Economía y Empresa 


El caso Banesto y la reestructuración del sector bancario español

Ayer se daba a conocer una noticia histórica: el Banco Banesto desaparecerá siendo absorbido por su mayor accionista: el Banco Santander. No estaría de más echar un vistazo al actual panorama bancario español y su tendencia para luego volver sobre el caso Banesto.

De todos es sabido que la banca española no pasa por sus mejores momentos, y, como contraprestación por toda la ayuda recibida tanto por parte de fondos europeos como por parte de los ciudadanos españoles, hace tiempo que el sector está inmerso en una profunda reestructuración. Los pilares de la misma son claros: que desaparezcan las Cajas.

Pero el tema es delicado, ya que, las cajas no pueden cesar su actividad como una empresa más: tienen responsabilidades con ciudadanos y liquidarlas sería inviable, así que se “camuflan” los cierres en forma de fusiones o adquisiciones, que a groso modo no es otra cosa que el banco que adquiere las obligaciones de la caja se haga con sus activos y pasivos, y organice la parte que adquiere bajo su estructura.

El caso Banesto y la reestrucuración del sector bancario español

Esto se traduce principalmente en: cierre de oficinas, despido de trabajadores, y reorganización del sistema de gestión. Pero esto no es todo. Se entiende que en parte, las cajas y los bancos absorbidos han fracasado por tener cierta “basura financiera” en sus balances, tales como inversiones inmobiliarias que fracasaron o créditos incobrables por la elevada mora (está en el 11,38%, récord histórico). Bien, pues esto tiene pensado resolverse creando el SAREB (Banco malo) para que se adueñe de estos activos tóxicos y los intente colocar vía capital extranjero, aunque se teme que finalmente tenga que ser respaldado con más dinero público.

La idea del gobierno es crear así una banca más concentrada, tanto a nivel de sucursales como de número de empresas, más saneada y más transparente. Ahora ya podemos entrar en materia con Banesto.

110 años de historia de un plumazo. Pero la historia reciente de Banesto tampoco se podría calificar de brillante; más bien se podría titular como “Crónica de una muerte anunciada“. Hasta la fecha, el Santander ya poseía casi el 90% de títulos de Banesto y el 100% de los de su filial para banca personal: Banif. Con lo cual, el Santander solo tendrá que primar en un 25% la compra del 10% de títulos que le faltan, o lo que es lo mismo, unos 267 millones de euros.

Esto hace valorar a Banesto en cerca de 2600 millones de euros, con sus 1698 oficinas mas 52 de Banif, sumadas a las 2914 de Santander, suman 4664 oficinas. Hemos hablado antes que toda absorción, adquisición, fusión o cualquier otro eufemismo sectorial lleva aparejado una reestructuración que también afecta a los costes. Lo que hará Santander será cerrar 700 oficinas y lo que ello implica: habrá despidos.

La nota de prensa que ha facilitado la CNMV habla de “rotación natural de la plantilla y algunas bajas incentivadas pactadas” y que se llevará a cabo de una forma “no traumática“. Pero lo que está claro es que de momento la mala gestión de la Entidad la pagarán los trabajadores. Decíamos al principio que ya se intuía lo de Banesto, y es que su beneficio se ha reducido a una novena parte en solo 2 años y que con la nueva normativa de provisiones han lastrado los resultados de la compañía.

Con este movimiento, Santander ha querido anticiparse a cualquier mal mayor y liquidar la marca Banesto de un plumazo, lo que habla ya no digamos de buenas o malas decisiones, sino de rápidas y eficaces. Decir además que esta operación no es comparable a la del BBVA con Caixa Terrasa, Sabadell y Manlleu, ya que en este caso Banesto es un Banco y no está en el punto de mira de la crisis del sector de la banca.

Crisis que algunos dicen que ha sido fruto de un intento de reconversión fallida allá por 2010, otros que la excesiva politización de los consejos de administradores han lastrado la gestión de las mismas, y algunos achacan a que las Cajas hacía tiempo que habían perdido sus señas de identidad y se habían lanzado a una aventura que no estaba llamada a ser la suya: desterritorializarse.

Sea como fuere, ya son 110.000.000.000€ destinados a sanear nuestro sector bancario y miles de puestos de trabajo destruidos.  Así que ahora podemos aprender de lo acontecido o sentar las bases para una nueva tempestad.

Imagen | LaVanguardia.com

En QAH | ¿Cómo ha afectado la presencia de políticos en las cajas de ahorros? | ¿Qué futuro le espera a la Banca? | ¿Cual es la situación actual de las cajas de ahorro?

RELACIONADOS