este es un ciclo dinámico, es decir, que puede llevarse a cabo sobre procesos que ya se estén ejecutando con el simple objetivo de medir sus operaciones y ver en qué se pueden mejorar. Al igual que se puede utilizar como prueba para ver si es factible en nuevos procesos.
Tiene mucha influencia en empresas, tanto es así que está muy desarrollado en departamentos de control de calidad y control de servicios informatizados. En varias Normas ISO se hace referencia a este instrumento, entre ellas la ISO 9001 por ejemplo, donde se cita expresamente.

Los ciclos de mejora continua son muy útiles si se saben implantar bien. Si te ha sido de utilidad y quieres saber más sobre ellos, no dudes en consultar otros como el método Kaizen, Lean o 5S.

 

RELACIONADOS