Historia 


El Canal de Castilla, vía fluvial en medio de la Meseta

Mojón Conmemorativo

Mojón Conmemorativo

Mapa del Canal de Castilla

Mapa del Canal de Castilla

En plena época de la Ilustración, a mediados del siglo XVIII, durante el reinado de Fernando VI, su ministro el Marqués de la Ensenada, con la intención de mejorar las vías de comunicación para poder exportar los excedentes agrarios, sobre todo cerealísticos, de la meseta castellana, desentierra un antiguo proyecto basado en los estudios dirigidos por Bartolomé Bustamante en 1549, sobre las posibilidades que ofrecía la cuenca del Pisuerga. La idea consistía en la construcción de un canal con varios ramales, para el transporte de mercancías por barco, desde el centro peninsular hasta los puertos del Cantábrico, concretamente Santander.

El ingeniero español Antonio de Ulloa, basándose en los trabajos previos del francés Carlos Lemaur, presenta El Proyecto General de Canales de Navegación y Riegos de los Reinos de Castilla y León, que es aprobado en 1753. Las obras comenzaron ese mismo año en Calahorra de Rivas (Palencia), bajo la dirección de Antonio de Ulloa y el ingeniero jefe Carlos Lemaur. Las obras se paralizaron a los dos años, habiéndose construido 25 km. Más tarde, en 1759, las obras se reanudan, pero esta vez se inician en el estrecho de Nogales, cerca de Alar del Rey (Palencia), comenzando la construcción del Ramal del Norte, estando finalizadas las obras de este ramal en agosto de 1791, cuando las aguas del Norte se unen con las del Ramal de Campos en Calahorra de Rivas. Pronto comienza la navegación del Ramal del Norte, al año siguiente, desde Alar del Rey, y comienzan las obras del Ramal Sur hacía Valladolid.

En 1808 comienza La Guerra de la Independencia, y tras ella un fuerte déficit en las arcas del Estado derivado de ella. Esto produjo la paralización de las obras. El rey Fernando VII, viendo que el Erario Público no era capaz de seguir financiando el coste de la obra, dicta en septiembre de 1828, una Real Orden para que el proyecto pudiera ser realizado por una empresa privada. De esta forma, en 1831 el Estado concede a la Compañía del Canal de Castilla la explotación del Canal durante 80 años, con el compromiso finalizar las obras en siete años.

Ante la imposibilidad del cumplimiento de los plazos establecidos, por varias vicisitudes, se suscribe un nuevo contrato mediante el cual se acorta el plazo de explotación a 70 años, y se amplía el plazo para realizar las obras. En 1835 se finaliza el Ramal del Sur al enlazar con el río Pisuerga en Valladolid. Ya durante el reinado de Isabel II, en 1849 se finaliza el Ramal de Campos, dando por concluida la obra, sin llegar a su objetivo final de unión con el mar Cantábrico.

El 14 de diciembre de 1849 comienza la explotación del Canal de Castilla por la Compañía del Canal de Castilla y tras el periodo de 70 años, revierte al Estado. Actualmente la administración corre a cargo de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Barcaza en la dársena

Barcaza en la dársena

El cauce del canal tiene una anchura máxima de 22 metros y mínima de 11 metros dependiendo del tramo. La profundidad también es variable

Esclusa ovalada

Esclusa ovalada

desde 1,80 metros hasta tres metros de profundidad. Para salvar el desnivel, unos 175 metros en total,  se utilizó el sistema de esclusas.

Las había de dos tipos, las ovaladas que pertenecen a la primera etapa de construcción del canal y permiten el paso de dos barcazas a la vez, con unas dimensiones que oscilan entre 20-25 metros de largo por 10 metros de ancho. Eran más costosas de ejecutar y más lentas de llenar. En total hay 34 esclusas de estas características.

El segundo tipo era rectangular, que corresponden a la etapa en que se privatiza la construcción del canal. Suponía un ahorro de coste en su construcción y un llenado más rápido, aunque solamente permitía el paso de una barcaza. Son del siglo XIX y en total son 15 esclusas, las dimensiones son de 30 metros de largo por 5 metros de ancho.

Cada esclusa o grupo de esclusas era controlado por un esclusero, al que normalmente se le proporcionaba una vivienda próxima al canal.

En sus aguas navegaron barcazas con un tamaño limitado para poder ser trasvasadas en las esclusas, fueron movidas por velas y arrastre, este último se hizo mediante mulas situadas a  ambos lados del canal, donde se construyeron pistas paralelas al cauce.

Dársena Medina de Rioseco

Dársena Medina de Rioseco

El canal se compone de tres ramales o tramos, con un recorrido total de 207 kilómetros.

El Ramal del Norte, que parte de Alar de Rey y llega hasta Rivas de Campos, tiene 75 kilometros y es el que más desnivel salva, con un total de veinticuatro esclusas.

El Ramal de Campos nace en las aguas del río Carrión en Calahorra de Rivas y termina en Medina de Rioseco (Valladolid), tiene 77,9 km y es el más llano, por lo que sólo necesita siete esclusas.

El Ramal del Sur nace en El Serrón (Palencia) y acaba en la dársena de Valladolid, este tramo tiene 53,6  km y 18 esclusas y es la única parte del canal que todavía conserva las compuertas de cierre.

La navegación en el canal comenzó a finales del siglo XVIII, siendo su época de mayor esplendor entre los años 1850 y 1860, cuando las barcas que surcaban el Canal superaban las 350.

La muerte del Canal de Castilla se produjo a raíz de la apertura de la línea férrea Valladolid–Alar del Rey, con un trazado casi paralelo al del Canal de Castilla. El tren era unBarco de recreo en esclusa medio de transporte más rápido y económico que el barco. No obstante el canal siguió utilizándose como vía fluvial, hasta los años 50 del siglo XX. Su cierre definitivo se produjo en 1959.

El canal, además de ser una magnífica vía de comunicación, produjo un importante desarrollo económico en las zonas por las que discurría, que aún hoy persiste. Sus aguas  se siguen aprovechando para usos derivados de la fuerza motriz, fábricas de papel, harinas, cueros, molinos, armas e incluso astilleros.

También hoy representa un gran atractivo turístico, sobre todo los barcos de recreo que surcan el canal para mostrarlo a los visitantes y que parten desde varias localidades ribereñas como Medina de Rioseco, Herrera de Pisuerga o Melgar de Fernamental.

Vía| Varios autores (1986). El Canal de Castilla. GREFOL SA. (MóstolesMadrid) para la Junta de Castilla y LeónDepósito Legal M-8.751-1986, Historia del Canal de Castilla, web oficial www.canaldecastilla.org, Sáez Hidalgo, Igancio, El Canal de Castilla: Guía para caminantes, Junta de Castilla y León, año 2001

Imágenes| www.google.es

En QAH| El canal de Suez, puente entre Europa y Asia

RELACIONADOS