Historia 


El Castillo de los ladrones

Medio escondido entre edificios y pasando inadvertido, en el barrio del Plantange en el corazón de Ámsterdam, se levanta un edificio majestuoso un edificio con forma de castillo. Se trata de lo que fue la sede de La Unión General de Trabajadores de Diamantes Holandesa (A.N.D.B. sus siglas en holandés). Que jugó un rol importantísimo, durante décadas, en las vidas de los trabajadores de diamantes de la ciudad. Conocido también como el “Castillo de los Ladrones” o como “el Bastión“, fue un punto neurálgico de la lucha obrera durante la primera mitad del s. XX.

Gracias al comercio de los diamantes el proletariado, mayoritariamente judío, de Amsterdam pudo resurgir de la abyecta pobreza en la que se había visto sumido durante la segunda mitad del siglo XIX. La emancipación de los trabajadores se expresa en la creación de gremios para cada una de las especialidades conocidas del comercio de los diamantes. Hay que recordar que actividades como el comercio del azúcar, el tabaco, la medicina, actividades relacionadas con la banca o el comercio de diamantes habían sido el único reducto que habían tenido los trabajadores judíos desde su llegada en el siglo XVII a los Países Bajos, ya que habían estado vetados en todas las demás actividades gremiales.

Pero estos grupos pronto se vieron sumergidos en disputas relativas al diferente estatus de los trabajadores de las diferentes especialidades. Lo que se vio agudizado con el desplome de los precios en 1876 cuando el comercio de diamantes sufrió un colapso. Lo cuál desembocó en luchas internas entre grupos de trabajadores cristianos y judíos. La Unión de Trabajadores de Diamantes surgió como un intento de unir a las diferentes facciones. Pero el punto de inflexión será la huelga de 1894. Trabajadores católico, mal pagados, tomaron la iniciativa seguidos de otros grupos de trabajadores protestantes. Espoleados por Jan van Zutphen y Henri Polak la huelga se convirtió en una huelga general. Y como resultado Polak creará la definitiva ANDB seguido por miles de trabajadores.

Inicialmente se reunían en cafés y bares pero el creciente número miembros hizo necesaria la compra de su propio edificio. Y el arquitecto H.P. Berlage, conocido por sus ideas socialista, fue el encargado de la construcción del edificio. Berlage fue el encargado del diseño interior y exterior del edificio y de todo el mobiliario. Y con la ayuda de diferentes artistas holandeses creó una majestuosa obra de arte llena de esculturas, vidrieras y murales.

Se puede decir que este edificio es una de las creaciones más impresionantes del movimiento obrero holandés.

Sabías que… Berlage se inspiró en los palacios italianos para el diseño del edificio. Todo ello queda reflejado en la funcional ornamentación y el uso plástico de materiales combinado con el trabajo de ladrillo.

Indudablemente el edificio encarnó las expectativas socialistas del movimiento, como se demuestra en los comentarios del periódico Het Volk (El Pueblo):

El “castillo de los ladrones”

Una fortaleza para las masas trabajadoras. Mostrando su poder sobre los demás, con la gran torre de ladrillo rojo en lo alto. Mira este edificio! Se mantendrá en pie por toda la eternidad. Da testimonio de la fuerza inamovible como una roca, de la determinación y la gravedad de la propuesta. En lo alto, la torre corona el edificio en forma de castillo ricamente decorado. Símbolo de la unidad, la torre, se alza sobre la estructura como una poderosa declaración de intenciones. Proclamando sobre las azoteas de la ciudad el triunfo de la unidad y el trabajo.

En 1904 la ANBD provocó una huelga masiva que rompió definitivamente la resistencia de los joyeros y pulidores de diamantes a mejorar las condiciones de los trabajadores. De ahí en adelante la ANDB siempre estuvo envuelta en todas las actividades de la historia social de los Países Bajos. A partir de ese momento se introdujo el derecho a una semana de vacaciones al año, la jornada laboral de 8 horas, así como se aumento el status de los trabajadores al de una “persona libre y civilizada con un sentido del valor personal y con interés en las artes y la cultura.

Vía| Dave Meler, iHistoriArte

Más información| VV.AA, Jewish Amsterdam, Jewish Historical Museum Amsterdam, 2014, Amsterdam

Imágenes | Google

RELACIONADOS