Actualidad Jurídica, Jurídico 


El caso de “el niño de la maleta”, la inmigración de nuevo a debate

Desde el pasado mes de mayo ha sido noticia diaria, casi obligada, el caso de Adou, el menor de ocho años encontrado en una maleta cuando pasaba el control de seguridad tratando de cruzar clandestinamente la frontera de El Tarajal, en Ceuta.

niño maleta

#actualidadQAH

Tanto el padre como la chica de 19 años que iba a realizar el trayecto, fueron detenidos y acusados de un presunto delito de trata de seres humanos, con las agravantes del apartado 4 a) y b) y del artículo 177 bis que a continuación expreso en su redacción literal:

Artículo 177 bis

  1. Será castigado con la pena de cinco a ocho años de prisión como reo de trata de seres humanos el que, sea en territorio español, sea desde España, en tránsito o con destino a ella, empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o de vulnerabilidad de la víctima nacional o extranjera, la captare, transportare, trasladare, acogiere, recibiere o la alojare con cualquiera de las finalidades siguientes:
  • a) La imposición de trabajo o servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud o a la servidumbre o a la mendicidad.
  • b) La explotación sexual, incluida la pornografía.
  • c) La extracción de sus órganos corporales.
  1. Aun cuando no se recurra a ninguno de los medios enunciados en el apartado anterior, se considerará trata de seres humanos cualquiera de las acciones indicadas en el apartado anterior cuando se llevare a cabo respecto de menores de edad con fines de explotación.
  2. El consentimiento de una víctima de trata de seres humanos será irrelevante cuando se haya recurrido a alguno de los medios indicados en el apartado primero de este artículo.
  3. Se impondrá la pena superior en grado a la prevista en el apartado primero de este artículo cuando:
  • a) Con ocasión de la trata se ponga en grave peligro a la víctima;
  • b) la víctima sea menor de edad;
  • c) la víctima sea especialmente vulnerable por razón de enfermedad, discapacidad o situación.

Si concurriere más de una circunstancia se impondrá la pena en su mitad superior. (…)

Algunos medios se aventuraban a informar que se trataba de un delito de sustracción de menores en grado de tentativa, pero el caso del pequeño Adou dista mucho de la conducta típica que el Código Penal recoge en su artículo 225. Para poder imputar como sujeto activo al padre, hubiera sido necesario que entre los progenitores existiera una resolución judicial que decretase una separación, nulidad o divorcio con sus correspondientes medidas definitivas sobre, entre otros puntos, la atribución de la custodia a uno de los progenitores, siendo, únicamente el no custodio el posible comitente de dicha acción típica.

El padre del menor, residente legal en España, declaró, en un primer momento, no conocer el modo en que su hijo iba a ser trasladado. Confesión que decayó tras posteriores investigaciones.

A pesar del reconocimiento de los progenitores como hijo suyo, el Ministerio Fiscal quiere asegurar este hecho para lo que ha solicitado sendas pruebas de ADN, de las cuales, la de la madre ya ha sido confirmada.

Tras abonar la madre del niño una fianza fijada en 5.000 euros en la cuenta consignada al efecto, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Ceuta, ha remitido un exhorto a los Juzgados de Algeciras (Cádiz) ordenando la puesta en libertad con cargos del padre de Adou,  Ali Uatarra.

En cuanto al pequeño, tras ser descubierto en la frontera ceutí, servicios sociales se hizo cargo de inmediato trasladándolo a un centro de menores de la Ciudad Autónoma donde ha permanecido cerca de un mes y del cual salió este mismo lunes para encontrarse con su madre, ya que disfruta de un permiso de residencia de un año.

Tras decretarse la libertad bajo fianza del padre de Adou, la familia que se reunión pasados más de treinta días de incertidumbre y, después de comparecer en rueda de prensa junto con su abogado para explicar lo sucedido, ha puesto rumbo a Fuerteventura, donde reside Ali con permiso desde hace siete años y trabaja de forma estable en una lavandería.  Eso sí, una vez al mes el todavía imputado, deberá comparecer en sede judicial y bajo ningún concepto podrá abandonar el país. Por su parte, la joven marroquí, portadora de la maleta, que se disponía a efectuar el traslado, sigue en prisión. La familia aún no se encuentra en España al completo, ya que otro hijo permanece en Costa de Marfil.

Algunas opiniones tachan deexcesivamente dura” la actuación del fiscal, por equiparar la actuación del padre a la del patrón de un cayuco o el jefe de un negocio de explotación de personas, ya que el delito prevé la misma pena en cualquier caso.

adou y su madre

Adou se reencontraba con su madre el pasado lunes

Previamente, los padres habían intentado el traslado vía legal del menor a España, el cual les fue denegado por no cumplir los requisitos económicos exigidos. Había solicitado a la Delegación del Gobierno de Las Palmas el reagrupamiento familiar, que le fue denegado por 56 euros. El menor se había quedado solo en Costa de Marfil tras morir su abuela.

La Red española por la inmigración, formada por juristas, fundaciones y ONG de todo el país, se han puesto en pie ante lo que consideran una injusticia y una exageración por parte de la fiscal, afirmando que, en ocasiones la aplicación estricta de la ley puede dar pie a situaciones de injusticia. Ante estas circunstancias, esta agrupación ha acudido a la comisión de peticiones del Congreso de los Diputados con la idea de abrir un debate sobre esta cuestión y otros asuntos similares. Naranjo Infante, abogado y coordinador de esta campaña que pasa por pedir a la Fiscal General del Estado, el Defensor del Pueblo, el Parlamento Europeo y el Congreso de los Diputados, por un lado, que se evite enjuiciar a este hombre por un delito de trata de seres humanos.

El caso de “el niño de la maleta” parece que ha reavivado el debate en torno a este tipo de sucesos que, por la situación geográfica de España, son bastantes frecuentes en las costas del sur. Estar a las circunstancias de cada caso concreto es el argumento que organizaciones relacionadas con la inmigración defienden para la correcta aplicación de la ley y el famoso caso de Adou ha sido un buen elemento para poner este debate de plena actualidad.

Via| Código Penal

Imagen| Reencuentro ; Maleta

RELACIONADOS