Ciencia, Neurociencia 


El cerebro dividido

El cuerpo calloso es la comisura cerebral más grande y la mayor vía de sustancia blanca que conecta ambos hemisferios cerebrales. Su principal función es la de transferir información entre áreas corticales de ambos  hemisferios, es decir, está implicado en la comunicación interhemisférica de las funciones somatosoriales, motoras, la integración visomotora y las funciones cognitivas de bajo y alto nivel. Por tanto, las áreas anteriores de la corteza (lóbulo frontal) y las posteriores (lóbulos parietal, temporal y occipital) están conectadas a través del cuerpo calloso.

Un cuerpo calloso ya desarrollado mide aproximadamente unos 10 cm de largo y tiene entre 200 y 800 millones de fibras axonales, y se desarrolla entre las semanas 11 y 15 de la gestación, aunque éste sigue madurando en el periodo postnatal hasta adultos jóvenes. En ocasiones, se producen errores de la migración neuronal durante el desarrollo del encéfalo que dan lugar a una ausencia o una incompleta formación de esta comisura conocida como agenesia del cuerpo calloso.

Kim Peek

Kim Peek y su RM

Uno de los casos de agenesia del cuerpo calloso más famosos internacionalmente fue el de Kim Peek (1951-2009), quien inspiró el personaje de Raymond Babbitt, interpretado por Dustin Hoffman en “Rain Man”. Kim es un claro ejemplo de plasticidad en este trastorno. Era considerado un “savant”, es decir, era una persona que a pesar de tener una discapacidad poseía increíbles habilidades como la memoria y el cálculo.

Pero, ¿en qué se caracterizan exactamente las personas con agenesia del cuerpo calloso?

A nivel neuropsicológico podemos encontrar que la mayoría de los sujetos presentan un nivel intelectual entre normal y normal bajo. Se ha observado que en los estudios en los que la muestra eran niños, los déficits eran mucho más marcados en aspectos como la capacidad visuoespacial y visuoperceptiva, en el lenguaje también se han observado diferencias en cuanto a las capacidades de expresión y comprensión del lenguaje, pero no en la denominación, también en la velocidad de procesamiento, más concretamente en la velocidad psicomotora y no tanto en tiempos de reacción, en la atención, en la memoria verbal y visual, y en las funciones ejecutivas, incluyendo la memoria de trabajo. En cambio, se ha comprobado que en los adultos estos déficits no son significativos, lo que nos ayuda a comprender este proceso de plasticidad cerebral, ya que tales déficits han sido compensados.

Otras características neurológicas que podrían aparecer como consecuencia de este tipo de síndromes de desconexión serían anosmia verbal unilateral, anomia táctil izquierda, hemialexia, agrafia izquierda, apraxia ideomotora izquierda, apraxia constructiva en la mano derecha (en diestros), acalculia espacial, hemianopsia doble… aunque es importante tener en cuenta que no siempre aparecen.

Como podemos observar hay una gran variabilidad de síntomas y signos neurológicos, y los casos más estudiados han sido los pacientes seccionados en cirugía de la epilepsia, aunque que es conocido que los pacientes con agenesias congénitas apenas aparecen signos de desconexión, por lo que es importante tener en cuenta las diferencias entre sujetos en cuanto a la manifestación de signos neurológicos, dado que no todos cumplen un perfil idéntico y que los mecanismos de plasticidad cerebral ejercen un papel relevante en el desarrollo cerebral y de las funciones cognitivas.
*Vía| Neuropsychological profile of agenesis of the corpus callosum: a systematic reviewWhen does human brain development end? Evidence of corpus callosum growth up to adulthoodKim Peek
*Imagen| RM Agenesia del cuerpo calloso Kim Peek
*Vídeo| Callosotomía (Raúl Espert)Kim Peek: el auténtico “Rain Man”
*En QAH| El cerebro optimista

RELACIONADOS