Cine y Series, Cultura y Sociedad, Literatura 


El cine religioso

En España hasta el fallecimiento de Franco TVE emitía durante la Semana Santa todos los años los grandes títulos del cine religioso gozando su emisión del aprecio de la audiencia. Hoy en día debido al progresivo laicismo de la sociedad este cine ha sido relegado en gran parte a las catacumbas de las filmotecas.

Sin embargo a pesar de su contenido religioso, algunos de estos títulos forman parte de la historia del cine con mayúsculas.

Quo Vadis (1951) es una superproducción histórica que relata la persecución de los cristianos en el año 64 DC en Roma. Se recuerda sobre todo por la soberbia interpretación de Peter Ustinov en el papel del emperador Nerón eclipsando a los dos protagonistas principales.

La túnica sagrada (1953) inauguró en el cine el formato del Cinemascope y consagró a Richard Burton con su segunda nominación al Oscar.

Los diez mandamientos (1956) dirigida por Cecil B. De Mille es una de las películas más legendarias y taquilleras del cine religioso. Aunque fue nominada a siete Oscar sólo obtuvo la de los mejores efectos especiales entre otras razones por la espectacular apertura de las aguas del Mar Rojo. La versión de Ridley Scott de 2014, Exodus: Dioses y Reyes, sin deslumbrar, entretiene.

Ben-Hur (1959) basada en un best seller de Lewis Wallace, ganó once Oscar incluyendo la mejor película, mejor director para William Wyler y mejor actor para Charlton Heston. Todo en esta película es  épico: su duración (210m), el ejército de extras, los fascinantes decorados y la planificación de varias escenas ya míticas en la que caben destacar la batalla naval y sobre todo la carrera de cuadrigas. La versión de 2016 dirigida por el talentoso Timur Bekmambetov sorprendió a algunos y defraudó a una gran mayoría.

Durante la década de los 50, en Europa destacaron dos directores que se aproximaron al cine religioso y que hoy en día están muy olvidados.

Carl Theodor Dreyer director danés con fuertes convicciones religiosas se consagró con La pasión de Juana de Arco (1928), película muda que destacaba por sus magníficos y expresivos primeros planos y sobre todo en 1954 con La palabra (Ordet). Esta película con un mensaje místico y metafísico sobre la fe hipnotiza con su impactante fotografía en blanco y negro.

Ingmar Bergman, reverenciado durante muchos años y hoy postergado a TCM, era hijo de un pastor luterano. Con El séptimo sello (1957) el director sueco reflexiona sobre la existencia de Dios, la vida y la muerte en la que se consideró su obra maestra. El manantial de la doncella (1959) es otro ejemplo de la capacidad del director para exponer su pensamiento religioso con una belleza formal admirable.

Desde Méjico Luis Buñuel ,ateo militante, nos ofreció dos películas que meditan sobre la religión. Nazarin (1958), basada en una novela de Galdós y con una memorable interpretación de Francisco Rabal nos habla de la caridad. Simón del desierto (1965)  es una meditación en clave de humor sobre la tentación.

Dino de Laurentis aprovechó el éxito de los péplum en Italia para producir Barrabas (1961). Richard Fleischer dirigió con acierto la película que contó con grandes actores (Anthony Quinn, Victorio Gassman…). De Italia también nos viene una de las películas más controvertida de Paulo Passolini El evangelio según San Mateo (1964), una visión personal y atípica de la vida de Jesucristo.

La escasez de títulos de cine religioso a partir de la década de los 60 es notoria pero algunos merecen ser mencionados.

La vida de Brian (1979) es una irreverente pero genial sátira sobre la vida de Cristo de los Monty Python.

La misión (1986) dirigida por Roland  Joffe es recordada por su memorable banda sonora.

Martin Scorcese ha recibido los aplausos de la crítica con Silencio (2016). Con esta reflexión sobre la fe el director vuelve a sus obsesiones religiosas que ya abordó sin demasiado éxito de público en La última tentación de Cristo (1988).

En las antípodas encontramos la efectista, violenta y controvertida versión de Mel Gibson La pasión de Cristo (2004).

Rodrigo Garcia, hijo del Nobel Garcia Márquez acaba de estrenar este mes, Últimos días en el desierto (2015), su particular vision de la vida de Cristo.

La televisión no ha sido ajena tampoco a este cine. A la versión de Zeffirelli de Jesús de Nazareth (1977) aplaudida por el Vaticano hay que sumarle La Biblia (2013) serie americana que batió record de audiencia durante la emisión de sus 10 capítulos. Netflix tiene previsto producir Mesías una serie de los mismos autores que La Biblia.

Vía| Guia del cine de Carlos Aguilar (Ediciones Cátedra)

Imagen| Silencio

Video| Ben-Hur, La pasión de Juana de Arco, El séptimo selloSilencio, Últimos días en el desierto

 

RELACIONADOS