Neurociencia 


El cerebro que no podia dibujar

En neuropsicología definimos la apraxia como la incapacidad para llevar a cabo acciones en la ejecución de un plan. Lo interesante de esta ciencia es conocer el estado de nuestro cerebro que ha sufrido un daño cerebral a través de tareas tan sencillas como esta. Lápiz y papel, mucho cariño y gran capacidad de observación para conocer el estado de nuestro paciente y dar un diagnóstico más preciso.

Este es el déficit neuropsicológico llamado “apraxia visoconstructiva” de un paciente que sufrió un ictus isquémico en la arteria cerebral media derecha.

piscoterai.com

Este paciente no puede dibujar o contruir figuras o formas correctamente.

Este sintoma se puede presentar en muchas lesiones cerebrales (ACV o TCE),  y es el síntoma precoz de una enfermedad neurodegenerativa como el Alzheimer o el Parkinson.

Una tarea tan sencilla como esta nos puede dar información valiosa sobre el funcionamiento de nuestro cerebro.

Nuestra mente es compleja y trabaja colaborando con varias estucturas y circuitos neuronales, por tanto no existe un lugar especifico que se encargue de esta tarea.

Este sintoma se puede presentar en lesiones del lóbulo parietal (donde se reconoce visualmente la información), corteza prefrontal (donde se integra la información) y corteza motora (donde se sincroniza la información para ejecutar la acción).

Este hallazgo en una valoración neuropiscológica nos confirma que en su vida diaria presenta problemas para llevar a cabo tareas complejas pero existen métodos de rehabilitación que consiguen tratar o compensar el déficit y por tanto, tener mayor autonomía en el día a día. Esta información es imprescindible para marcarnos objetivos terapeuticos y crear así un plan de rehabilitación que garantice mejoras cognitivas de manera evaluable y contrastada objetivamente.

Entre las tareas mas sencillas pero de gran valor informativo, son los pentágonos del test de Folstein, el MMSE, conocido como una prueba de cribaje o screening que permite en apenas 10 minutos conocer, en una primera toma de contacto, si el paciente está orientado, si tiene afectación de la memoria a corto plazo, del lenguaje o presenta dificultades en la mencionada prueba de los pentágonos. Destaca entre sus ventajas, los pocos recursos que se necesitan, es de fácil aplicación, y posee una alta sensibilidad en los resultados, aunque como toda prueba de cribaje, es poco específica. Sin embargo, es una prueba que requiere una formación adecuada en su forma de aplicarla, para que los resultados sean homogéneos y el margen de error sea menor a la hora de estudiar patologías neurológicas a partir de esta variable y sus famosos puntos de corte en el ámbito de la investigación.

Y tu cerebro, ¿qué tal dibuja?

Vía|

I MMSE por Folstein MF, Folstein S, Mchugh PR. Mini-Mental State: A practical method for grading the cogntive state of patients for the clinicians. J. Psych. Res. 1975; 12 (3): 189-198.

RELACIONADOS