Cultura y Sociedad 


El cine y el debate Celuloide vs Grabación Digital

02_FilmVsDigital

Celuloide vs Grabación Digital

El curso de la cinematografía contemporánea ha llegado a un punto de inflexión importante. Un choque dentro del mundo del 7º arte que es resultado de algo que sucedió hace un poco más de 30 años: la fabricación de la primera cámara fotográfica digital. Esto se ha convertido, lastimosamente, en la desigual lucha entre el matiz artístico del celuloide y la manipulable, versátil y económica grabación digital. ¿Cuál de las dos prevalecerá?

Por más de 100 años el celuloide ha captado, desarrollado, proyectado y conservado, matices, sensaciones y sentimientos que han ayudado a compartir expresiones y sueños, transmitidos a través de las imágenes en movimiento. La luz entra a través del lente de la cámara y una imagen fotográfica es formada sobre la película creando texturas y tonos que posteriormente se hacen físicos mediante el proceso de revelado, esas horas entre la última escena rodada y la obtención del resultado en una pantalla, que eran la dulce espera del director antes de ver su creación.

A finales de los 60’s en los Laboratorios Bell en New Jersey fue creado el primer chip CCD, este chip tenía la capacidad de actuar como cámara y grabar de manera digital la luz que percibía. En consecuencia, tiempo después el gigante tecnológico  Sony comenzó a utilizar la tecnología CCD en sus productos. Ya se divisaba entonces una segura participación de lo digital en el cine.

En 1995 Lars Von Trier y Thomas Vinterberg fundan el conocido movimiento cinematográfico llamado “Dogma 95”, este movimiento abrazó la tecnología digital, siendo “The Celebration” (dirigida por Vinterberg) la obra prima del movimiento danés, que obtuvo alabadoras críticas y el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1998. Éste fue sin duda el empujón que esperaba el cine digital para masificarse entre los cineastas.

La combinación de movimientos y posibilidades con las livianas cámaras digitales dio a luz una corriente de re-pensamiento técnico de la cinematografía como se conocía, que dio paso a un universo creativo totalmente nuevo en el cine. Otro aspecto importante de la grabación digital, es que es barata, un ilimitado número de cineastas tendrían ahora la oportunidad de realizar sus filmes habiendo cruzado esa barrera presupuestaria que se erguía con los interminables rollos de película y las costosas cámaras. Pero, cantidad no es calidad.

 ¿Hasta qué punto es esto bueno para el cine?

Actualmente las cámaras de grabación digital se han desarrollado tecnológicamente a niveles de altísimas resoluciones, posibilidades infinitas de color, edición y efectos especiales. Pudiéndose así crear una infinidad de mundos imaginarios que tienen como límite únicamente la imaginación. Pero, ¿en dónde queda la realidad?

La digitalización del cine también ha hecho que los filmes se alejen de lo real. La cámara digital dista mucho de poder captar esos colores, matices y sutilezas artísticas de la luz que el celuloide capta tan naturalmente. Existe una pérdida de magia evidente en la digitalización, el aura artística de la imagen en el filme muere poco a poco con la masificación de lo digital. Es lamentable, pero sí, muy probablemente la grabación sobre el celuloide esté por extinguirse y todo dependa ahora de que esos artistas prodigios de la cinematografía la mantengan viva.

No debemos apartarnos de la tecnología, pero tampoco nos debemos apartar de la esencia misma del arte, que está en nuestra historia, e hizo del cine esa maravillosa forma de hacernos reír, llorar y sentir con imágenes en una pantalla.

 

Vía| Documental Side by Side (2012)

Mas información| INTEF

Imagen| Celuloide vs Grabación Digital

Vídeo| The Celebration

RELACIONADOS