Neurociencia 


El cerebelo más allá del dominio motor

En los últimos años se está asistiendo a un creciente interés por conocer nuevas y alternativas funciones del cerebelo además de las motoras clásicamente establecidas.

Tradicionalmente, se ha considerado el cerebelo como un sistema neuronal que participa esencialmente en la coordinación y el control motor. Sin embargo,12121424904261 en las últimas décadas, ha cobrado fuerza el concepto del cerebelo como un órgano relacionado con procesos cognitivos de alto nivel. Esta nueva concepción del cerebelo viene apoyada por los estudios realizados en animales y humanos con lesiones cerebelosas, así como por la contribución de las modernas técnicas de neuroimagen.

El cerebelo y la atención.

Las investigaciones con neuroimagen funcional (Rmf) han permitido identificar las regiones cerebelosas específicas involucradas en la atención, observándose una mayor activación del cerebelo superior posterior izquierdo durante tareas que implican atención focalizada y mayor activación del hemisferio cerebeloso lateral derecho así como del núcleo dentado ventral en tareas que implican cambio atencional.

No obstante, los resultados de otros estudios sugieren que los déficits observados en pacientes con lesiones en el cerebelo pueden ser consecuencia de problemas motores más que de atención, lo cual pondría en duda el papel del cerebelo en este proceso cognitivo.

El cerebelo y la memoria de trabajo verbal.

Diversos trabajos de investigación sobre la memoria de trabajo verbal concluyen que existe un sustrato neuronal en el que participa el cerebelo junto con el área motora suplementaria y el opérculo frontal izquierdo, puesto que se observa un incremento de la actividad en estas áreas en tareas relacionadas con este dominio cognitivo.No obstante, a pesar de  las investigaciones realizadas, el papel del cerebelo no está del todo claro.

El cerebelo y el lenguaje.

La implicación del cerebelo en la producción lingüística y no sólo en la articulación motora del habla se ha documentado en distintos casos de lesiones cerebelosas.

Las imágenes reveladas a través de la tomografía por emisión de positrones (PET) hallan activación del lóbulo frontal izquierdo y del cerebelo contralateral cuando la tarea implica generar verbos. Asimismo, parece ser que también se produce actividad cerebelosa de la región derecha en tareas de compresión oral cuando la tarea exige establecer relaciones semánticas entre palabras.

Por todo ello, se propone que la implicación del cerebelo en la producción lingüística no es meramente motora, sino que se activa en otras tareas más complejas, como la generación de palabras o su selección.

El cerebelo y las habilidades visoespaciales.

La función espacial del cerebelo está claramente demostrada en numerosos experimentos realizados con ratas y ratones mediante la utilización del tradicional laberinto de Morris. Parece ser que los ratas y ratones con daño cerebeloso son incapaces de alcanzar la localización de la plataforma, haciéndose evidente la implicación de este área en las tareas de componente visoespacial.

Molinari et al (2004) a través de su estudio realizado en una muestra de 39 pacientes con daño cerebeloso demostró la implicación de este área en el procesamiento de la información visoespacial en humanos.

El cerebelo y las funciones ejecutivas.

Se ha establecido una estrecha relación entre el córtex prefrontal dorsolateral y las funciones ejecutivas.

Desde un punto de vista simplista, se plantea que la lesión en cualquier estructura o vía del circuito, incluyendo el cerebelo, produce cambios o déficits en funciones ejecutivas. No obstante, los resultados son inconsistentes y poco concluyentes, no existiendo evidencia suficiente para pensar o afirmar que el cerebelo participe en procesos ejecutivos como la planificación, la toma de decisiones, las pruebas multitareas, la flexibilidad cognitiva o el control de la interferencia.

Conclusiones.

En las últimas décadas, los estudios con lesionados cerebelosos y las nuevas técnicas de neuroimagen amplían la vieja concepción del cerebelo como un mero regulador de la función motora, relacionándolo en la actualidad con el funcionamiento cognitivo de orden superior. Hoy, se sabe que el cerebelo contribuye de forma activa al aprendizaje de tareas motoras y no motoras. No obstante, la activación del cerebelo en determinadas tareas no permite concluir directamente que tenga un papel fundamental en el proceso en cuestión, ya que los resultados de los estudios clínicos presentan inconsistencias y contradicciones. Por lo tanto, se hace patente la necesidad de seguir investigando con el fin de determinar el papel de esta estructura.

 Vía|

  • Delgado-García, J. M. (2001). Estructura y función del cerebelo. Rev Neurol, 33(7), 635-642.
  • Koziol, L. F., Budding, D., Andreasen, N., D’Arrigo, S., Bulgheroni, S., Imamizu, H., … & Yamazaki, T. (2014).
  • Barrios, M., & Guàrdia, J. (2001). Relación del cerebelo con las funciones cognitivas: evidencias neuroanatómicas, clínicas y de neuroimagen. Rev Neurol, 33(6), 582-591.

Imagen| Cerebelo

En QAH| Cefaleas, ¿una enfermedad infravalorada?

RELACIONADOS