Patrimonio 


El castillo de Vélez-Blanco, historia de un expolio

Nos situamos en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y en una de las salas nos encontramos con una joya: un patio renacentista, pero no es un patio cualquiera, pertenecía a un castillo de un pequeño pueblo almeriense llamado Vélez-Blanco y es una de las obras maestras del primer renacimiento español.

Vista del castillo de Vélez-Blanco

Vista del castillo de Vélez-Blanco

Pero, para comprender cómo empezó todo, hay que remontarse al año 1506 y conocer un nombre, Don Pedro Fajardo, el nuevo señor de los Vélez, que pertenecía a una influyente familia dentro de la corte pues su padre, Don Juan Chacón, era contador real y su madre dama de Isabel la Católica. Don Pedro encarnaba todo aquello que caracterizaba a un príncipe humanista: dominaba el latín pero también era un excelente militar. En una actitud desafiante ante los Reyes Católicos, Don Pedro decidió construir una fortaleza-palacio que fuera signo del antiguo poder feudal, algo que hacía ya tiempo que se trataba de extinguir para que los nobles no tuvieran tanto poder.

En su primera fase, el castillo estaba proyectado en estilo gótico, pero en el año 1512 cambia de rumbo hacia una estética renacentista, en una intención de emular un castillo cercano, el castillo de La Calahorra (Granada) propiedad de Rodrigo de Vivar y Mendoza, noble que conocía de primera mano la Italia del Renacimiento. El castillo de Vélez-Blanco, situado estratégicamente, está dividido en dos partes bien diferenciadas, una edificación más austera al puro estilo militar construida sobre una antigua alcazaba árabe y anexo a ésta, un palacio torreado con una torre del homenaje en torno a un patio central denominado Patio de Honor, obra majestuosa en mármol blanco de Macael, decorado con hileras de ventanas adornadas con relieves al más puro estilo renacentista -mascarones con guirnaldas, volutas, carneros de cuernos enroscados- combinados con armas, aludiendo al dueño del castillo. El resultado producía un efecto desconocido para la España del gótico flamígero y de una belleza clásica fantástica. El palacio es terminado en 1515, en un corto periodo de tiempo para la época.

Patio del Honor expuesto en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York

Patio del Honor expuesto en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York

La dinastía Fajardo vivió en el castillo hasta finales del siglo XIX, cuando, extinguida la línea sucesoria, fue comprado por los duques de Medina Sidonia y a partir de aquí empezó a sufrir progresivo saqueo. En 1904, sus propietarios vendieron el Patio de Honor piedra por piedra, privándonos de poder disfrutar de esta magnífica obra de arte en nuestro país. Los bajorrelieves fueron adquiridos por un coleccionista francés llamado Émile Pierre, que finalmente los donó al Louvre, donde estuvieron olvidados en sus sótanos durante años. Afortunadamente hoy están expuestos en el Museo de Artes Decorativas de París. Sin embargo, el patio fue vendido por 80.000 pesetas a un marchante y finalmente fue comprado por el multimillonario americano George Blumenthal, el cual lo donó en 1959  al Museo Metropolitano de Arte de Nueva York donde fue reconstruido y actualmente se puede admirar, siendo una de sus piezas de mayor atractivo.

El castillo (sin su patio) fue declarado Monumento Nacional en 1931 y tras la aprobación de la Ley de Patrimonio Español, fue declarado Bien de Interés Cultural lo que supuso que el castillo pasara a titularidad pública. Fue entonces cuando se inició un proceso para reconstruir el patio y se llevó a cabo una digitalización 3D, pero la falta de recursos económicos paralizó el proceso. Esperemos que algún día este hecho se produzca y podamos disfrutar del maravilloso patio del castillo de Vélez-Blanco en nuestro país, lugar donde debió haber permanecido siempre.

 

Vía| Belda, C., Arte en la Región de Murcia, de la Reconquista a la Ilustración, Editora Regional de Murcia, Murcia, 2006.

Más información| Región de Murcia Digital, Junta de Andalucía, ABC Andalucía, Andalucía Comunidad Cultural

Imagen| Castillo, Patio

Vídeo| YouTube: Vélez-Blanco

RELACIONADOS